Sur de la Florida

Una madre sustituta de casi cien niños

Mucho antes que Stephanie López se dedicara a patear balones hacia las porterías contrarias, la jugadora del equipo olímpico de fútbol de Estados Unidos ya había anotado decenas de goles por la vida.

Así es como esta muchacha de 22 años describe sus esfuerzos por contribuir a la crianza temporal de decenas de niños en situaciones difíciles, quienes durante años dejaron huellas en lo que ella actualmente es.

Considerada la primera hispana que ha dejado su huella en el fútbol estadounidense, López creció en un hogar muy distinto: repleto de niños y atestado de amor.

"Mis padres son especiales'', afirma López. "Siempre quisieron tener una gran familia, más allá de lo usual. Así que empezaron a admitir a pequeños con problemas temporales de hogar. De pronto nuestra casa pareció hacerse más grande, más plena''.

Todavía López no ha olvidado cuando su padre Rob López y su madre Cindy --él de origen mexicano y ella con raíces germanoirlandesas-- trajeron al primer niño, y luego a otro, y otro más...

Podían estar desde unos días hasta varios meses. Llegaron a sumar casi 100. Venían de todos los confines del país y de todos los grupos étnicos: blancos, afroamericanos, asiáticos, hispanos. En el hogar de los López eso era lo que menos importaba, lo principal era el deseo de ayudar a los niños necesitados.]

"A mí y a mis hermanos nos enseñaron que todos somos iguales'', recuerda López, quien nació en Elk Grove, California. "Nunca me vi perteneciendo a éste o aquel grupo étnico. No había distinción de raza. Eramos simplemente seres humanos que debíamos ayudarnos unos a otros''.

A pesar de sus estudios y de su relación cada vez más cercana al fútbol, López era uno de los pilares en la atención a los niños, que hacían escala en su casa hasta que se les encontraba un hogar permanente.

Ahora sonríe cuando recuerda que en una ocasión llegaron a ser más de 10 a la misma vez y tenía que preparar biberones, cambiar pañales, cantar una canción de cuna para dormir a uno, narrarle un cuento a otro. Ser madre y hermana.

Muchas veces las tareas de la escuela o los deportes quedaron relegados a un segundo plano o llevados con la misma intensidad que el cuidado de sus nuevos hermanos. Así López aprendió el pleno significado de la palabra sacrificio.

"Pero fue una experiencia inolvidable, de esas que marcan a una persona para toda una vida'', agrega. "Llegaba un momento en que tenían que partir y entonces me entraba cierta tristeza, porque con ellos era como si parte de la vida también se fuera''.

Quizá por eso sus padres decidieron que dos de esos niños, Justin y Daniel, pasarían a formar parte de la familia, pero esta vez para siempre y se unirían a López y su hermano mayor Jeremiah.

Pasaron los años y López partió a la Universidad de Portland y a la fama que le trajo ser una estrella en el equipo nacional de fútbol, pero nunca olvidó aquellos años en que la prioridad eran :aquellos seres que llegaban sin avisar y se iban arropados en cariño.

"Al principio no me di cuenta, pero luego ya en el equipo nacional me percaté de lo importante que había sido todo aquello'', afirma López. "Si soy mejor jugadora, si comprendo mejor a mis compañeras y aprendo a ser tolerante y comprensiva es gracias a mi experiencia con tantos niños, que eran como mundos diferentes a los que había que atender de distintas maneras''.

Por todo eso, hoy López es una de las abanderadas del Mes de la Crianza Temporal que se celebra en mayo.

"Mi calendario no me deja mucho tiempo libre, pero siempre encuentro alguno para promover esta causa'', recalca López. "Hay más de 500,000 niños en casas de crianza temporal en espera de una segunda oportunidad. Niños que no tienen a nadie a quien llamar mamá o papá y necesitan de una guía en la vida''.

"Nunca me cansaré de abogar porque cada vez más personas tiendan su mano'', indica. "Algún día yo también seré madre y pienso seguir con las enseñanzas de mis padres. Unos minutos, unas horas pueden marcar la diferencia''.

cf,gtd,8,8,7jebro@elnuevoherald.com

  Comentarios