Sur de la Florida

Delegados de Florida se enfocan en el huracán Gustav

Una manifestación programada para apoyar al Partido Republicano ahora será un desayuno de oración. Los fondos inicialmente destinados a una fiesta al aire libre después de la convención se donarán a la Cruz Roja.

Es posible que el gobernador Charlie Crist sencillamente no asista a la Convención y se quede al tanto del ciclón en Tallahassee. Posiblemente su discurso a la convención sea por videoconferencia.

El ciclón Gustav y la perturbación ciclónica Hanna amenazaban el domingo la Convención Nacional epublicana, pero también le ofrecían al partido la oportunidad de anteponer la gente a la política, tres años después que el gobierno de Bush fuera objeto de severas críticas por su letárgica reacción ante Katrina.

"Es lo correcto tomar el dinero de la fiesta y dárselo a los que más lo necesitan'', dijo Jim Greer, presidente del Partido Republicano de la Florida, al comentar sobre la decisión de cancelar la fiesta planeada para después de la convención.

‘‘De todas maneras la pasaremos bien y celebraremos la nominación''.

Los cambios anunciados por los republicanos de la Florida reflejan los del partido nacional, de reducir la convención de cuatro días. Las actividades de hoy se limitarán a asuntos de procedimiento impostergables para nominar a McCain.

Con tormentas a ambos lados de la Península de la Florida, los planes de Crist están en el aire. Tenía plane-ado asistir a una recaudación de fondos en Nueva York y que hubiera regresado el sábado.

Pero el gobernador proyectó una actitud confiada durante una conferencia de prensa en Tallahassee y una entrevista televisada a todo el país. En lugar de responder preguntas sobre política, habló de ciclones.

Mientras tanto, las imágenes de satélite sustituyeron el constante metraje de la sorpresiva opción de McCain para candidata a la vicepresidencia, Sarah Palin, gobernadora de Alaska. Las encuestas muestran que la mayoría de los electores de la Florida no querían que Crist, elegido gobernador como ella hace menos de dos años, fuera el candidato a la vicepresidencia.

"Primeramente tenemos que estar aquí para el pueblo, y eso es lo que haré'', dijo Crist a la cadena CNN.

El jefe de despacho del gobernador, Eric Eikenberg, que fue a Minnesota en automóvil con su familia, el domingo por la tarde se preparaba para regresar a la Florida.

"Es desafortunado no poder estar aquí, pero es más importante que estemos preparados'', dijo Eikenberg. ‘‘En estos momentos la política partidista queda en un segundo plano''.

El presidente Bush y el vicepresidente Cheney anunciaron el domingo que no asistirán a la convención. La campaña de McCain ha estado pensando cómo rendir homenaje a este gobierno impopular.

‘‘Esto no es lo peor que le pueda pasar a la convención'', dijo Sid Dinerstein, presidente del Partido Repu-blicano en el Condado Palm Beach. "Esta convención tiene que dedicarse a John McCain''.

Pero en el hotel donde se quedaban los delegados de la Florida muchos estaban pendientes del Weather Channel en el bar. Los líderes del partido anunciaron que el desayuno del lunes para los delegados, que es generalmente un momento en que se busca levantar el entusiasmo de la convención, será un desayuno de oración abierto a todas las religiones. El partido preparó también un enlace en su página de internet para hacer donaciones a la Cruz Roja.

Greer es parte del Grupo de Trabajo de Estados Afectados, creado dos días atrás por el Comité Nacional Republicano para formular planes de emergencia para los delegados de los estados de la Costa del Golfo amenazados por el huracán. El Partido Republicano de la Florida ha ofrecido pagar el pasaje a los delegados que deseen regresar.

Los cambios en la convención podrían dejar a un lado al congresista federal Lincoln Diaz-Balart de Miami, quien se esperaba que pronunciara un discurso hoy por la noche. Su oficina envió un mensaje electrónico pidiendo oraciones y contribuciones para las víctimas de Gustav.

"Este es un cambio que muestra que hemos aprendido de nuestros errores cuando Katrina y que esta vez estamos mejor preparados'', afirmó Armando Gutiérrez, recaudador de fondos de Miami.

"Es una oportunidad para mostrar nuestra calidad como líderes y la gente va a prestar más atención a eso que a un montón de discursos''. No es la primera vez que los republicanos de la Florida han desechado presentarse en convenciones ante la amenaza de un ciclón. En el 2004 el entonces gobernador Jeb Bush se quedó en la Florida para hacer frente a los desastres de Charley en lugar de asistir a la convención en la que su hermano era nominado. Muchos delegados acortaron su estancia cuando las pantallas de televisión mostraron que Frances se acercaba a las costas de la Florida.

Paul Senft, miembro floridano del comité nacional, señaló que en el 2004 otros estados enviaron técnicos de electricidad y voluntarios para ayudar a la Florida a recuperarse de los ciclones.

"Esto no es un asunto de partido, es un asunto del pueblo'', dijo. "Nosotros en la Florida deberíamos saber esto mejor que nadie''.

Los 114 delegados de la Florida podrán asistir a la convención, aunque sólo podrán emitir 57 votos por haber celebrado sus primarias antes de tiempo en violación de las normas del partido. Greer aseguró a los delegados que disfrutarían de "asientos privilegiados'' en la convención.

Mary Ellen Klas, redactora de The Miami Herald, contribuyó a este reportaje.

breinhard@MiamiHerald.com

  Comentarios