Sur de la Florida

Ultima a balazos la policía a dos hombres en el Pequeño Haití

Michael Knight y Frisco Blackwood
Michael Knight y Frisco Blackwood

Dos policías de Miami-Dade ultimaron a balazos a dos hombres que según dijeron impactaron a toda velocidad su auto patrullero en horas de la noche del lunes en el Pequeño Haití.

Los dos agentes estaban tratando de parar un vehículo todoterreno Cadillac de color plateado que no se habíadetenido ante una luz roja en North Miami Court y la calle 68 del noroeste antes de las 11 p.m.

Después de una breve persecución, el auto por fin se detuvo en un pequeño callejón sin salida en la calle 65 del noroeste.

Los policías salieron del auto patrullero y le ordenaron a los dos sujetos que se bajaran del Cadillac, dijo Cristina Escobar, abogada de la Asociación Benevolente de la Policía, el sindicato de policías de Miami-Dade.

Pero no lo hicieron. De repente le dieron marcha atrás al todoterreno y embistieron con rudeza el patrullero, indicó Escobar.

''Tuvieron que disparar en defensa propia'', dijo Escobar.

Escobar agregó que el carro patrullero resultó ''seriamente dañado''. Todavía ayer, se podía ver en el pavimento restos de plástico, cristales y goma.

Una mujer que viajaba como pasajera en el Cadillac también resultó herida de bala, pero no murió.

El chofer del auto agresor fue identificado como Michael Knight, de 21 años, y el pasajero, como Frisco Blackwood, también de 21 años. Las autoridades no dieron a conocer el nombre de la mujer.

Los policías son Ryan Robinson y Michael Méndez. Knight y Blackwood estaban en libertad bajo probatoria estatal. Blackwood estaba cumpliendo una sentencia de dos años de probatoria por allanamiento de morada yrobo en gran cuantía. Por su parte, Knight estaba bajo probatoria por haber tratado de escapar de un policía y resistir el arresto sin violencia.

Familiares de los dos hombres, junto a líderes religiosos y un representante de la NAACP, se reunieron ayer en horas de la noche afuera de la casa donde Knight vivía con su madre.

Los dos hombres habían arrendado el todoterreno para ir a un juego de football de la FAMU que se celebraría en Orlando este fin de semana.

Maizelyn Reid, madre de Blackwood, lloraba mientras hablaba. 'No lo defendería si hubiera hecho algo malo'', dijo Reid. "No tenía ningún arma con él. No tenían que matarlo''.

''Era mi único hijo'', dijo George Blackwood, el padre del hombre muerto. ``Fue acribillado a tiros peor quesi hubiera sido un animal. Lo que quiero es que se haga justicia''.

Se trata del último incidente en que uno o más hombres muere a manos de la policía.

La Oficina de la Fiscalía estatal dijo que investigará a fondo lo sucedido.

  Comentarios