Sur de la Florida

Viuda mata a hombre en su casa

Janepsy Mesa en una conferencia de prensa en la estación de policía al norte de Miami.
Janepsy Mesa en una conferencia de prensa en la estación de policía al norte de Miami.

Hace menos de un mes que Janepsy Cindy Mesa abrazó a su bebé herido en un brazo y lloró desconsoladamente frente a los reporteros, al tiempo que pedía que la ayudaran a encontrar al asesino de su esposo.

Ayer, Mesa mató en defensa propia a un hombre que encontró en su casa.

El hombre entró en su dormitorio ayer por la tarde y era un conocido de su esposo, dijo la policía.

''Ella no esperaba verlo allí'', dijo el teniente Neal Cuevas, de la policía de North Miami.

El hombre "recibió múltiples balazos'', dijeron las autoridades.

Luego la mujer salió de la casa y llamó frenéticamente al 911.

Después de haber sido interrogada por detectives de North Miami ayer por la noche, Mesa fue dejada en libertad.

Las autoridades informaron que no se presentarán cargos en su contra.

El nombre del individuo muerto no se ha revelado hasta el momento.

En el momento de la confrontación, la viuda de 31 años estaba sacando muebles de su casa, localizada en el 13365 NW 12 Avenue, frente al parque Ben Franklin. La puerta del frente estaba abierta.

El pasado 23 de abril, Mesa lloró de forma dramática enn una conferencia de prensa en la estación principal de la policía de North Miami.

Allí imploró que la ayudaran a encontrar quién asesinó a su esposo Orlando Mesa, de 37 años.En la conferencia de prensa, Mesa sostuvo en sus brazos a su hijo de 20 meses, Noah, que había sido herido de bala en el brazo.

''No tuvieron piedad con mi hijo. Ni tuvieron piedad con Orlando'', dijo Mesa llorando en esa ocasión.

"Esto es una pesadilla de la que quisiera despertar''.

Tres días antes, poco antes de las 8 p.m., dos hombres armados se bajaron de un Toyota Corolla blanco de ultimo modelo, con guardabarros blancos y ventanillas ahumadas, y atacaron a balazos a Orlando Mesa y a su hijo afuera de la casa.

Los atacantes volvieron a subirse al automóvil y se fueron del lugar, pero regresaron poco después y remataron a Mesa que murió protegiendo a su pequeño hijo.

La forma metódica en que Mesa fue asesinado, y el número de casquillos de bala que se hallaron en la calle, indica que fue blanco de un ataque premeditado, no la víctima de una agresión casual, dijo la policía.

El asesinato de Orlando Mesa todavía sigue sin solucionarse, a pesar de una recompensa de $10,000.

''Hasta el momento no tenemos ni pistas ni tampoco ningún motivo'', dijo Cuevas.

  Comentarios