Sur de la Florida

Jueza le propina revés al caso contra padre cubano

Una jueza de Miami descartó una parte significativa del caso contra el campesino cubano que quiere llevarse a su hija de regreso a Cuba al fallar, tras concluir la presentación del caso del estado ayer, que los abogados de bienestar infantil no lograron ofrecer suficiente evidencia de que el padre de la niña sabía que su hija corría riesgo de sufrir daños por su madre mentalmente enferma.

Aunque gran parte del caso del Departamento de Niños y Familias (DCF) contra el padre cubano, Rafael Izquierdo, continúa, la jueza de Circuito de Miami-Dade, Jeri B. Cohen, señaló que los abogados del estado se enfrentarían a una difícil batalla cuando los abogados de Izquierdo comiencen a presentar su caso mañana.

La jueza dijo que recientes fallos de la corte de apelaciones de la Florida hacen muy difícil probar que un padre abandonó a su hijo, reclamación que es el núcleo de la petición hecha por el estado, que quiere declarar a Izquierdo incapaz de criar a su hija de 5 años. El estado quiere que la niña siga viviendo permanentemente con una familia adoptiva de Coral Gables, Joe y María Cubas.

''Es muy difícil demostrar abandono en la Florida'', indicó Cohen. ``Me sorprendió cuando descubrí lo difícil que es revisando las leyes. Créanme, si fuera por mí sería más fácil''.

Y por primera vez la jueza admitió que la política ensombrece el caso.

''Estados Unidos está renuente a repatriar una niña a un país comunista'', expresó Cohen, agregando que cree que los empleados del estado pudieran haber actuado de otra manera si el padre de la niña hubiera vivido en otro lugar que no fuera Cuba.

Sugirió también que el estado estaba siendo ''solapado'' al sostener que el DCF no estaba tratando de quitarle a Izquierdo su derecho de criar a la niña. El DCF ha declarado que no quiere terminar los derechos parentales de Izquierdo, sino simplemente que la familia adoptiva mantenga la tutela sobre su hija.

La jueza indicó que teniendo en cuenta el estado de las relaciones entre EEUU y Cuba, el padre posiblemente no vería a su hija de nuevo si regresara a la isla sin ella.

''Simplemente porque ustedes pidan una tutela permanente y no [terminar los derechos parentales] no significa, de hecho y en teoría, que no sea el equivalente a terminar esos derechos'', precisó Cohen. ``Se equivocaron si creen que no sabía eso''.

La jueza señaló que en casi 10 años de presidir casos de bienestar infantil, nunca había visto que los abogados del DCF pidieran que un padre perdiera para siempre su habilidad para criar a un hijo, a menos que ese padre hubiera fallado una y otra vez en cumplir con los requisitos de un plan parental ordenado por la corte.

El fallo de la jueza sobre el caso del estado llegó al final de un día con otros dramáticos sucesos.

Ayer por la mañana, la jueza amenazó con la cárcel a cualquier abogado que ''provocara'' o ''intimidara'' a otros abogados. Su dura crítica se hizo a raíz de una queja del jefe del equipo del DCF, Jason Dimitris, que está al frente del caso del estado, de que uno de los abogados de Izquierdo lo provocó haciéndole comentarios sobre un divorcio anterior. Dimitris indicó que la conducta del abogado Steve Weinger era ``ofensiva''.

''Si me entero de que cualquiera trae a colación algo sobre la vida personal de alguien, o que intimida o provoca a otro abogado, voy a acusarlo por desacato, lo enviaré a la cárcel y presentaré una queja ante el Colegio de Abogados (BAR). Ningún abogado aquí deberá hablar sobre la vida personal de otro'', sentenció la jueza.

Más tarde en la mañana, John O'Sullivan, un abogado del programa Guardian-ad Litem que está defendiendo los intereses de la niña, sostuvo que Izquierdo inventó evidencia y mintió en el estrado de testigos y por lo tanto no está capacitado para criar a su hija.

Los abogados de Izquierdo negaron la acusación diciendo que el juicio se había convertido en un circo sólo porque la madre de la niña, Elena Pérez, mintió repetidas veces en el estrado.

La jueza se mostró renuente a quitarle un hijo a un padre porque haya mentido, aunque no dio indicación de si cree o no que Izquierdo cometió perjurio.

Después de que el estado concluyó la presentación de su caso, Cohen desestimó tres de las alegaciones contra Izquierdo. Una de ellas: que Izquierdo sabía o debió saber que Elena Pérez estaba deprimida e inestable, y por lo tanto, no estaba en condiciones de llevarse a la niña atravesando el Estrecho de la Florida, donde al final trató de suicidarse.

Cohen estimó que el DCF no pudo demostrar que Izquierdo sabía, o tenía idea, de que su esposa estaba incapacitada para criar a la niña y a su medio hermano mayor, señalando que el niño --el testigo principal del estado-- testificó que no estaba seguro si Izquierdo lo escuchó cuando le contó que su madre abusaba de ellos.

La otra alegación que descartó: que Izquierdo abandonó a su hija cuando dejó de enviarle dinero desde Cuba y que no estaba allí para protegerla cuando la niña se puso bajo tutela del estado.

Aunque la jueza no desestimó la principal alegación del estado de que Izquierdo abandonó a su hija, sugirió que sería difícil que el estado lo probara. Bajo las actuales leyes, comentó Cohen, los padres deben ''rechazar intencionalmente'' sus ''obligaciones parentales'' a fin de perder la custodia.

cmarbin@MiamiHerald.com

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios