Sur de la Florida

Busca la policía a asesinos de muchacho de 16 años en el sur de Miami-Dade

Linda Lacayo, madre del fallecido Emmanuel de 16 años, a quien asesinaron en  South Miami-Dade.
Linda Lacayo, madre del fallecido Emmanuel de 16 años, a quien asesinaron en South Miami-Dade.

Emmanuel Lacayo, recuerda su madre, era un buen hijo.

El mes pasado, el chico de 16 años estuvo muy feliz tras haber montado en parapente por primera vez en su vida. Para el Día de las Madres, le horneó a su madre un pastel de piña en la escuela. El sábado pasado, horas antes de ir a una fiesta, cortó el césped de la casa.

Al amanecer del día siguiente, Emmanuel estaba muerto de un balazo que le propinó un hombre que lo trató de robar.

Atacado por dos hombres, Emmanuel fue asesinado en la madrugada del domingo mientras caminaba con unos amigos por una barriada en el sur del Condado Miami-Dade.

Hasta ahora, los detectives de homicidio de Miami-Dade tiene pocas pistas.

''Mi hermano pesaba 150 libras. Era muy flaquito. No era ninguna amenaza para nadie. El que lo mató lo hizo a sangre fría'', dijo el hermano de la víctima, Armagedón Lacayo, de 25 años.

La familia de Emmanuel habló con la prensa ayer en la estación principal de la policía de Miami-Dade con el fin de intentar obtener pistas en la investigación que se lleva a cabo.

El adolescente de Cutler Ridge nunca tuvo ningún tipo de problemas con la ley. El jovencito padecía de asma, y en ocasiones tenía que ausentarse de la escuela debido a su enfermedad. Emmanuel era estudiante de octavo grado en la escuela secundaria Douglas MacArthur Senior High South.

Emmanuel era el menor de siete hermanos, y sus objetivos eran similares a los de cualquier muchacho de su edad. Quería jugar baloncesto profesional algún día y le gustaba su clase de tallado en madera. La mayor parte del tiempo estaba en la casa, dijo su familia.

''El era nuestro bebé'', dijo su hermano Armagedón.

Ayer, con los ojos bañados de lágrimas, su familia repartió fotografías de Emmanuel. En una de ellas, aparecía sonriendo con el arnés de un paracaídas alrededor del pecho.

Hace alrededor de un mes, la familia fue a practicar parapente en Sebastian. Emmanuel convenció a su madre, Linda Lacayo, de 50 años, para que también saltara. ''Me encantó hacerlo'', recordó Lacayo ayer.

''A él le gustaba estar libre'', dijo otro hermano, César Lacayo, de 26 años. La noche que murió abatido a tiros, Emmanuel había ido a una fiesta con unos amigos en el barrio de Kendall Serena Lakes a aproximadamente las 12:30 a.m.

Cerca de las 12:30 a.m., algunos amigos lo recogieron y fueron al barrio de Princeton para visitar a algunas muchachas, dijo su familia.

A alrededor de las 4 a.m., Emmanuel iba caminando con sus amigos por la 256 calle y la 124 del suroeste cuando dos hombres se les acercaron y ''les exigieron que les dieran sus pertenencias'', dijeron ayer detectives de homicidio de Miami-Dade.

''Le dispararon y luego escaparon del lugar a pie'', dijo el detective Jonathan Sabel, portavoz de la policía de Miami-Dade. Y agregó después: "Vestían ropa negra, y posiblemente eran unos hombres muy altos''.

Los asesinos tal ves manejen un Buick LeSabre de finales de los años 80 o principios de los 90, de color oscuro y con ventanillas ahumadas, le informaron varios testigos a la policía.

''Era un muchacho muy querido. No se merecía que le pasara esto'', dijo su hermano César.

Las autoridades le piden a cualquier persona que tenga algún tipo de información sobre el asesinato que llame a la División de Homicidios de Miami-Dade al teléfono 305-471-2400 o, si lo prefiere, a Crime Stoppers de Miami-Dade al 305-471-8477.

  Comentarios