Sur de la Florida

El pasaje en el metrorail puede subir un 33 por ciento

En un intento desesperado por compensar un déficit de $1,000 millones en sus sueños de gran alcance para la próxima generación del Metrorail, los comisionados del Condado Miami-Dade pudieran aprobar el martes aumentar en 33 por ciento el pasaje en el transporte público.

El pasaje en los trenes y autobuses podría aumentar 50 centavos, a $2, y los pases mensuales de $75 a $100 a partir del primero de octubre, uno de los mayores aumentos en la historia del Departamento de Transporte Público de Miami-Dade.

Los aumentos --que llegarían en un momento en que el alto precio de la gasolina ha hecho aumentar la cantidad de usuarios del transporte público-- reciben un fuerte apoyo de los comisionados negros, en un esfuerzo por revertir los infortunios del planeado Corredor Norte, uno de tres proyectos del Metrorail conocidos en conjunto como la Línea Naranja.

"Sabemos que no es el mejor momento, que la gente siente la presión'', declaró la comisionada Barbara Jordan. "Nunca es un buen momento para hacer esto. Pero tenemos que hacerlo para construir el Corredor Norte y la Línea Naranja''.

Los barrios que bordean el Corredor Norte, cuya población es predominantemente de trabajadores de bajos ingresos y negros, esperan el Metrorail desde que se les prometió originalmente a fines de los años 70.

El plan de aumento del pasaje de Jordan, que recibió la semana pasada el apoyo del pleno de la Comisión de Transporte Público, podría además eliminar el factor político de los aumentos futuros.

El precio del pasaje se ajustaría cada tres años sobre la base de una fórmula que toma en cuenta el costo de operación del Departamento de Transporte Público. Si el combustible diésel y los salarios aumentan 5 por ciento anual, el precio del pasajes aumentaría proporcionalmente.

El alcalde Carlos Alvarez dijo el viernes que apoyará el aumento del pasaje si los comisionados lo aprueban el martes.

"La situación financiera del Departamento de Transporte Público de Miami-Dade exige que se tomen algunas decisiones difíciles. Esta es una de ellas'', afirmó Alvarez en una declaración. "El pasaje a $2 está al nivel de la mayoría de las áreas metropolitanas. Ampliar el sistema de transporte público y construir la Línea Naranja son nuestras prioridades''.

En momentos en que los precios de la gasolina y los alimentos están alcanzando niveles récord, y el valor de las viviendas está por el suelo, la comisionada Rebecca Sosa opinó que éste es el peor momento para aumentar el pasaje.

"En estos momentos la gente sufre mucho, pierde sus casas'', dijo. "Usan el transporte público para encontrar empleo e ir a entrevistas de trabajo'', acotó.

El comisionado Joe Martínez expresó preocupaciones parecidas por el posible aumento del pasaje en una economía abrumada.

"Yo sé que [el pasaje no se ha aumentado en mucho tiempo y que está entre los más baratos, pero el momento es pésimo'', aseguró.

Martínez enfrenta a dos rivales de cara a la reelección y ambos dijeron que se opondrían al aumento.

Un alza de 50 centavos se puede multiplicar rápidamente para los trabajadores que hacen varios viajes al día, como Jay y Shawn Brown, que usan los trenes y ómnibus para ir de su casa en Homestead a sus empleos en el norte de Miami.

"Esto está matando a la comunidad'', dijo Jay Brown, de 36 años, que todos los días paga seis pasajes para ir a trabajar a un Radio Shack en la 79 Calle del NW.

En febrero las autoridades normativas federales redujeron una calificación crítica del Corredor Norte, afirmando que el Departamento de Transporte Público de Miami-Dade planeaba dejar que el sistema existente se deteriorara a expensas de los nuevos corredores hacia los suburbios del norte y el oeste.

Una nueva aplicación, que debe compensar un déficit de $1,100 millones en 30 años, debe presentarse a fines de este verano. Pero el Departamento de Transporte Público necesita revisar las cifras financieras preliminares el próximo mes.

Asimismo, se fraguan otros planes que podrían mejorar los insuficientes ingresos del Departamento de Transporte Público.

Jordan propone aumentar la tarifa mensual de estacionamiento en las estaciones del tren y otros puntos de $6.25 a $10, así como la tarifa del transporte para discapacitados de $2.50 a $3. La comisionada Sally Heyman quiere que la administración evalúe la posibilidad de adoptar una estructura de precios por milla o por zona para el sistema de transporte para discapacitados.

Otra polémica propuesta de Jordan incumple dos promesas clave de la campaña de aumento al impuesto a las ventas del 2002: pasaje gratis en todo el sistema para todas las personas mayores que usen el Golden Passport y pasaje gratis para todos en el Metromover.

Según el plan de Jordan, las personas mayores pagarían 25 por ciento del pasaje básico; si los pasajes suben a $2, entonces los viajeros que usen el Golden Passport pagarían 50 centavos; si el pase mensual subiera a $100, las personas mayores pagarían $25. El Metromover volvería a instaurar el pasaje de 25 centavos que existía antes de la elección del 2002.

La comisionada Jordan sabe que incumplir las promesas de la campaña será algo aún más duro para sus colegas.

"Creo que es un asunto muy emotivo'', dijo. "Pero se trata de permitir que un tercio de las personas viajen gratis. Es algo que tenemos que discutir''.

  Comentarios