Sur de la Florida

Propietarios desilusionados esperaban menos impuestos

El gobernador Charlie Crist prometió a los floridanos que sus facturas de impuestos "bajarían sustancialmente'' si votaban en enero a favor de la reforma de impuestos a la propiedad.

Pero ahora, con los proyectos de ley sobre impuestos en la mano, los desilusionados propietarios e inversionistas del sur de la Florida dicen que la reducción es mínima.

"Yo esperaba algo más'', dijo Alfonso Llanes, vecino de Palmetto Bay y administrador retirado. Llanes es uno de los más de 400,000 propietarios del sur de la Florida que se han percatado que los impuestos han bajado, pero no mucho, y ni siquiera se acercan a la pérdida de más de 10 por ciento en el valor de mercado de sus viviendas en los últimos años.

Esto se debe a que el valor tasado de sus viviendas principales --la cantidad que cuenta para propósitos de impuestos-- ha seguido subiendo este año. Es una de las consecuencias clave de un sistema de impuestos a la propiedad que recompensa a los propietarios que han vivido muchos años en sus casas y penaliza a los que compraron cuando los precios se dispararon, como hace algunos años.

La ley Save Our Homes evitó que los impuestos alcanzaran niveles estratosféricos, pero ahora que los precios han comenzado a bajar afectando los esfuerzos por aliviar la carga tributaria.

Aunque los defensores más acérrimos del plan de reforma admitieron que la medida no solucionaría la crisis de impuestos a la propiedad, pero alegaron que era mejor que nada.

Las nuevas reglas duplicaron a $50,000 la exención fiscal a la mayoría de las viviendas y facilitaron que algunos propietarios transfirieran hasta $500,000 de valor fiscal protegido si se mudaban de vivienda.

Aunque propietarios como Llanes esperaban un alivio mayor del que posiblemente reciban, por lo menos es un comienzo, dijo Sterling Ivey, portavoz de Crist. Los electores, señaló Ivey, podrían reducir su factura fiscal aún más si la Corte Suprema de la Florida aprueba una propuesta para sustituir la parte del impuesto a la propiedad que se designa para financiar la educación pública con un aumento del impuesto a las ventas.

Llanes enfrenta una situación que podría convertirse en algo común a lo largo del estado durante la temporada de presupuesto del otoño.

El valor de mercado de la casa de 2,800 pies cuadrados que Llanes compró cuando su esposa murió hace cuatro años perdió $157,000 entre el 2007 y este año. Sin embargo, el valor impositivo aumentó $15,000.

El año pasado Llanes pagó $9,464 en impuestos a la propiedad. En función de ciertos factores, podría tener que pagar una factura de impuestos que oscilaría entre $8,861 y $9,110. "Mi valor de mercado bajó alrededor de 30 por ciento. ¡Treinta por ciento! Tengo más exenciones que el año pasado porque hoy soy un anciano y aprobaron la reforma fiscal. Pero estoy pagando casi lo mismo en impuestos. ¿Cómo puede suceder esto?".

La respuesta está en la ley Save Our Homes, una enmienda que aprobaron los

electores y que cambió radicalmente la forma en que se tasan las propiedades en la Florida.

Desde 1995 la enmienda ha limitado a un máximo del 3 por ciento anual o el aumento del Indice de Precios al Consumidor --el mayor de los dos-- cuánto puede subir el valor de amillaramiento de las propiedades con exención de impuestos. El valor calculado --la clave de los impuestos que los propietarios pagan realmente-- por lo general se fija más cerca del valor de mercado cuando la propiedad se vende.

Con el paso del tiempo, Save Our Homes ha creado disparidades cada vez mayores, a menudo en la misma cuadra. Una casa que fue propiedad de la misma familia durante décadas podría ser avaluada en cientos de miles de dólares menos que otra casa idéntica que se vendió a otra persona recientemente a un precio más alto.

En un mercado inmobilia

rio cada vez más a la baja, Save Our Homes exige a los tasadores de propiedades que apliquen el aumento en el valor tasable en momentos que el valor que genera el Save Our Homes es menor que el valor del mercado.

Marcus Sera, tasador de propiedades del Condado Miami-Dade, estima que la diferencia de $66,000 millones entre el valor de Save Our Homes y el valor de mercado significa ahorros de $1,200 millones para los dueños.

Otra queja común es la expectativa de que todos los valores de mercado deberían reducirse a medida que los precios de las viviendas bajan. Esto no ha sucedido, en parte porque la factura de impuestos de la Florida se calcula sobre la base de información que abarca ocho meses y ventas comparables hasta el primero de enero del 2008.

La estrepitosa caída del mercado este año no se reflejará hasta el próximo año.

La notificación fiscal que recibieron los propietarios en los últimos 10 días son proyecciones. La factura se enviará el primero de noviembre después que los gobiernos hayan celebrado audiencias y fijen una cifra.

Otro elemento clave en el paquete de reformas todavía no ha tenido consecuencias importantes en la venta de viviendas ni en el sistema de impuestos.

Los tasadores de propiedades dicen que no han sido abrumados con solicitudes de propietarios que tratan de sacar provecho a las nuevas cláusulas de "movilidad tributaria'', que permite a los propietarios vender su vivienda y transferir hasta $500,000 en valor protegido a una nueva vivienda.

La movilidad tributaria se creó para ayudar a los ancianos y a otras personas que llevan años viviendo en sus casas que querían vender pero no podían pagar los altos impuestos de una nueva propiedad.

Los inversionistas, especuladores y dueños de propiedades de alquiler que no han sido afectados por las fluctuaciones del mercado de Save Our Homes están encontrando incluso menos beneficios con las nuevas reglas.

Los más beneficiados --y los que posiblemente se quejen menos en las oficinas de los tasadores de propiedad-- son los que compraron viviendas durante el auge inmobiliario, entre el 2005 y el 2006, y han pagado impuestos mucho más altos que vecinos que han vivido allí durante décadas.

Los redactores David Gelles y Trenton Daniel, de The Miami Herald. contribuyeron a este reportaje.

  Comentarios