Sur de la Florida

Surgen interrogantes en muerte de policía

TERU REIN, la viuda de Paul Rein, el policía asesinado en Broward, es consolada por su hijo Chris Beroldi.
TERU REIN, la viuda de Paul Rein, el policía asesinado en Broward, es consolada por su hijo Chris Beroldi.

Al día siguiente del asesinato de un policía de Broward, los detectives estaban tratando de reconstruir cómo un convicto en una silla de ruedas pudo persuadir al custodio para que lo dejara salir de su furgoneta y cómo pudo viajar en auto stop por Broward, en pantalones cortos y una camisa ensangrentada, para terminar sentado frente a una casa de empeños de Hollywood con el revólver del agente a sus pies.

La principal de sus interrogantes es por qué el agente Paul Rein, de 76 años, encargado de trasladar a un preso de alto riesgo de una cárcel en Pompano Beach al tribunal de Broward, detuvo la furgoneta policial y ayudó al recluso a salir de la misma.

Fue una decisión que demostró ser fatal y que tuvo una testigo que se la describió a los detectives.

La testigo, Vanetta Clerizer, dijo haber visto la furgoneta estacionada en el parqueo del club nocturno Diamond Dolls con la puerta del chofer abierta sobre las 8 a.m. del miércoles. Ella vio a un agente de uniforme ir a la parte de atrás de la furgoneta, abrirla y ayudar al recluso, posteriormente identificado como Michael Mazza, de 40 años, a salir del vehículo.

La testigo les dijo a los detectives que el policía le permitió a Mazza, que estaba de pie, que se apoyara en él mientras lo ayudaba a ir hacia el frente del vehículo. Súbitamente, Mazza se soltó y momentos más tarde, Rein caía al pavimento agarrándose el pecho, según el affidavit de la corte.

La historia contradice reportes anteriores de que Mazza --que había estado en una silla de ruedas-- pudiera haber dominado a Rein mientras estaba dentro de la furgoneta.

''Un depredador se aprovechó del agente Rein'', dijo ayer Elliot Cohen, portavoz de la BSO.

La policía de Broward declinó discutir por qué Rein había decidido parar. Según el manual de procedimiento de la agencia, a los agentes no les está permitido hacer paradas cuando están transportando a prisioneros.

En una conferencia de prensa ayer por la tarde, la esposa de Rein, Teri, habló sobre la última conversación que tuvo con su esposo, sólo 10 minutos antes de ser asesinado.

Recuerda que se excusó por no haberla llamado más temprano explicando que había estado ocupado.

'`Dijo `Te quiero. Te veré en la casa' '', recordó Teri Rein.

''Te quiero'', respondió ella.

Fue unos 10 o 15 minutos más tarde cuando Rein luchó con Mazza, que tenía que haberse presentado en la corte esa mañana por cargos de robo de un banco. Cuando Rein perdió el control de su revólver calibre .38, recibió un balazo en el pecho.

La familia del asesinado policía habló brevemente frente a la funeraria Star of David en North Lauderdale, donde los servicios fúnebres tendrán lugar el lunes.

wdemarzo@MiamiHerald.com

  Comentarios