Sur de la Florida

Luis García: un legislador novato que sabe el terreno que pisa

El legislador estatal demócrata Luis R. García puede ser un novato en el Capitolio, pero sabe muy bien en que ambiente se mueve.

"Tallahassee no es una republica sino una monarquía", dijo García con desenfado esta tarde, en su angosta oficina del piso 13, en una corta conversación con El Nuevo Herald.

Y se explica: "Aquí las leyes que se escuchan son las que los republicanos quieran".

El control absoluto que los republicanos tienen en la Legislatura estatal ha quedado pocas veces en evidencia como en esta sesión especial, dedicada a aprobar el presupuesto propuesto por el gobernador Charlie Crist. A un punto tal que los demócratas se han quejado abiertamente de que no vale ni la pena ir a votar, porque los $1,000 millones de recortes al presupuesto de $71,200 ya están decididos de antemano, en reuniones a puertas cerradas, por el liderazgo republicano.

Por eso para García, la única opción que tienen los demócratas ahora, es "una guerra de guerrillas". O sea, intentar, a través de enmiendas derrotar cada uno de los cortes que los republicanos quieren "imponer".

"En estos cortes no hay humanidad. Es terrible", suspira.

García, quien es además uno de los vicepresidentes del partido demócrata en la Florida y fue electo a Tallahassee en noviembre, es un caso raro de un político que no sigue necesariamente la disciplina del partido y vota, como le gusta decir, "acorde con mi conciencia".

Y ejemplo de ello es el hecho de que el político cubanoamericano, quien fuera jefe de bomberos y comisionado de la ciudad de Miami-Beach, tiene en estos momentos ante el pleno de la Cámara de Representantes un proyecto de ley a medias con el republicano Julio Robaina. Y su contenido es algo que el presidente de la Cámara, Marco Rubio, defiende apasionadamente: que los tasadores de propiedades sean electos por el pueblo y no escogidos por las administraciones municipales.

"El condado Miami-Dade es el único en la Florida cuyo tasador es escogido por el administrador. Como decíamos en mi pueblo, fue elegido a dedo. Pero para mí eso es como una elección incestuosa, porque me temo que siempre trate de complacer a su jefe que, en este caso es el administrador del condado", explicó.

El proyecto es en la practica una propuesta de enmienda constitucional, para cambiar la situación en el condado Miami-Dade, ya que la Constitución del estado de la Florida refleja la obligatoriedad de la elección del tasador. Pero el condado no se encuentra abarcado por ella porque se gobierna bajo lo que se llama "home rule".

Pero este no es el único proyecto que García ha apadrinado. Sobre la mesa hay otra enmienda a la Constitución para incrementar los descuentos en los impuestos de las residencias primarias y al mismo tiempo fijar en 1,5 por ciento anual el aumento del valor de esas propiedades.

"Nosotros estamos en la situación que estamos por las excepciones a los impuestos que el [ex] gobernador Jeb Bush dio a los intereses especiales. Y ahora estamos en malas condiciones. El estado se mantiene por los impuestos a las ventas, y lo que vemos es que están cortando los beneficios a las personas que no tienen cabilderos aquí, a los que no se pueden defender", añadió.

"Definitivamente, estos cortes no son humanitarios", enfatizó.

Los republicanos, como su colega David Rivera, dijeron el miércoles a El Nuevo Herald, que los demócratas sólo piensan en aumentar impuestos y no han presentado propuestas concretas y alternativas a las republicanas.

A García, el argumento le provoca risas.

"Es una hipocresía de parte de ellos. Ellos saben bastante bien que aquí las leyes que se escuchan son las que los republicanos quieren", dijo.

Un ejemplo: García formó parte de un grupo de trabajo que viajó por el estado en busca de opiniones de sus residentes sobre los impuestos a la propiedad. Al regreso elaboró una serie de propuestas, pero cuando Rubio presentó su propuesta de reducción de los impuestos, el demócrata se llevó una sorpresa.

"¿Sabes cuantas de mis propuestas estaban allí? ¡Cero!'', afirmó García, haciendo el gesto del digito con los dedos de la mano izquierda. "Cero, ni una; a ellos no les interesa", añadió.

  Comentarios