Sur de la Florida

Confiesa el asesino de policía de Broward

WANDA J. DeMARZO, BREANNE GILPATRICK y MARTIN MERZER

E

Capturado tras una frenética persecución de cuatro horas que paralizó buena parte de Broward y obligó a cerrar 283 escuelas públicas, Mazza fue acusado de asesinato en primer grado y se ordenó, por su propia seguridad, que quedara detenido en una cárcel de Miami-Dade.

''Es un caso de mucha carga emocional'', dijo Al Lamberti, jefe de la Policía de Broward. ``Simplemente no queremos acusaciones de que lo maltrataron''.

Lo que quedó atrás: otra viuda y una nueva ronda de dolor para una comunidad policial estremecida ya por varias tragedias.

Y también varias preguntas difíciles para la Policía de Broward. La principal: ¿por qué el agente --un abuelo de 76 años-- estaba solo con el prisionero?

Mazza tiene 40 años y pesa 210 libras. Tiene un tatuaje grosero en el pecho. Sus antecedentes penales comenzaron como mínimo hace 17 años y ya estaba cumpliendo una cadena perpetua por varios hechos delictivos hace unos meses.

Así las cosas, ¿por qué Mazza y el agente Rein estaban solos en una furgoneta similar a una ambulancia?

El supervisor de Rein, el coronel James Wimberly, dijo que el agente estaba ''en excelente forma física'' y que ``no pueden discriminar a la gente por su edad''.

Los expedientes muestran que Rein, que entró en la policía en 1987, aprobó un examen físico de certificación en el 2003 cuando volvió al departamento tras una pausa de tres años.

''Si usted está bien físicamente'', dijo Lamberti, ``trabaja en la calle''.

El jefe también dijo que carece de los recursos para asignar dos hombres a los traslados, de los que hay centenares todos los días, aunque se estudiará el procedimiento.

''Cambiaremos cualquier norma o procedimiento que sea necesario para garantizar que esto no vuelva a suceder'', dijo.

Rein habló con su esposa 10 minutos antes que lo mataran. Su hijo se retiró recientemente de la Policía de Davie. Su hijo adoptivo es policía de Coconut Creek.

Rein batalló con Mazza, dijeron los policías, fracturándose un dedo durante la pelea, pero perdió el control de su revólver calibre .38 y Mazza le disparó al pecho. La bala le salió por la espalda.

El agente salió despedido de la furgoneta y murió en el estacionamiento del club de desnudismo Diamonds Dolls en Powerline Road.

Rein es el tercer policía de Broward herido de bala en el cumplimiento del deber en lo que va de año y el segundo en morir. Un agente de Miami-Dade fue asesinado a tiros y tres resultaron heridos en septiembre.

Muchos detalles del caso --como la forma en que Mazza, que estaba esposado, se las arregló para atacar a Rein-- seguían sin aclararse ayer por la noche.

Mazza, que tenía una lesión en la pierna o la cadera, estaba en una silla de ruedas y los policías especulan que pudiera haberle dicho a Rein que se sentía incómodo y logró convencer al agente para que detuviera la furgoneta y lo ayudara.

Según Lamberti y sus agentes, así fue como ocurrieron los hechos:

Todo empezó como a las 8 a.m., cuando Mazza era transportado de la Cárcel Norte en NW 16 St. en Pompano Beach al tribunal de Fort Lauderdale.

''Todos los días hacemos traslados de este tipo'', dijo Lamberti. ``Era algo de rutina. Eso demuestra que en nuestro trabajo nada es rutina''.

Agregó que los investigadores ``saben que hubo un altercado debido a la fractura que sufrió Rein y por las numerosas laceraciones que tenía en la cara y los brazos''.

Después de dispararle al agente, Mazza huyó en la furgoneta, abandonándola con manchas visibles de sangre junto a la puerta del chofer, detrás de un restaurante Flanigan en Fort Lauderdale.

