Sur de la Florida

Aprueban una reducida reforma a los impuestos

Ken Pruitt.
Ken Pruitt.

Tras una maratónica sesión, la Legislatura estatal aprobó anoche una pequeña reforma de los impuestos a la propiedad que deja a años luz las ideas que se barajaron en las últimas semanas.

Fuera quedaron todos los incentivos a la tercera edad, a los compradores de residencias por primera vez, a muchos negocios en las áreas costeras, donde se concentra el turismo, y una superexención en los impuestos de las residencias primarias.

En este último caso, el Senado duplicó la exención de las residencias primarias, que era de $25,000, pero los contribuyentes sentirán un efecto práctico menor, de $15,000, porque los senadores impidieron que el grueso de los tributos a la propiedad se cargaran a los impuestos dedicados a la educación. El tasador de propiedades del condado Miami-Dade seguirá sin ser electo popularmente.

El desenlace de esta tercera sesión especial de la Legislatura era previsible desde el final de la mañana de ayer, cuando el Senado aprobó el proyecto por 35 contra 4, y el líder de la Cámara alta, el republicano Ken Pruitt, dijo a sus colegas: ``Nuestro trabajo aquí está hecho, vayámonos a casa''.

En la Cámara de Representantes tuvieron que resignarse.

Ante el virtual ultimátum del Senado, los representantes que se opusieron no pudieron más que hacer sentir su desacuerdo, y aprobaron la reforma por 97 contra 18 con la filosofía de que es mejor hacer algo que no hacer nada.

''Esto es una vergüenza. ¿Saben lo que esto provoca? Que gente como usted [el líder de la Cámara, el republicano Marco Rubio] y yo, vamos a salir a la calle a apoyar las iniciativas de los ciudadanos'', dijo el representante Julio Robaina, republicano del condado Miami-Dade.

En su opinión, el plan del senado apenas proporciona ''un poco'' de transferencia de los ahorros en los impuestos de una propiedad primaria a otra, y un 10 por ciento de límite máximo en el crecimiento anual del valor tributable de las propiedades dedicadas a los negocios y alquiler, dos medidas que no existían hasta ahora. La transferencia de los ahorros no puede exceder $500,000.

''La gente va a tardar años en sentir un alivio'', añadió Robaina.

En los últimos cinco años el promedio del crecimiento anual de las propiedades no primarias y de negocios ha sido del 7 por ciento. La Cámara de Representantes quería aplicar un límite del 5 por ciento.

Aún así, el corte en los impuestos a la propiedad implica una reducción de los ingresos del estado por $12,400 millones en los próximos cinco años, de los cuales $2,700 millones corresponden al sistema escolar.

Al inicio del debate en la Cámara, tras la votación del Senado, Rubio no dejó de expresar su disgusto.

''Estamos en un proceso en que no podemos hacer nada. Siempre que quieren algo, ustedes se encuentran en una posición desventajosa porque es mucho más fácil decir no que decir sí'', dijo el líder de la Cámara.

El disgusto alcanzó hasta los cabilderos. ''Este limite [de 10 por ciento] es muy alto para nosotros'', dijo David Daniel, cabildero de la Cámara de Comercio de la Florida. ``No vayamos a empeorar los problemas. Nuestra meta ha sido siempre dejar que los propietarios de residencias y negocios sientan un alivio real. Es una cuestión de balancear''.

Las divergencias en este debate fueron mucho más allá de los dos partidos. Abarcaron a demócratas y republicanos por igual.

''Al final del día [el Senado] nos ha dejado con esto: tómenlo o déjenlo. Y nosotros decidimos tomarlo, pero con muchas reticencias. No es el mejor [plan] del mundo y mucha gente va a quedarse desilusionada. Yo voto a favor porque hay que darle algo a la gente, pero no es lo mejor'', dijo el representante demócrata, John P. Seiller.

Momentos antes de la votación en la Cámara, Rubio bajó de la presidencia y desde el pleno dirigió una emocionada arenga a los representantes estatales.

''[Desde que fue electo líder de la Cámara], ``nunca pensé que iba a hablar aquí a menos que algo grave pasara. Pero, [este] ha sido uno de los días más duros de las ocho sesiones en que he estado aquí'', afirmó el legislador cubanoamericano.

Rubio admitió que la reforma no fue todo lo abarcadora que se esperaba desde el inicio de la sesión especial hace tres semanas, pero indicó que su aprobación representó lo mínimo posible, por el momento, porque siempre puede mejorarse a partir de marzo, y colocarse en la boleta de las elecciones de noviembre del 2008. Esta propuesta va a consideración del electorado el 29 de enero.

''Yo sé que todos vinieron aquí porque estaban convencidos de que podían hacer la diferencia en la vida de la gente. Pero se sienten defraudados y no hay nada de malo en eso. El día que dejen de sentirlo, váyanse; el día que no piensen en eso, váyanse'', enfatizó Rubio.

Posteriormente, en una conversación con un grupo de reporteros al final de la sesión, el líder de la Cámara añadió que la Legislatura perdió una buena oportunidad de reactivar la economía del estado.

''En términos generales, estoy de acuerdo con todo lo que está en el plan, pero perdimos la oportunidad de hacer algo más amplio. Tuvimos la oportunidad de relanzar la economía de la Florida'', dijo el legislador.

Rubio exteriorizó, además, la frustración de tener prácticamente las manos amarradas por la decisión del Senado. ''En este proceso sólo se puede avanzar cuanto más lejos la otra parte quiera ir'', dijo.

rferreira@elnuevoherald.com

  Comentarios