Sur de la Florida

Capturan a 1,300 pandilleros e ilegales con antecedentes

Las autoridades de la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE) anunciaron ayer la captura de más de 1,300 pandilleros e inmigrantes indocumentados con antecedentes delictivos en el marco de una operación de inteligencia contra el bajo mundo. El sur de la Florida ocupó el segundo lugar en todo el país entre las áreas urbanas donde se produjeron más arrestos, con al menos 162 sospechosos detenidos.

El operativo comenzó en junio de este año, en 23 ciudades de 19 estados, en el marco de una estrategia nacional de largo aliento que fue bautizada en el 2005 con el nombre de Escudo Comunitario y cuyo objetivo principal no es otro que desmantelar las bandas criminales que están detrás del tráfico de estupefacientes, la venta de armas al menudeo y los asaltos callejeros. ''Ha sido una operación que está permitiéndonos identificar e iniciar la deportación de muchos de estos delincuentes que representan una amenaza para la comunidad'', dijo la portavoz del ICE, Bárbara González, quien agregó que un gran número de las redadas a nivel local se llevaron a cabo en los condados Miami-Dade, Broward y Palm Beach.

También se realizaron 76 capturas importantes en Orlando y Fort Myers, dos ciudades donde los tentáculos y la influencia de las pandillas callejeras están ganando cada vez más espacio y adeptos.

''En el sur de la Florida trabajamos con una serie de agencias y departamentos de la policía local para lograr el mayor impacto posible. Y creo que lo hemos logrado, porque la mayoría de estos individuos son gente que está involucrada en actividades de contrabando y delitos de toda naturaleza, desde violaciones de mujeres, robos a la propiedad privada y asesinatos selectivos'', precisó González.

Entre las pandillas que han sido blanco de la operación Escudo Comunitario en el sur de la Florida figuran grupos como Mara Salvatrucha, Sureños 13, Crips y Bloods. Estas bandas se caracterizan por su extrema violencia y cuentan con miles de seguidores y miembros, especialmente en Los Angeles y otras áreas de la costa oeste del país.

En la península floridana, muchos de los integrantes de estas pandillas provienen de Centroamérica, Haití y Jamaica.

''Sin embargo, a estas alturas continúa siendo realmente difícil medir e identificar todas las bandas que operan en nuestro estado. Lo cierto es que no hay duda que la Florida se ha convertido en un nicho, una especie de imán para estos grupos'', aseveró Rusty Keeble, el presidente de la Asociación de Investigadores de Pandillas de la Florida (FGIA).

''De hecho, en los últimos 25 años la actividad criminal relacionada con pandillas ha crecido 33.5 por ciento, un índice que nos coloca en el primer lugar en toda la nación'', precisó Keeble.

Desde que arrancó la operación Escudo Comunitario, hace 27 meses, las autoridades del ICE han detenido a más de 7,655 pandilleros y delincuentes vinculados con grupos al margen de la ley. Asimismo se han confiscado unas 287 armas de largo alcance.

Una tercera parte de los detenidos (2,444) han sido acusados criminalmente, en tanto que los dos tercios restantes encaran procesos finales de deportación por violar las leyes de extranjería.

En el caso de los 1,313 arrestados desde junio a septiembre de este año, 343 registran antecedentes penales y serán deportados en breve, afirmó un comunicado del ICE. Otros 374 han cometido asaltos, así como contrabando de estupefacientes y armas.

''Los pandilleros violentos representan una amenaza grave'', dijo Julie L. Myers, la secretaria de seguridad interna del ICE. ``Pero nosotros tenemos un mensaje para ellos: hasta aquí llegaron''.

jcchavez@herald.com

  Comentarios