Sur de la Florida

Desaparecido en el mar capitán de Hollywood

El Servicio Guardacostas pasó todo el día de ayer buscando a un hombre de Hollywood desaparecido desde el pasado sábado en la costa floridana del Golfo de México.

Lindsay Forde, de 48 años, había sido contratado para pilotear una embarcación de placer de 46 pies de eslora que partió de un sitio a unas 75 millas al oeste de Bayport en el condado Hernando, según dijo el Servicio Guardacostas. El dueño del yate, Michael Swindle, reportó desaparecido a Forde a las 6:37 p.m. del sábado, señaló el Servicio Guardacostas.

Swindle le dijo al Servicio Guardacostas que él estaba debajo del muelle y cuando regresó ya Forde había partido.

Se informó que Forde no llevaba puesto un chaleco salvavidas.

La embarcación estaba maniobrando en aguas movidas, con olas de seis a ocho pies de altura con vientos de 27 nudos y tormentas aisladas en el Golfo de México.

''El mar estaba muy picado'', dijo la suboficial Tasha Tully. "El barco estaba dando saltos sin parar''.

El Servicio Guardacostas escoltó a Swindle y al barco hasta Tarpon Springs.

Forde vive con su esposa Elizabeth y su hijo pequeño en Harrison Street en el este de Hollywood.

Forde es un capitán experimentado, dijo el capitán Tom Zsak que administra la empresa de alquiler de embarcaciones Happy Day Today de Bahia Mar en Fort Lauderdale.

Forde trabaja en los muelles de Bahia Mar desde hace unos 20 años, dijo Zsak, piloteando embarcaciones privadas antes de empezar a trabajar como contratista independiente. En el 2004, piloteó el Tangled in Bluecuando ocupó el segundo puesto en una competencia celebrada en las Bahamas, según la página web delcertamen.

''Lindsay es uno de los mejores capitanes que he conocido en mi vida, muy versado en cualquier tipo de condición en tod a el área de las Bahamas'', agregó Zsak.

Forde también tiene ganada una reputación como sobreviviente y ha sido apodado ''el capitán con nueve vidas'', dijo Zsak. "No me sorprendería para nada si lo encuentran con vida''.

Carol Duncanson, que vive frente al negocio, recuerda cómo Forde le traía salsas hechas por él de agujas ahumadas y también repartía algunas entre los vecinos.

''Le ruego a Dios que esté bien'', dijo Duncanson.

  Comentarios