Sur de la Florida

Falla derribo de la primera edificación alta de Coral Gables

Un viejo edificio de oficinas de Coral Gables se desplomó sólo parcialmente hoy por la mañana, derribando la mayor parte de la estructura de acero de 12 pisos, pero dejando intacta la torre del ascensor.

El edificio en 2801 Ponce De Leon Blvd. no se desplomó completamente cuando los explosivos estallaron a eso de las 7:45 a.m. El exterior del edificio --la primera edificación alta de la ciudad-- se desintegró en una nube de escombros, pero la torre del ascensor quedó en pie, inclinada hacia un lado.

Nadie resultó lesionado y las propiedades cercanas no sufrieron daños.

"¡La torre inclinada de Coral Gables!'', gritó alguien que pasaba por allí, después que detonaron todas las cargas explosivas.

Posteriormente, Ralph Sánchez, presidente de Ponce Circle Developers, anunció que se colocarían más explo-sivos en unos 15 minutes.

Pero mientras los trabajadores limpiaban los escrombros para reactivar los explosivos, el presidente de Dykon Explosive Demolition, el contratista de la demolición, dijo que el segundo intento sería cuando más temprano mañana por la mañana.

"Es la naturaleza de la bestia'', dijo Jim Redyke, de Dykon. Las cuadrillas seguirán trabajando sin parar para concluir la demolición, dijo. "Será un día largo''.

Sánchez dijo que el edificio era más fuerte de lo que se había calculado.

"Parece que está construido como un bunker. Es decepcionante que no se haya caído todo a la vez'', dijo.

Las cuadrillas de Dykon comenzaron a retirar escombros poco después de la explosión, a pesar de que la torre del ascensor estaba inclinada precariamente.

Sánchez aseguró que las cuadrillas de demolición tenían que evaluar la manera más segura de proseguir. ‘‘Esa es su especialidad, su vida'', dijo.

La explosión, la primera que se realiza de este tipo de en la ciudad de Coral Gables, estaba fijada originalmente para el 29 de marzo, pero los inspectores del ambiente del Condado encontraron asbestos en una de las escaleras, lo que hizo que la demolición se postergara hasta junio.

Aproximadamente 200 personas presenciaron la operación, entre ellas funcionarios municipales, arquitectos y corredores, según Vanessa Ballestas, portavoz de Ponce Circle Developers.

Varias familias se congregaron en una tienda de campaña a una cuadra del lugar y muchas tenían mascarillas cuando sonó la sirena avisando de la primera explosión. Después que el polvo se asentó, muchos se tomaron fotos familiares junto a la torre inclinada de fondo y fueron a desayunar al cercano Christy's Restaurant, cortesía del urbanista.

  Comentarios