Sur de la Florida

El vivero donde florecen los discapacitados

A primera vista, Sunrise Log Cabin Nursery es un hermoso vivero impecablemente cuidado como pudiera ser otro. Está colmado de variedades de plantas y flores, de coloridos letreros y de cerámicas. Los trabajadores podan, irrigan y limpian. Algunos saludan a los clientes efusivamente; otros se apenan con su llegada y prefieren retraerse.

Lo que lo distingue de otros viveros es que la mayoría de sus empleados son personas con discapacidades mentales y motoras quienes, rodeados de la naturaleza, se esfuerzan por ser funcionales --cada uno según su capacidad-- en un ambiente seguro.

Y como las semillas que plantan y ven crecer, ellos también florecen en el proceso.

"Ellos aprenden a asumir responsabilidades por cosas en las que pueden ver resultados'', explicó Nicole Schwedock-Aguila, la instructora de manualidades. "La idea es que apliquen esa responsabilidad en su diario vivir: ser respetuosos, higiénicos, ordenados y que tengan destrezas sociales''.

Stephanie Charles está semiparalizada en una silla de ruedas y casi no puede hablar. Pero eso no le impide sonreír con travesura y sujetar tierra con una mano y lentamente llenar una bolsa plástica. José Trevino, que tiene agilidad y ha aprendido a vivir independientemente, se ocupa de multiplicar las plantas y sabe cómo sanar las enfermas.

"Las ayudamos con agua fresca, tierra nueva y fertilizantes. Hacemos lo mejor que podemos'', expresó Trevino, de 37 años, mientras ordenaba una hilera de matas. ‘‘Nosotros queremos hacer algo por la comunidad''.

Fundado en 1975, Log Cabin, en el 8128 Collins Ave., Miami Beach, ha sido el sitio en el que cientos de personas con impedimentos de desarrollo han recibido su primer sueldo. Hace más de un año, Sunrise Community, una organización sin fines de lucro, asumió la administración, revitalizó el establecimiento y ahora también les ofrece entrenamiento vocacional y vivienda bajo supervisión a los discapacitados.

Mediante el cuidado de las plantas y otras experiencias de aprendizaje, buscan fomentar sus habilidades, en vez de que se enfoquen en sus discapacidades.

El vivero asiste a 31 adultos; el mayor tiene 68 años. Muchos fueron abandonados durante la niñez, por lo que además de sus condiciones, sufren de desórdenes sicoafectivos, dijo Patricia Orozco, una de las coordinadoras del programa.

No obstante, los miembros de Log Cabin están entre los más afortunados. Según la Agencia para Personas con Discapacidades, unas 3,000 personas se encuentran en lista de espera para obtener servicios especializados en los condados Miami-Dade y Monroe.

"Ellos quieren para sus vidas las mismas cosas que tenemos el resto de nosotros: tener amigos, ser parte de la comunidad, trabajar. . .", destacó Helene Good, presidenta de CCDH, una agencia en Miami que aboga por sus derechos. "Log Cabin es un modelo perfecto''.

El miércoles, los miembros del vivero estaban emocionados por la llegada de un fotógrafo y un reportero.

Victor Colón, de 37 años, se presentó inmediatamente: "Yo soy el que más trabajo hace'', alardeó, pues ya le permiten manejar la podadora eléctrica.

"A mí me gusta aquí. Me gustan las plantas, me gusta el agua, me gusta cortar, me gusta barrer. . .", detalló.

Algunos se acercaban a estrechar la mano a los visitantes e incluso a mostrar el fruto de su trabajo.

Dos hombres que estaban arrancando la hierba mala del suelo, enseñaron sus cubos llenos. Moses Mitchel, que no habla, no dejaba de barrer agitadamente a menos que le dijeran que era hora de ir al baño. Marty Halpern, que ha trabajado dos décadas en el vivero, recuerda que antes había más movimiento de ventas que ahora.

"Mientras más trabaje, más dinero gano'', expresó Halpern, de 68 años.

Con mucha paciencia, Gloria Segura los supervisaba durante la faena. Aunque entre ellos casi siempre reina la armonía, a veces pueden surgir roces.

"En el fondo, a pesar de sus discapacidades y de la distancia de sus familias, ellos son muy felices y agradecidos'', concluyó Segura. "Si ellos pueden serlo, nosotros también''.

  Comentarios