Entonces se las arregló para llegar en varios carros a la zona central de Broward, hasta terminar en un convertible Chevrolet Caprice blanco que lo llevó a la casa de empeños Uptown Pawn and Jewelry en 6020 Hollywood Blvd.

Scott Kelly, el gerente de la tienda, dijo que el chofer del carro entró y rápidamente vio un programa de TV que mostraba la foto de Mazza.

'Y dijo: `Ese tipo está en mi auto en este momento. Está en mi auto en este momento' '', afirmó Kelly.

El chofer le dijo a Kelly que había visto a Mazza pidiendo que lo llevaran en Dixie Highway y Sheridan Street. ''Dijo que cojeaba y que tenía la camisa manchada de sangre'', agregó Kelly.

Kelly llamó al 911 mientras el chofer trataba de demorar a Mazza hasta que llegara la policía. Kelly dice que Mazza no salió del auto.

''Estaba nervioso, intranquilo, no podía estar quieto'', dijo Kelly. ``Parecía que estaba de prisa''.

La policía rodeó el auto y arrestó a Mazza sin incidente alrededor de las 12:30 p.m. Los agentes dicen que encontraron el arma de reglamento de Rein cerca de los pies de Mazza en el auto.

Según el Departamento de Prisiones de la Florida, Mazza pesa 210 libras, mide 5 pies 9 pulgadas y tiene en el pecho un corazón tatuado que dice en inglés ``Rómpelo, perra''.

Los archivos de prisiones muestran que tiene un historial delictivo que data por lo menos de 1990, cuando estuvo bajo supervisión comunitaria en Broward dos años por robarse un auto.

También lo han hallado culpable de posesión de cocaína, secuestro y robo con un arma mortal.

Su arresto más reciente fue el 28 de febrero, cuando chocó el auto en que iba al huir de un robo en una sucursal del Bank of America en Coral Springs. La policía dice que Mazza les dijo a los empleados del banco que estaba armado y les ordenó que le llenaran un sobre grande con dinero.

Perseguido por la policía, acabó chocando su auto contra un vehículo ocupado por dos mujeres.

Mazza ahora está acusado de agresión, de huir y causar un accidente y de conducir irresponsablemente. También está acusado de infringir los términos de su libertad condicional porque había salido de prisión el 10 de octubre del 2006 después de cumplir 24 meses por intento de robo en el Condado Palm Beach.

El martes se escogió el jurado para el caso del asalto al banco y comenzaron las declaraciones.

El abogado defensor Maurice Graham, de Fort Lauderdale, que representa a Mazza, dijo que su cliente está ``desesperado y deprimido''.

''No sé qué pasó'', dice Graham. 'Yo no estaba allí. Todo lo que sé es que todo el mundo habla de `robo a mano armada', pero hasta donde yo sé Michael Mazza nunca ha usado un arma de fuego. Lo conocen como 'el bandido gentil' ''.

Graham dice que asistió a la boda de Mazza en el 2003 y que la pareja tuvo un hijo pero que el matrimonio se disolvió después.

Para la Policía de Broward y todas las entidades policiales del sur de la Florida estos tres meses han sido de mucho dolor.

Maury Hernández, policía de Broward, fue herido gravemente el 6 de agosto por un sujeto a quien trató de abordar por un simple problema de tráfico en Pembroke Park. Hace poco le dieron de alta del hospital pero todavía le queda un largo período de recuperación.

Cuatro días después, el sargento Chris Reyka murió a balazos cuando inspeccionaba el estacionamiento de un Walgreen's en 960 Powerline Road, no muy lejos del incidente más reciente.

Lamberti dijo ayer, mencionando que se trata de una extraña coincidencia, que Mazza asaltó ese mismo Walgreen's en febrero. No se ha encontrado al asesino de Reyka, pero ya Mazza estaba detenido cuando lo mataron.

