Sur de la Florida

El contrabando de cubanos preocupa a Diaz-Balart

El congresista republicano Lincoln Diaz-Balart afirmó que en Miami debe haber un debate sobre los peligros del contrabando de cubanos de la isla, que van desde la pérdida de vidas humanas hasta que el Congreso puede cuestionar la validez de la Ley de Ajuste Cubano.

"Voy a continuar luchando por ella [la ley], pero va a ser muy difícil mantenerla si el pueblo de Esta-dos Unidos y sus representantes en el Congreso toman conciencia de este contrabando'', dijo el representante federal en una reciente conversación con editores y reporteros de El Nuevo Herald.

Diaz-Balart abogó por el inicio de un debate en la comunidad que se centre en cómo concientizar sobre esos peligros a las familias que pagan para que los contrabandistas traigan a parientes de Cuba.

"No estoy hablando de sanciones sino de responsabilidad, porque éste es un debate que tiene que ver con la toma de conciencia [de que la ley] es un privilegio único que los cubanos tienen, y eso implica responsabilidades también'', enfatizó.

El congresista recordó que la medida que permite a los cubanos obtener la residencia permanente al cabo de un año y un día de estar en territorio estadounidense, es un mecanismo que se ha podido mantener porque "hemos explicado a nuestros colegas en el Congreso que no ha cambiado [en Cuba] la situación que llevó a su creación''.

Por ello, "corresponde a todo cubano, en esencia, ser tratado como un exiliado. Ahora, los privilegios espe-ciales vienen con ciertas responsabilidades'', subrayó Diaz-Balart, quien recordó que todo asilado no puede vol-ver a su país mientras se mantenga la situación local que lo obligó a pedir el asilo.

El representante federal se encuentra en campaña política en busca de la reelección por el distrito 21, al cual se ha postulado también el ex alcalde de Hialeah Raúl Martínez, cuya candidatura que se enmarca en una ofensiva demócrata en el sur de la Florida, pues los tres congresistas republicanos y cubanoamericanos han sido retados.

La plataforma de los demócratas, hasta el momento, ha insistido fuertemente en el levantamiento de las restricciones de viajes a la isla, un tema que Diaz-Balart no rehúye al hablar de los peligros que enfrenta la Ley de Ajuste Cubano.

"La razón fundamental por la cual atacan los viajes es que saben que el resto de las sanciones se caen si desa-parece [la restricción de viajes a los cubanoamericanos]‘‘, dijo.

"¿Cómo puedo pedir a mis colegas en el Congreso que prohíban a sus ciudadanos ir a Cuba, y a mis electores no? Se caen las sanciones''.

Y finalmente hasta el embargo a Cuba perdería sentido, agregó.

Al cabo de 22 años de carrera política, tanto en la legislatura estatal como en el Cámara de Representantes en Washington, Diaz-Balart asegura que nunca ha sido totalmente un hombre de partido y se ha regido por tres principios: su conciencia, el distrito y el partido.

Recuerda, que por ello y pese a las presiones, hace 10 años fue uno de los tres representantes que no firmó el Contrato con América, "precisamente porque había temas de inmigración que no podía aceptar''.

Acto seguido saca del bolsillo de su saco una hoja de papel escrita y comienza a hablar de lo que considera sus éxitos en la legislatura federal.

El texto abarca todos los temas que interesan a los residentes del sur de la Florida, desde educación hasta inmigración.

"Desde el 2001 hemos incrementado la ayuda federal a las escuelas del condado Miami-Dade. De $200 millo-nes ese año, se logró elevar los fondos para educación a los $500 millones en el 2008'', acotó Diaz-Balart.

Un proyecto inédito fue llevar a la realidad la construcción de 70 unidades de viviendas de bajos recursos en un terreno propiedad del servicio postal que estaba en desuso, en la Calle Ocho y la avenida 88 del SW. "Es uno de los logros que más me enorgullece'', apuntó.

"Eso se debió haber hecho hace más tiempo, pero se tardó por el escándalo en la agencia de viviendas del condado. Se demoró por la corrupción aquí abajo'',añadió.

Diaz-Balart estuvo el viernes al mediodía en Miami-Dade, en una ceremonia de reconocimiento por su parti-cipación en la creación de lo que considera "el mejor proyecto de rehabilitación de jóvenes delincuentes en el país''.

"Sólo el 4 por ciento de los jóvenes [allí incorporados] reinciden. Es un proyecto que las autoridades locales están desarrollando bien, pero muy bien, las autoridades locales, y también tienen fondos federales que hemos traído'', dijo el congresista republicano, refiriéndose al Juvenile Assessment Center.

Por otro lado, el congresista consideró un "escándalo'' que la Cámara de Representantes federal haya rehusado dar luz verde a la firma del Tratado de Libre Comercio con Colombia. "Es insólito e inexplicable que un grupo muy activo dentro del Congreso haya descarrillado el acuerdo. Esto tiene una motivación política, y nos damos cuenta del por qué, ahora que en las computadoras [confiscadas a guerrilleros de la FARC] han aparecido varios congresistas de Estados Unidos'', apuntó Diaz-Balart.

El congresista consideró, además, que el presidente colombiano, Alvaro Uribe, ‘‘es el mejor aliado de Estados Unidos en Suramérica, y haberle hecho eso es ofensivo, irresponsable ypeligroso''.

  Comentarios