Sur de la Florida

El posible reemplazo de Crew sería del mismo sistema escolar

El superintendente Rudolph Crew.
El superintendente Rudolph Crew. The Miami Herald

Ahora que la gestión del superintendente Rudy Crew parece a punto de terminar, la persona que lo subs-tituirá seguramente saldrá de dentro del mismo sistema escolar.

La voluntad de la Junta Escolar de Miami-Dade de contratar en su propio interior contrasta marcadamente con el 2004, cuando una búsqueda a nivel nacional produjo finalistas que habían administrado distritos escolares en Nashville, Tennessee, Charlotte, Carolina del Norte, y Annapolis, Maryland. Uno de los aspirantes llegó a convertirse en el Comisionado de Educación de la Florida.

"La gente apoya a alguien que haya crecido dentro del sistema, que haya pasado años aquí y que conozca los detalles de esta comunidad'', dijo Martin Karp, miembro de la Junta Escolar.

La negociaciones probablemente comenzarán el lunes para pagarle a Crew por lo menos parte de su contrato. Distintos miembros de la Junta dicen que no están interesados en una búsqueda de nivel nacional y preferiblemente contratarían a alguien que ya esté trabajando dentro del sistema.

El contrato de Crew le garantiza dos años de salario ($700,000) si se le despide sin justificación. En lugar de pasar por una batalla legal en cuanto a si el distrito tiene motivos justificados para despedirlo, ambas partes han hablado de arreglarse con una suma inferior.

En el 2001, la Junta le pagó al entonces superintendente Roger Cuevas más de $600,000 por liberarlo de su contrato.

Con todas las objeciones que ha habido a la gestión de Crew, incluyendo dos presupuestos disparatados que casi han agotado las reservas monetarias y las acusaciones de encubrir un escándalo de agresión sexual vinculado a un jugador de football, lo más definitivo en su caída ha sido su turbulenta relación con la comunidad cubana. En muchos vecindarios, el hecho de que se negara a prohibir el controvertido libro infantil Vamos a Cuba nunca se comprendió ni se olvidó.

Y aunque los miembros de la Junta Escolar entrevistados evitaron dar detalles específicos, muchos utiliza-ron un lenguaje que insinúa que el próximo superintendente requerirá mejores relaciones en los diversos secto-res raciales y étnicos del condado.

"Creo que a nuestro distrito le viene bien tener a alguien que comprenda al distrito y a la comunidad y trate de familiarizarse con cada uno de los grupos'', dijo Perla Tabares Hantman, la vicepresidenta de la Junta, que el mes pasado votó a favor de despedir a Crew.

Tabares Hantman es una de sólo cuatro miembros que quedan en la Junta de los que contrataron a Crew en el 2004, y fue cuando aquello probablemente la que más abogó por una búsqueda nacional.

"Traer a alguien de fuera no ha funcionado'', reconoció ahora la funcionaria.

Incluso si la Junta hiciera una búsqueda extensa, no está claro si los educadores de alto nivel rechazarían los tóxicos detalles políticos que contribuyeron a desmoronar el desempeño de Crew.

"No habrá quien consiga a alguien que venga para este distrito'', dijo Agustín Barrera, el presidente de la Junta, que emitió el voto crucial que impidió la cesantía de Crew. "Creo que siempre sería mejor un proceso abierto, pero por el momento, el mejor candidato tal vez esté aquí mismo''.

A nivel nacional, las pugnas en distritos escolares en las grandes ciudades son notoriamente agrias; de hecho, eso es tan común, que un experto dice que la que ha tenido lugar en Miami-Dade no fue lo suficientemente mala como para influir sobre la nueva búsqueda.

"Los superintendentes toman decisiones a diario, y tienden a ser impopulares'', dijo Dan Domenech, director de la Asociación Nacional de Superintendentes Escolares.

mpinzur@MiamiHerald.com

  Comentarios