Sur de la Florida

Corte Surprema posterga ejecución de asesino de niño en Florida

La Corte Suprema de Estados Unidos postergó hoy indefinidamente la ejecución de Mark Dean Schwab, acusado y hallado culpable de haber asesinado a un niño hace 16 años.

Schwab debía ser ejecutado hoy a las 6 p.m., pero su ejecución ha quedado suspendida indefinidamente hasta que la suprema corte del país se pronuncie sobre su caso.

Si Schwab es finalmente ejecutado por el asesinato en 1991 del niño Junny Rios-Martinez, sería la primera en el estado desde la caótica ejecución de Angel Díaz el 13 de diciembre del 2006. Díaz demoró 34 minutos en morir —dos veces que el tiempo habitual— porque los guardias insertaron mal las agujas a través de las venas. Sin embargo, muchos observadores esperan que la Corte Suprema bloquee la ejecución de Schwab. La corte está considerando las apelaciones de dos reos de Kentucky que están impugnando la combinación tóxica de tres drogas que se utiliza en ese estado.

La Florida usa las mismas drogas, y los abogados de Schwab argumentan que los químicos violan la prohibición de la Octava Enmienda sobre crueldad y castigo inusual.

La decisión tomada por la Oncena Corte de Distrito de Apelaciones en Atlanta, llegó un día después que una corte federal en Orlando detuviera la ejecución y señala que la Corte Suprema todavía no ha llegado a una decisión acerca del caso de Kentucky, lo que permite que la ejecución de Schwab siga su curso. En marzo de 1991, Schwab había sido puesto en libertad después de cumplir tres años de cárcel de una sentencia de ocho por asalto sexual. En ese mismo mes, un periódico publicó una foto del pequeño Junny tras ganar un concurso de cometas. Schwab logró ganarse la confianza de la familia del muchacho, afirmando que trabajaba en el periódico y que iba a escribir un reportaje sobre él.

El 18 de abril, Schwab llamó a la escuela de Junny fingiendo ser el padre del chico y luego se reunió con el niño al terminar las clases. Un amigo vio a Junny subirse a la camioneta conducida por un hombre. Dos días después, Schwab llamó a su tía en Ohio y le dijo que alguien llamado Donald lo obligó a secuestrar y a violar al niño.

Posteriormente Schwab fue arrestado y le confesó a la policía dónde había dejado el cadaver de Junny, en una zona rural del condado Brevard.

Después del asesinato del pequeño, la Legislatura de la Florida aprobó la Ley Junny Rios-Martinez, que prohíbe que los convictos de delitos sexuales sean liberados de la prisión antes de cumplir sus sentencias.

Schwab renunció a un juicio por jurado y sus abogados argumentaron su caso ante un juez. Fue hallado culpable y sentenciado a muerte. Durante el juicio, se pudo saber que Schwab secuestró al niño, le ató las manos y le cubrió la cara con cinta adhesiva y le cortó las ropas que llevaba puestas. Violó al niño mientras lloraba aterrorizado y luego lo estranguló brutalmente.

  Comentarios