Sur de la Florida

Desamparado recibe $25,000 por ayudar a atrapar a asesino

Un desamparado recibirá $25,000 por ayudar a la policía a atrapar al presunto asesino de uno de los suyos. El gerente de una casa de empeños que llamó al número de emergencia 911 recibirá $1,000. El dinero es parte de la recompensa por el arresto de Michael Mazza, que es acusado de haber asesinado al policía de Broward Paul Rein.

Rein resultó herido de muerte el pasado 7 de noviembre mientras transportaba a Mazza, un delincuente con amplios antecedentes penales, de la cárcel a la corte para una audiencia que se le iba a celebrar. Un portavoz de la policía dijo que Mazza pudo controlar a Rein, de 76 años, afuera de un club de bailarinas desnudistas de Pompano Beach, dispararle al policía con su propia arma, robarle el vehículo policíaco en que ambos viajaban, y luego dirigirse a Hollywood.

Los dos hombres que pugnan ahora por ver quién se merece el dinero son Mark Spradley, un hombre que vive en su automóvil, y Scott Kelly, el gerente de Uptown Pawn & Jewelry, situado en Hollywood Boulevard.

Mazza, buscado por toda la fuerza policial del condado Broward, estaba sentado en un banco afuera de la casa de empeño cuando Spradley, que pasaba por allí en su convertible Chevy Caprice de 1975 que también es su casa, lo vio. Mazza, con un aspecto desahuciado y miserable, le dijo a Spradley que acababa de capturar a su esposa con otro hombre.

"Sé cómo te sientes", le respondió Spradley y llevó al hombre de talante entristecido un empujón hasta un restaurante cercano donde los dos tomaron una sopa. Luego Spradley entró en la casa de empeños y vio por televisión las últimas noticias sobre el asesinato del policía, incluyendo la fotografía de Mazza, sospechoso de haberlo matado.

“Llama a la policía”, le dijo Spradley al gerente de la tienda. “¡Llama al 911! ¡Ese hombre está en mi carro!”Scott Kelly, el gerente, llamó enseguida al 911. Spradley demoró a Mazza, enseñándole varias bocinas que le dijo quería comprar, antes que las autoridades pudieran llegar y a arrestarlo.

“Le debemos una enorme deuda de gratitud”, dijo Al Lamberti, jefe de policía de Broward al hablar de Spradley poco después del asesinato.“No sé si podamos pagarle todo lo que le debemos”.

La recompensa de $25,000 que se anunció hoy le vendrá muy bien a Spradley.

  Comentarios