En Miami-Dade, el agente José Somohano fue muerto a tiros en septiembre con un fusil automático y tres policías más fueron heridos de bala en el vecindario Sea Pines de Naranja. Doce horas después, agentes de un equipo SWAT mataron a tiros al sospechoso, Shawn LaBeet, en Pembroke Pines.

Y ahora ha vuelto a ocurrir. Otro agente muerto a tiros, otro sospechoso identificado, y esta vez detenido.

''En mi carrera nunca ha pasado nada como esto'', dijo Lamberti refiriéndose a los casos más recientes. ''La proliferación de armas de fuego y la voluntad de usarlas, eso ha cambiado en años recientes'', agregó el jefe policial.

Los redactores Evan S. Benn, Dan Christensen, Trenton Daniel, Jasmine Kripalani, Roberto Santiago y Nirvi Shah contribuyeron a este reportaje.

mmerzer@MiamiHerald.com

El jefe también dijo carecer de los recursos para asignar equipos de dos hombres para estas transferencias, de las que hay centenares todos los días, aunque los protocolos de departamento serán re-examinados.

''Cambiaremos cualquier norma o procedimiento que sea necesario para garantizar que esto no vuelva a suceder'', dijo.

Hombre de familia, Rein habló con su esposa 10 minutos antes que lo mataran. Su hijo se retiró recientemente de la Policía de Davie. Su hijo adoptivo es policía de Coconut Creek.

Rein batalló con Mazza, dijeron los policías, fracturándose un dedo durante la pelea, pero perdió el control de su revólver calibre .38 y Mazza le disparó al pecho. La bala le salió por la espalda.

El agente salió despedido de la furgoneta y murió en el estacionamiento de club de desnudismo Diamonds Dolls en Powerline Road.

Rein es el tercer policía de Broward herido de bala en el cumplimiento del deber en lo que va de año y el segundo en morir. Un agente de Miami-Dade fue asesinado a tiros y tres resultaron heridos en septiembre.

''Todo el mundo dice que no puede creer que haya vuelto a pasar'', dijo Lamberti.

Muchos detalles del caso --como la forma en que Mazza, que estaba esposado, se las arregló para atacar a Rein-- seguían sin aclararse ayer por la noche.

Mazza, que tenía una lesión en la pierna o la cadera, estaba en una silla de ruedas y los policías especulan que pudiera haberle dicho a Rein que se sentía incómodo y logró convencer al agente para que detuviera la furgoneta y lo ayudara.

Según Lamberti y sus agentes, así fue como ocurrieron los hechos:

Todo empezó como a las 8 a.m., cuando Mazza era transportado de la Cárcel Norte en NW 16 St. en Pompano Beach al tribunal de Fort Lauderdale.

''Todos los días hacemos traslados de este tipo'', dijo Lamberti. ``Era algo de rutina. Eso demuestra que en nuestro trabajo nada es rutina''.

Agregó que los investigadores ``saben que hubo un altercado debido a la fractura que sufrió Rein y por las numerosas laceraciones que tenía en la cara y los brazos''.

Después de dispararle al agente, Mazza huyó en la furgoneta, abandonándola con manchas visibles de sangre junto a la puerta del chofer, detrás de un restaurante Flanigan en 2600 Davie Blvd. en Fort Lauderdale.

Entonces se las arregló para llegar en varios carros a la zona central de Broward, hasta terminar en un convertible Chevrolet Caprice blanco que lo llevó a la casa de empeños Uptown Pawn and Jewelry en 6020 Hollywood Blvd.

Scott Kelly, el gerente de la tienda, dijo que el chofer del carro entró y rápidamente vio un programa de TV que mostraba la foto de Mazza.

'Y dijo: `Ese tipo está en mi auto en este momento. Está en mi auto en este momento' '' dijo Kelly.

El chofer le dijo a Kelly que había visto a Mazza pidiendo que lo llevaran en Dixie Highway y Sheridan Street. ''Dijo que cojeaba y que tenía la camisa manchada de sangre'', agregó Kelly.

