Sur de la Florida

Las bodas románticas gratis en la playa serán historia

Tania Baker se considera una novia afortunada. El 31 de agosto ella se casó con su prometido en las arenas de Miami Beach, con suaves olas, puesta de sol y la alegría de sus invitados.

Y no tuvo que gastar un centavo para casarse en la playa.

Pero las futuras desposadas tal vez no tengan la misma suerte.

A partir del próximo mes las parejas deberán pagar por el privilegio de intercambiar votos en Miami Beach.

Con excepción del pequeño pueblo de Golden Beach --donde se cobran $50 por las bodas-- y los parques que opera el Condado, las parejas pueden casarse sin pagar nada en las playas de Miami Dade.

Las razones de la propuesta de cobrar las bodas en la playa, que se debatirá en una próxima reunión de la Comisión, no tiene nada de romántico.

Como otras ciudades del condado, Miami Beach enfrenta una crisis de presupuesto este año.

Baker y su esposo Rayon Nelson, que viven en Jacksonville, sintieron el alivio de no tener que agregar un nuevo gasto a su presupuesto de $1,800, que incluía hotel, comida y flores.

Baker dice que si le hubieran cobradopor casarse junto al mar habría buscado otra opción.

"No creo que sea correcto que un gobierno municipal le cobre a la gente por casarse en la playa. Es un lugar público'', dijo Baker, de 39 años, quien eligió una ceremonia de estilo tropical para rendir homenaje a las raíces jamaiquinas de su esposo.

Según las normas en vigor, las parejas que no habiten en la ciudad y deseen casarse en la playa, deben obtener un permiso que cuesta $250. Esto se aplica en los casos en que se utilicen en la ceremonia objetos como sillas, toldos e incluso --como en el caso de Baker-- varias antorchas hawaianas.

Los enamorados locales tienen un descuento del 50 por ciento.

Max Sklar, director de Desarrollo Cultural y Turístico de Miami Beach, afirma que el gobierno municipal no tiene nada contra las bodas en la playa pero que era necesario encontrar la forma de manejar el aumento de bodas en las arenas de Miami Beach.

"Va a subir el costo de supervisar los grupos, las estructuras temporales y la gente que maneja a la playa'', afirmó Sklar.

El gobierno municipal emite permisos gratis para las bodas junto al mar, incluso las muy complicadas, que utilizan carpas, arcos y arreglos florales.

El año pasado el número de permisos aumentó a 263, en comparación con 130 en el 2006.

Las ceremonias muy austeras --sin accesorios, sillas, músicos y menos de 100 invitados-- no necesitarán per-miso, lo que permanecerá sin cambios en la propuesta.

También se contempla aumentar el precio del estacionamiento, los cargos en los campos de golf y un nuevo cargo que cobra $2,000 por distribuir artículos gratis como bebidas energizantes en South Beach.

Pero para bien o para mal, es la cuota por las bodas lo que causa más alboroto, al menos entre los planificado-res de ceremonias y clientes.

Jackie Farah Fernández, una organizadora de bodas de Miami, dijo que el impuesto puede alterar los planes de novias con poco presupuesto pero que sus clientes suelen pagar $80,000 o más por una boda fabuloso.

La media nacional de una ceremonia matrimonial es $28,000, en comparación con $32,000 en el sur de la Florida.

"No pienso que sea muy caro en comparación con todo lo demás'', dijo Fernández, quien ha coordinado muchas bodas en Miami Beach.

Naturalmente, hay otras opciones.

El gobierno municipal de Golden Beach cobra un depósito de $250, de los cuales devuelve $200 después de la ceremonia, pero sólo permite a los vecinos de la zona casarse en su playa privada.

Las bodas en lugares como Haulover Beach Park, operada por el condado, pueden ser más caras. Los cargos del condado ascienden a entre $235 y $535, explicó Edith Torres, vocera del Departamento de Parques y Recrea-ción de Miami Dade.

Y más al norte por Collins Avenue están lugares como Bal Harbour, donde no se cobra nada por casarse en la playa y no se planea hacerlo.

"La playa es pública. No cobramos impuesto'', dijo Alfred Treppeda, gerente de la villa de Bal Harbour.

Pero Miami Beach, con sus hoteles Art Deco frente al mar, su agitada vida nocturna y su atractivo de zona del jet-set, seguirá atrayendo parejas, con o sin cargo por ceremonias frente al mar.

"Somos famosos'', afirma Fernández, la planificadora de bodas. "Esto es como Las Vegas''.

  Comentarios