Sur de la Florida

El PIP a la firma del Gobernador

La restauración de la obligatoriedad del uso del PIP en la Florida será una realidad en las próximas horas cuando el gobernador Charlie Crist firme el decreto, tras la abrumadora aprobación esta mañana por la Legislatura.

En la Cámara de Representantes, pasó por 105 contra 4, mientras que en el Senado fue por unanimidad de los 37 senadores presentes.

"Bueno, ahí está", dijo el líder del senado, el republicano Ken Pruitt, segundos antes de hacer sonar sobre la mesa, el martillo de madera con que usualmente finaliza las sesiones.

La obligatoriedad del PIP entra en vigencia el 15 de febrero, pero la mayoría de los chóferes que aún lo tienen, van a ver sus pólizas vencidas el 1 de enero, fecha a partir de la cual las aseguradoras pensaban incrementar los precios, si la Legislatura nunca hubiera aprobado nada.

"No creo que la mayoría de la gente sea afectada, a menos que se quieran quedar sin el PIP. Tienen la opción de renovarlo hasta el 15 de febrero", dijo Pruitt.

A partir del 15 de febrero, las aseguradoras están obligadas a vender un seguro minimo de protección por $10,000. Y una vez que es obligatorio, debe ser más barato que ahora.

Pruitt añadió que esta nueva ley -- la concepción del PIP fue casi totalmente rediseñada por la Legislatura -- representa un gran revés para el fraude y el abuso.

"El abuso y el fraude no se acabarán nunca. Ni en el PIP ni en ningún otro sector, lo que pasa es que a partir de ahora todo será mucho más difícil", dijo el líder del Senado.

Durante semanas, el debate de la restauración del uso del PIP, fuera en los despachos de senadores y representantes, en los pasillos, en las comisiones o los plenos de las dos Cámaras, siempre estuvo atrapado en una red de intereses especiales, representados por los hospitales y clínicas, las aseguradoras de autos y de salud, los quiroprácticos y abogados. Intereses que estuvieron maniobrando hasta el último momento.

Por eso, la aprobación de la obligatoriedad del PIP no fue un proceso fácil.

Ayer mismo, los legisladores de la Cámara se enfrascaron en sendas discusiones sobre la imposición de un límite a los honorarios de los abogados que aceptan casos relacionados con el PIP.

Inicialmente, el Comité de Trabajo decidió imponer ese límite, pero poco antes de la medianoche, la legisladora republicana Ellyn Bogdanoff, quien ha encabezado las negociaciones con el Senado estos últimos cuatro meses, introdujo una enmienda que acabaría con la limitación.

Bogdanoff tomó la iniciativa después que Crist al final de la tarde estuvo horas pegado al teléfono convenciendo a los representantes que votaron por el límite en el Comité, que cambiaran su postura.

"Creo que ellos vieron la lógica de mis argumentos. Me complace que hayamos llegado a este punto en que estamos, o al menos en que yo creo que estamos", dijo el gobernador.

Bogdanoff, quien estuvo negociando con el Senado hasta por lo menos las 3 a.m. de esta madrugada, añadió que siempre abogó por la imposición de un limite a los honorarios de los abogados, pero se dio cuenta que el Senado jamás estaría de acuerdo y el barco pudiera no llegar a buen puerto.

Además, admitió, las aseguradoras nunca estarían de acuerdo y la situación del consumidor pudiera empeorar. "Siempre lo tuve claro de que no funcionaría como estaba", dijo la legisladora.

Para el senador Bill Pasey, el negociador por el senado, el cambio de último momento se justificó porque no es correcto dificultarle a las personas conseguir un abogado.

"Queremos una ley que sea favorable al consumidor", dijo Pasey.

Durante el debate en el Comité del Trabajo, las discusiones llegaron a un punto tal, que el gobernador Charlie Crist, fue llamado a la sala por Bogdanoff.

Pero al llegar a la puerta, acompañado por un grupo de reporteros, Crist fue interceptado por su asesor, Chris Rise, quien lo llevó a un rincón y sostuvieron una conversación de unos 5 minutos.

Al final, Crist optó por no ingresar a la sala y se dirigió a los elevadores. Cuando le preguntaron si había problemas con la aprobación del PIP en el Comité de Trabajo, el gobernador contestó que "hay que ser optimista".

El camino hacia la aprobación del PIP comenzó a despejarse ayer por la mañana cuando el senador estatal J.D. Alexander, uno de los miembros más poderosos del Comité de Bancos y Seguros del Senado, anunció que cambiaba de voto y que "esta es la ley adecuada en un momento adecuado".

El anuncio fue una confirmación de que los republicanos estaban puliendo divergencias dentro de sus filas, después que éstas salieron a relucir el miércoles, en el primer día de audiencias de la sesión especial de la Legislatura estatal dedicado a recortar $1,100 millones del presupuesto de $71,200 millones.

También constituyó un indicio de que los "grupos especiales'' tuvieron que rendirse ante la evidencia de la necesidad de hacer renacer el PIP como una forma de incrementar la seguridad en las carreteras. La aseguradora State Farm, que se opuso duramente a la restauración de la obligatoriedad del PIP, es una de las mayores fuentes de empleo en el distrito de Alexander.

El cambio de voto del senador republicano vino después que Alexander cenó el miércoles con Crist, quien introdujo el tema del PIP en la agenda de la sesión especial, después que el líder de la Cámara, Marco Rubio, lo instó a hacerlo el lunes pasado.

Los republicanos siempre sostuvieron que el PIP es una gigantesca fuente de fraude, en particular en el sur de la Florida. El senador Don Brown, llegó a decir que es un nido del crimen organizado.

Pero nunca fue una opinión unánime dentro del partido. Para el líder de la Cámara, el cubano americano Marco Rubio, "es la única forma de darle a la gente una protección mínima".

"Entiendo que los médicos quieran ganar dinero. Pero el asunto es que con el PIP, la victima tiene que contratar un abogado y además probar su inocencia. ¡No! El sistema está mal concebido y hay que reformarlo", enfatizó.

La obligatoriedad del uso del PIP debe entrar en vigencia el 15 de febrero, por lo menos es lo que dice la ley en discusión. Sin embargo, pudiera tardar un poco más porque las aseguradoras dicen que borraron todos los programas y planes relacionados con el PIP cuando se dieron cuenta hace un mes que iba a caducar el lunes pasado.

Y al mismo tiempo, comenzaron a pedir permiso para aplicar nuevas tarifas y actualizaron las reglas sin un requisito que obligue a los chóferes a comprar un seguro minimo de protección.

No está claro cual será la situación de los chóferes que tengan accidentes entre el momento en que la obligatoriedad del PIP entre en vigencia y las aseguradoras puedan lidiar con esta situación.

  Comentarios