Kelly llamó al 911 mientras el chofer trataba de demorar a Mazza hasta que llegara la policía. Kelly dice que Mazza no salió del auto.

''Estaba nervioso, intranquilo, no podía estar quieto'', dijo Kelly. ``Parecía que estaba de prisa''.

La policía rodeó el auto y arrestó a Mazza sin incidente alrededor de las 12:30 p.m. Los agentes dicen que encontraron el arma de reglamento de Rein cerca de los pies de Mazza en el auto.

Según el Departamento de Prisiones de la Florida, Mazza pesa 210 libras, mide 5 pies 9 pulgadas y tiene en el pecho un corazón tatuado que dice en inglés ``Rómpelo, perra''.

Los archivos de prisiones muestran que tiene un historial delictivo que data por lo menos de 1990, cuando estuvo bajo supervisión comunitaria en Broward dos años por robarse un auto.

También lo han hallado culpable de posesión de cocaína, secuestro y robo con un arma mortal.

Su arresto más reciente fue el 28 de febrero, cuando chocó el auto en que iba al huir de un robo en una sucursal del Bank of America en Coral Springs. La policía dice que Mazza le dijo a los empleados de banco que estaba armado y les ordenó que le llenaran un sobre grande con dinero.

Perseguido por la policía, acabó chocando su auto contra un vehículo ocupado por dos mujeres.

Mazza ahora está acusado de agresión, de huir y causar un accidente y de conducir irresponsablemente. También está acusado de infringir los términos de su libertad condicional porque había salido de prisión el 10 de octubre del 2006 después de cumplir 24 meses por intento de robo en el Condado Palm Beach.

El martes se escogió el jurado para el caso del asalto al banco y comenzaron las declaraciones.

El abogado defensor Maurice Graham, de Fort Lauderdale, que representa a Mazza, dijo que su cliente está ``desesperado y deprimido''.

''No sé qué pasó'', dice Graham. 'Yo no estaba allí. Todo lo que sé es que todo el mundo habla de `robo a mano armada', pero hasta donde yo sé Michael Mazza nunca ha usado un arma de fuego. Lo conocen como 'el bandido gentil' ''.

Graham dice que asistió a la boda de Mazza en el 2003 y que la pareja tuvo un hijo pero que el matrimonio se disolvió después.

Para la Policía de Broward y todas las entidades policiales del sur de la Florida estos tres meses han sido dolorosos.

Maury Hernández, policía de Broward, fue herido gravemente el 6 de agosto por un sujeto a quien trató de abordar por un simple problema de tráfico en Pembroke Park. Hace poco le dieron de alta del hospital pero todavía le queda un largo período de recuperación.

Cuatro días después, el agente Reyka murió a balazos cuando inspeccionaba el estacionamiento de un Walgreen's en 960 Powerline Road, no muy lejos del incidente más reciente.

Lamberti dijo ayer, mencionando que se trata de una extraña coincidencia, que Mazza asaltó ese mismo Walgreen's en febrero. No se ha encontrado al asesino de Reyka, pero ya Mazza estaba detenido cuando lo mataron.

En Miami-Dade, el agente José Somohano fue muerto a tiros en septiembre con un fusil automático y tres policías más fueron heridos de bala en el vecindario Sea Pines de Naranja. Doce horas después, agentes de un equipo SWAT mataron a tiros al sospechoso, Shawn LaBeet, en Pembroke Pines.

Y ahora ha vuelto a ocurrir. Otro agente muerto a tiros, otro sospechoso identificado, y esta vez detenido.

''En mi carrera nunca ha pasado nada como esto'', dijo Lamberti refiriéndose a los casos más recientes. ''La proliferación de armas de fuego y la voluntad de usarlas, eso ha cambiado en años recientes'', agregó el jefe policial.

Los redactores Evan S. Benn, Dan Christensen, Trenton Daniel, Jasmine Kripalani, Roberto Santiago y Nirvi Shah contribuyeron a este reportaje.

mmerzer@MiamiHerald.com

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios