Sur de la Florida

En camino serias restriccciones al uso del agua

Todavía hoy no se sabían muchos detalles sobre lo que se cree podrían ser las restricciones más severas jamás impuestas en el sur de la Florida para utilizar el agua. Sin embargo, hay algo que parece ser irremediablemente seguro: al parecer no será una Navidad muy verde.

La Junta Directiva del Distrito de Manejo de Agua del Sur de la Florida votará mañana sobre una serie de medidas sin precedentes que según se cree incluirán una prohibición para regar el césped de sólo una vez a la semana.

La orden de emergencia pretende combatir una seria escasez de agua que, de acuerdo a expertos, podría la más difícil y cara que jamás ha enfrentado el sur de la Florida. El Lago Okeechobee continúa en los niveles más bajos de toda su historia, y los meteórologos pronostican un invierno más seco de lo normal para una región que nunca logró recuperarse por completo de la tremenda sequía de 18 meses de esta temporada de lluvias.

“Tenemos básicamente lo único que hemos podido obtener del sistema, y no nos queda otro remedio que tratar de vivir con lo poco que tenemos”, dijo Jesús Rodríguez, portavoz del distrito, que supervisa el abastecimiento de agua desde los suburbios al sur de Orlando hasta Cayo Hueso.

Aunque la costa sureste, en particular el condado Miami-Dade, recibió un promedio normal o por encima de lluvia este verano, las tormentas no llegaron a llenar el Lago Okeechobee ni las áreas que se enncuentran en el norte y el oeste. El enorme lago, considerado como una especie de corazón líquido del sur de la Florida, ha estado sufriendo una grave sequía durante dos años consecutivos, en parte porque directivos estatales y federales del distrito de agua decidieron abrir las compuertas y desechar miles y miles de galones de agua, tras el temor que pudieran causar las inundaciones que causan los huracanes si el viejo dique se llega a romper.

Los expertos no creen que habrá ningún alivio hasta el próximo verano. Los científicos pronosticaron un invierno seco, y el mes pasado, noviembre ocupó el quinto puesto entre los más secos de la historia, con apenas una quinta parte de pulgada de lluvia.

Aunque algunas comunidades ya han limitado con anterioridad el uso del agua para regar los jardines a una vez por semana, nunca se ha ordenado una restricción tan severa para toda la región. Los sistemas de irrigación consumen más o menos la mitad de toda el agua que se consume en una casa.

Durante el verano, la mayor parte de la costa sureste, incluidos los condados Miami-Dade, Broward y Monroe, fueron colocados en horarios de dos veces a la semana.

  Comentarios