Sur de la Florida

Podrían cortar millones a programas para niños vulnerables

A los administradores de cuidado infantil de la Florida se les está pidiendo que recorten decenas de millones de dólares de programas de ayuda para niños vulnerables, en un momento en el que posiblemente estén más en peligro que nunca.

Las llamadas a los teléfonos de reportar maltratos de menores aumentaron 17 por ciento en marzo, en comparación con el año pasado. Muchos creen que la economía de la Florida está en recesión, y se ha observado que los informes de negligencia y abusos de menores aumentan en períodos de dificultades económicas.

Pero los legisladores están considerando recortar drásticamente los programas administrados por el Departamento de Niños y Familias (DCF) y otras agencias del estado que mantienen a familias necesitadas o le dan al estado la capacidad de determinar cuáles son los niños que están en mayor riesgo.

Según los legisladores discuten los detalles, es probable que se efectúen alrededor de $1,000 millones en rebajas de servicios sociales y de salud. Las rebajas de servicios infantiles, cuyo total sería de más de $100 millones, ya han tenido ciertos efectos: han convencido a una madre substituta de Miami-Dade de que no podrá adoptar a la seriamente impedida niña que ha estado cuidando en los seis años recientes.

"No tenemos dinero. Eso es todo lo que uno oye. No tenemos dinero'', dice Kim Rowe, una secretaria legal de 48 años que hace seis años se hizo cargo de Courtney, una niña de 7 años que estaba severamente desatendida por sus padres, ambos drogadictos. Desde entonces, Rowe ha estado pasando trabajos para mantener a la niña, que tiene un caso severo de parálisis cerebral y retraso mental, y hay que alimentarla con tubos.

‘‘Esos recortes van a ser absolutamente devastadores'', dijo el juez John A. Frusciante, de la corte de circuito de Broward, que ha presidido casos de cuidado infantil durante una década. "Estamos sacrificando el futuro por lo que en este momento se percibe como una emergencia. Y esto nos va a atormentar después''.

Bob Butterworth, el secretario del DCF, ha dicho que los recortes equivalen a "una sentencia de muerte para los niños'', e insinúa que algunos niños podrían perder sus vidas a consecuencia.

"¿Cómo pueden los legisladores regresar de Tallahassee después de haber efectuado esas rebajas?" dice Butterworth. "Es de pensar que sus propias madres les dirían: ‘No te crié para esto' ''.

Los legisladores han propuesto aproximadamente 5 por ciento en reducciones al plan total de gastos de DCF, de $2,900 millones, lo que representaría unos $126 millones de rebajas en el proyecto de ley propuesto por la cámara baja estatal y $108 millones según el plan del senado. El DCF ya le ha quitado $30 millones a su presupuesto de este año. En una audiencia judicial ayer, un juez de Broward y unos abogados pugnaban en cuanto quién iba a costear la investigación de las condiciones en un albergue para menores que están bajo custo-dia estatal y tiene problemas, y un abogado dijo: "En la corte no se supone que uno use el término ‘fondos' ''.

Otros departamentos, tales como la Agencia de Innovación de la Fuerza Laboral (AWI), que costea atención infantil, el Departamento de Justicia Juvenil (JJ) y la Agencia Para Personas con Impedimentos (APD), también confrontan drásticos recortes.

Los dirigentes de ambas cámaras legislativas estatales dicen estar acorralados por la mala época económica y que han demostrado su liderazgo cuando de trata de tomar decisiones presupuestarias difíciles.

"El principio básico de este presupuesto es que no podemos gastar dinero que no tenemos'', dijo Adam Hasner, el dirigente mayoritario de la cámara de representantes y republicano de Delray Beach.

El gobernador Charlie Crist dice que el proceso legislativo no ha concluido, y espera "poder hacer más'' por los niños.

"Queremos garantizar la protección de los más vulnerables'', dijo Crist, que quiere que los legisladores usen el dinero de fondos fiduciarios para evitar algunos de los recortes presupuestarios de salud.

Pero añade que la legislatura ‘‘tiene ante sí una labor muy difícil'', y que este año es mucho más duro para todo el mundo que otros años en los que "es muy fácil repartir dinero cuando está entrando mucho''.

Los proyectados recortes de los programas de bienestar infantil de la Florida, parte de un esfuerzo por rebajarle al presupuesto estatal hasta $5,000 millones para el año fiscal que comienza el 1ro de julio, incluyen:

* Ahorrar $4 millones despidiendo a 71 investigadores estatales de abuso infantil. Los administradores del DCF dicen que los despidos harán aumentar el tiempo que tarda un investigador en visitar a menores que sean posibles víctimas de maltratos o negligencia, lo cual aumentará el número de casos pendientes y resultará posiblemente en una acumulación de investigaciones incompletas.

* Recortes de unos $13 millones de un programa estatal que les paga gastos de atención infantil a miles de padres de la Florida para que éstos puedan ir a trabajar. Los defensores de ese programa dicen que sin la ayuda, miles de familias obreras pobres confrontan opciones difíciles, incluyendo la de tener que dejar solos en sus casas a niños pequeños.

* Según dice Tabatha Cullen, portavoz de Early Learning Coalition de los condados de Miami-Dade y Monroe, estos recortes podrían dejar hasta 6,500 menores en todo el estado sin opciones de atención responsable.

* Recortarle $7 millones, en lugar de añadirle $16.8 millones como sugiere el gobernador, a un programa para mantener a menores que están bajo custodia estatal y cumplen los 18 años sin tener familia. Un estudio reciente halló que muchos de esos jóvenes acaban en la calle o en la cárcel, y que la mayoría de las muchachas ya tie-nen hijos. Las rebajas podrían afectar a 600 jóvenes.

* Rebajas de casi $19 millones a los presupuestos de las 19 agencias comunitarias de custodia estatal. Las agencias comunitarias (CBCs) brindan bienestar infantil, servicios de custodia y adopción a unos 37,000 menores en todo el estado. En los años recientes, tres de esas agencias han cerrado.

* Recortes de $16.6 millones de un programa que ayuda a mantener a menores que estuvieron bajo custodia estatal y alguien los adopta. Muchos de eso menores tienen impedimentos físicos o siquiátricos, y requieren servicios tales como terapia logopédica y física, tratamientos de salud mental, enseñanza privada, atención post-escolar y medicinas.

Los redactores Gary Fineout y Mary Ellen Klass contribuyeron a este reportaje.

  Comentarios