Sur de la Florida

Muere un desamparado en enfrentamiento con la policía de Miami

Lugar de los hechos donde murió un pordiosero a manos de la policía.
Lugar de los hechos donde murió un pordiosero a manos de la policía.

Todavía agresivo a pesar de haber sido alcanzado por la descarga eléctrica de una pistola Taser en medio de un frenesí de violencia, un desamparado que vivía en las calles del downtown de Miami trató de atacar con una botella rota a varios agentes antes de que uno le disparara, matándolo, informó la policía.

El desamparado falleció en la acera antes que los rescatistas pudieran salvarlo.

"Nuestro compañero se vio obligado a actuar en defensa propia", dijo Delrish Moss, portavoz de la policía.

''Con una botella rota una herida podría matar a cualquiera'', agregó Moss.

El incidente sucedió poco antes de las 6 p.m. frente al albergue de desamparados Camillus House, en la Calle 8 y la Avenida 1 del noreste.

El hombre comenzó a amenazar a una mujer que vive en el albergue, dijo el sargento Juan Méndez, que trabaja en sus horas libres como guardia de seguridad del centro, y ayudó a sacar al hombre del lugar.

Minutos después, el hombre –que según testigos tiene fama de causar problemas en el barrio– entró de nuevo al refugio y volvió a amenzar a los que viven allí.

''Yo venía de la biblioteca y sentí que él venía detrás de mí, diciéndome `Los odio a todos ustedes, negros' '', dijo Curtis Scott, un desamparado de 34 años, de Georgia.

''No sé por qué se metió conmigo. De vez en cuando yo le regalaba un dólar'', dijo Scott.

Jeanne Volk, asistente del director de Stand Up for Kids, un programa de ayuda para los adolescentes que huyen de casa, estaba recostada a un poste de la intersección mientras esperaba entrar para una cita cuando también fue amenazada por el sujeto.

''Hablaba en español y gritaba mucho'', dijo Volk.

El desamparado le pasó por al lado a Volk y luego regresó otra vez a la Avenida 1, con Méndez persiguiéndolo.

Cerca de la Calle 6 del noreste, el hombre se le enfrentó al sargento Méndez con la botella, pero estaba muy lejos para alcanzarlo, dijo Moss. Méndez pidió refuerzo por radio y en poco tiempo llegaron dos patrulleros para respaldarlo.

Volk dijo que el hombre se les fue encima con la botella.

Durante la confrontación el hombre les dijo a los agentes, `Van a tener que matarme o los mato yo a ustedes', dijo Moss.

El hombre recibió por lo menos dos descargas de la pistola Taser, que en casos normales hace que hombres mucho más corpulentos se desplomen, pero el desamparado siguió adelante.

''La Taser no surtió ningún efecto porque le fue encma al sargento de nuevo'', expresó Moss.

Fue en ese momento que uno de los dos patrulleros que llegaron, el agente Garrett Wing, le disparó con su arma de fuego.

Los rescatistas llegaron rápidamente pero no pudieron revivir al desamparado.

Hasta el momento la policía no ha identificado al hombre. Como sucede con la mayor parte de los incidentes en que un policía mata a alguien, la División de Asuntos Internos tiene que investigar.

Este tipo de situación se ve con poca frecuencia. En el pasado, la Policía ha recibido elogios por capacitar a sus agentes para enfrentarse a personas con problemas mentales.

  Comentarios