Sur de la Florida

Cuatro jurados hispanos en el caso del "Valijagate"

Cuatro hispanos fueron seleccionados el jueves como jurados principales de un panel de 12 que juzgará al empresario venezolano Franklin Durán, acusado de actuar ilegalmente como agente encubierto de Venezuela.

Otros dos latinos integrarán el grupo de los cuatro suplentes del panel.

La selección se produjo al final de dos días y medio de reiterados interrogatorios durante los cuales el equipo de la defensa estuvo muy atento a los posibles prejuicios hacia el gobierno de Venezuela por parte de los candidatos.

En algunos casos el radar de la defensa fue bastante estricto.

Uno de los preseleccionados fue cuestionado, entre otras razones, porque la empresa para la que trabaja, Univisión, es en parte propiedad del empresario venezolano Gustavo Cisneros, que según la defensa, ha mantenido conversaciones de negocios con Veneco, compañía propiedad de Durán.

El jurado potencial fue eliminado porque en su lugar de trabajo estaba muy expuesto a la transmisión de noticias.

En otro caso uno de los candidatos debió explicar su relación con un amigo que trabajaba para la estatal petrolera PDVSA. La mayoría de los preseleccionados expresó un completo desconocimiento del caso de Durán.

Ed Shohat, abogado de la defensa, alegó en mociones anteriores que el sur de la Florida es una sede inconveniente para el juicio a Durán por el alto índice de residentes cubanos y venezolanos que profesan un desprecio común hacia los gobiernos de ambos países.

A lo cual se agrega, según el abogado, el rechazo emocional de muchos argentinos de la supuesta intromisión de Chávez en los asuntos de su país.

"En Miami, una larga proporción de jurados potenciales son refugiados de Cuba y es probable que muchos de ellos guarden una gran antipatía por todo aquel al que se le señale de haber trabajado bajo las órdenes de Hugo Chávez'', escribió Shohat en un recurso en julio.

La Fiscalía rechazó esos argumentos.

"En primer lugar, se debe cuestionar la legitimidad de usar el país de origen de un individuo como una presunción de parcialidad e incapacidad de obedecer las leyes de este país en su condición de jurado'', respondió el fiscal Thomas Mulvihill.

En esa oportunidad el fiscal descalificó por imprecisas estadísticas citadas por Shohat en las que se afirmaba que la mayoría de los preseleccionados podrían ser cubanos o argentinos. Para el Censo del 2000, los argentinos sólo llegaron al 0.6 por ciento de la población del Condado de Miami Dade. El jueves no fue posible establecer el perfil de los hispanos y su lugar de nacimiento.

Shohat dijo a El Nuevo Herald que prefería no hacer comentarios sobre la composición del jurado.

Si los huracanes que hacen fila en el Caribe lo permiten, el próximo martes los jurados escucharán los argumentos de apertura de la Fiscalía, que reservó dos horas para su intervención, y de la defensa, que pidió una hora.

Durán, quien ha seguido serenamente y con interés los procedimientos en la sala de audiencias, está acusado de conspirar junto con otros cuatro acusados que se declararon culpables.

La conspiración tuvo como objeto lograr que el empresario estadounidense venezolano Guido Alejandro Antonini, residente de Key Biscayne, no revelara el origen y destino de una valija con $800,000 que le fue confiscada en agosto del año pasado en Argentina.

  Comentarios