Sur de la Florida

Encausados los 4 acusados del asesinato de Sean Taylor

Los cuatro hombres arrestados en relación con la muerte del futbolista estrella Sean Taylor fueron encausados ayer bajo cargos de asesinato en primer grado y robo a mano armada.

El juez de circuito de Miami-Dade John W. Thornton Jr. ordenó que tres de los cuatro sospechosos queden detenidos sin derecho a fianza.

El cuarto sospechoso, Eric Rivera, de 17 años, estaba en camino desde el Condado Lee, donde los cuatro jóvenes fueron arrestados el viernes pasado. El encausamiento alega que Rivera fue quien le disparó a Taylor.

También fueron instruidos de cargos: Jason Mitchell, de 19 años; Venjah K. Hunte, de 20, y Charles Wardlow, de 18. El encausamiento sostiene que Mitchell tenía puesta una capucha cuando entró a robar en la casa de Taylor. Al ocultar su identidad, pudiera recibir una sentencia mayor si es declarado culpable de robo.

En caso de que ser hallados culpables de asesinato en primer grado, los cuatro enfrentan la posibilidad de cadena perpetua, e incluso la pena capital. La Fiscalía Estatal de Miami-Dade todavía no ha decidido si pedirá la pena de muerte para los tres acusados adultos.

Los fiscales no pueden solicitar la pena capital para menores de edad; lo que es más, es un caso que dificulta pedir la pena de muerte para un coacusado si el responsable directo del asesinato no es sentenciado a muerte.

Taylor, safety de los Redskins de Washington y estrella de la Universidad de Miami, fue baleado la mañana del 26 de noviembre durante un intento de robo en su residencia de Palmetto Bay. Murió al día siguiente en el Hospital Jackson Memorial.

Los tres sospechosos que se presentaron ayer en el tri

bunal vestían uniformes especiales que se entregan a los detenidos con estrés emocional, que tienen cierres de velcro y no pueden usarse para un suicidio.

Después de la audiencia, los abogados de Rivera, Hunte y Mitchell dijeron que sus clientes estaban afectados. El abogado de Charles Wardlow declinó hablar.

Michael Hornung dijo que su cliente, Hunte, estaba "muy alterado y asustado''.

"Cuando uno está en un lugar y escucha dos disparos y ni siquiera sabía que alguien estuviera armado, uno se asusta'', dijo Hornung.

El abogado agregó que Hunte estaba en el auto la noche del robo pero que no tenía idea de alguien estuviese armado o que planeara un robo.

Dejó en claro que su cliente desea llegar a un acuerdo. "Está cooperando con los fiscales'', aseguró el abogado. "Está tratando de ver qué puede hacerse con relación a su participación''.

Landon Miller, abogado de Mitchell, dijo que su cliente también está muy alterado.

"Esto no se planeó'', dijo Miller. "No fue la intención de nadie llegar allí y sacar un arma de fuego''.

Miller confirmó que la policía tiene a un quinto sospechoso que no ha sido arrestado todavía.

"Pensamos que el quinto sospechoso está cooperando con la policía'', dijo Miller.

El abogado de Rivera, Wilbur Smith, estuvo en el tribunal ayer aunque su cliente todavía estaba en Fort Myers esperando que lo transportaran a Miami-Dade. Smith dijo que la familia Rivera está devastada con la acusación.

"Que arresten a su hijo y que enfrente la posibilidad de cadena perpetua, es algo traumático, horrible'', dijo. "Naturalmente, que lo maten a uno es peor''.

  Comentarios