Sur de la Florida

Llega la familia y la policía de Broward a acuerdo en el caso Fatta

La familia de Todd Fatta, el agente del Departamento de Policía del Condado Broward (BSO) que fue asesinado hace cuatro años, llegó a un acuerdo con el BSO apenas cuatro días antes de que el caso fuera a juicio.

Andrew Yaffa, abogado de la familia Fatta, anunció hoy por la mañana en la corte del juez de Circuito Jeffrey Streitfeld que el BSO le pagará $200,000 a los familiares del policía. De igual modo, una factura de reclamación por la suma adicional de $1.8 millones podría presentarse ante la Legislatura, dijo Yaffa.

Fatta, de 33 años, fue asesinado por el residente de Fort Lauderdale Kenneth Wilk durante una redada a la casa de Wilk que tuvo lugar en el 2004, y que salió mal.

El año pasado, un jurado federal halló culpable a Wilk de homicidio en primer grado y lo sentenció a tres cadenas perpetuas consecutivas además de 30 años de prisión.

La familia de Fatta argumentó que el BSO debería ser considerado responsable de su muerte porque jamás llamó a un equipo SWAT para que asistiera en la redada a la casa.

El BSO admitió la falta, dijo Yaffa hoy. De igual modo, el BSO revisará sus procedimientos del equipo SWAT después de la muerte de Todd Fatta, los cuales exigen que sea el equipo SWAT quien se encargue de entrar en las casas durante este tipo de operativo, y que el equipo sea acompañado de una fuerza policial.

El acuerdo es la conclusión que la familia de Fatta estaba esperando.

''La familia está extremadamente aliviada de conocer la verdad, y dar por terminado este triste capítulo'', dijo Yaffa. "Por fin alguien dio un paso adelante para hacer lo correcto. Las pruebas en contra del BSO eran abrumadoras''.

No se sabe si el jefe de policía de Broward Al Lamberti firmó o no el acuerdo, algo que le preocupaba a Streitfeld, quien le pidió a los representantes del BSO que estuvieran presentes a las 2 p.m. en la audiencia de hoy.

Los familiares de Fatta, que vienen desde Buffalo, Nueva York, también estarán presentes en la audiencia.

La decisión para solucionar el caso en los tribunales tiene lugar apenas semanas después que Ken Jenne, ex jefe de la policía de Broward, quien en la actualidad cumple una condena por otro caso no relacionado, dijo en una deposición que Fatta podría haber sobrevivido si el BSO hubiera seguido sus procedimientos respecto a la entrega de órdenes de registro a sospechosos peligrosos.

Jenne dijo que el BSO debió haber utilizado el equipo SWAT -agentes especialmente entrenados para manejar situaciones peligrosas- para entregar la orden de registro en la casa de Wilk en Fort Lauderdale el 19 de agosto del 2004.

En su lugar, Fatta y otros agentes de la policía se presentaron en la vivienda de Wilk sin el apoyo apropiado.Wilk, un ex vendedor de automóviles, era conocido por tener en su casa un arsenal de armas potentes, y se cree que con anterioridad trató de matar a un policía.

Cuando fueron a entregar la orden de registro, Fatta fue quien entró en la casa primero.

Pero Wilk estaba esperando. Le disparó a Fatta, hiriéndolo de muerte, e hirió también a otro agente.

  Comentarios