Sur de la Florida

Intruso invade casa y aterroriza a anciana y a su hijo

Elizabeth ''Libby'' Bowen, una anciana de  88 años vecina, víctima de la delicuencia en la Florida.
Elizabeth ''Libby'' Bowen, una anciana de 88 años vecina, víctima de la delicuencia en la Florida.

Una anciana de 88 años vecina de El Portal recibió el susto de su vida hoy por la mañana cuando un hombre armado la emboscó mientras ella recogía el periódico, obligándola a entrar a la casa. Luego saqueó la vivienda y escapó del lugar.

El pistolero conduce un Olds Cutlass de color vino. Las autoridades están buscando el vehículo. La víctima es Elizabeth (''Libby'') Bowen, que llevaviviendo en la misma casa ubicada la calle 86 del noroeste desde hace 50 años, y a menudo ha trabajado como presidenta de la organización Crime Watch de su barrio.

Su hijo de 58 años, Forrest Bowen, que se está recuperando de una operación de una cadera que le fue reemplazada, fue igualmente aterrorizado por el violento intruso, que les exigió dinero "para su niña pequeña''.

Según el hijo, el timbre de la puerta de la casa sonó a alrededor de las 5:30 a.m., y él fue a abrirla, utilizando el andador que necesita desde hace unasemana, cuando lo operaron. Cuando miró por el mirillo no vio a nadie, y entonces abrió ligeramente la puerta.

Nadie estaba en la puerta, pero el periódico del día estaba tirado en el porche.

Su madre salió a buscarlo, ya que el hombre no puede agacharse debido a la cirugía de la semana anterior. Cuando tenía el diario en la mano, apareció un hombre y le puso un arma en la cara.

La obligó a entrar y trató de atar a la anciana con cinta adhesiva (scotch tape), pero el método no funcionó.

''¿Dónde está el dinero?'', preguntó el malhechor. "Sé que en una casa así ustedes tienen que tener dinero''.

Cuando los dos le dijeron que no había dinero en la casa, el sujeto los encerrró en una habitación y comenzó a saquear la vivienda.

Forrest Bowen, que es fotógrafo profesional, convenció al hombre de que no se robara su computadora ni su cámara digital, y el individuo le hizo caso, pero sí se llevó otras cámaras y varios cientos de dólares, algunos en monedas enrrolladas para llevar al banco.

El delincuente se robó también una Beretta calibre .38-que pertenecía a Bowen. En una hora, toda la pesadilla había terminado.

''Fue algo horrible'', dijo Libby Bowen. "Fue de veras horrible. Sobre todo cuando una tiene un arma apuntándole a la cara''.

El agresor fue descrito como un hombre de la raza negra, de unos 20 años, con un peso aproximado de 170 libras, que vestía una camisa amarilla con letreros rojos y llevaba puesta una gorra de béisbol gris o azul virada al revés.

Según la policía, no hay más detalles hasta el momento.

  Comentarios