Sur de la Florida

Detienen a anciano tras sospecha de asesinato en La Pequeña Habana

Jesus Pérez, de 71 años.
Jesus Pérez, de 71 años.

Jesús Pérez parecía un curioso habitual más que se encontraba en la escena del crimen.

Los detectives que se encontraban en el lugar de los hechos alejaron al anciano de la acera empapada de lluvia y sangre en La Pequeña Habana donde un desamparado había sido asesinado a cuchilladas. Incluso un patrullero ayudó a Pérez, de 71 años, a cruzar la calle.

Maldiciendo, Pérez se fue del lugar ayudándose con su bastón.

"Pensamos que sólo era un viejo protestón, que se acercó para ver qué estaba ocurriendo. Parecía inofensivo", dijo el sargento de la policía de Miami Confesor González. "Despues se alejó del lugar de la escena del crimen".

Pero los detectives dijeron que más tarde se percataron de que Pérez llevaba puesta la gorra de pelotero de color blanco que pertenecía al hombre apuñalado, Rubén Alvarez, de 45 años.

En la cámara de vigilancia de la farmacia Walgreens, el detective Rolando García había visto a Alvarez con la gorra blanca a principios de la noche.

La policía siguió a Pérez, y lo encontró todavía con la gorra puesta, manchada de sangre, y con un cuchillo ensangrentado en el bolsillo, dijo González.

Pérez admitió que luchó con Alvarez, pero no dijo que lo acuchilló, expresó la policía.

Fue acusado de asesinato en segundo grado.

Las autoridades dijeron que Alvarez fue atacado a apuñaladas el viernes en una parada de autobús que queda frente a una farmacia Walgreens localizada en el 1201 SW 1st Street, y luego fue hallado muerto en un banco Regions Bank que estaba cerca.

Al hablar de Pérez, el sargento González dijo: "Es un hombre tosco, gruñón y frío. Obviamente no le importa la vida de nadie".

  Comentarios