Sur de la Florida

Testigo en caso Antonini implica a Bolivia

Guido Alejandro Antonini junto a Franklin Durán (derecha).
Guido Alejandro Antonini junto a Franklin Durán (derecha). Archivos del Herald

El empresario venezolano Franklin Durán le vendió equipos de seguridad a Bolivia y le aseguró a Guido Antonini Wilson que el presidente Hugo Chávez despediría a todos los involucrados en el caso del maletín, incluyendo al presidente de PDVSA, Rafael Ramírez, en una aparente acción ejemplarizante para desligarse del escándalo, afirmó el viernes un testigo en una corte federal en Miami.

Al final de la tercera semana del polémico juicio contra Durán en una corte federal de Miami, el abogado venezolano Moisés Maionica continuó dando detalles el viernes de las reuniones y acciones que supuestamente coordinó con Durán y con el jefe de la inteligencia política venezolana, general Henry Rangel Silva, para que Antonini pudiera justificar la legitimidad de los $800,000 que le fueron confiscados en Argentina.

El largo interrogatorio de Maionica, dirigido por el abogado defensor Edward Shohat, evitó la presentación como testigo por parte de la fiscalía federal del jefe de la DEA en Caracas, Thomas Adler, prevista para el viernes.

Segmentos reveladores de la conversación grabada por el FBI en el restaurant Bravo de Fort Lauderdale el 30 de noviembre del año pasado, en la que participaron Durán, Antonini, Maionica y su socio Nicolás Rosini, fueron analizadas en detalle en una intensa sesión, cuyo aparente objetivo era minar la credibilidad de Maionica, quien se declaró culpable de los cargos de actuar como agente de un gobierno extranjero y que fue presentado por la fiscalía como testigo.

Entre las evidencias presentadas por Shohat estuvieron una transcripción de conversaciones a través de un teléfono Blackberry entre Maionica y Durán, y dos facturas de la venta de vehículos y de equipos de seguridad destinados a la Copa América de fútbol, en la que participaron Antonini y Durán, y que iban a ser utilizadas como documentos para justificar que Antonini había ganado $800,000 en esa operación de forma legítima.

Según los documentos, la operación fue real y legal, y se pagó con fondos de la partida secreta de la Disip por orden del general Rangel Silva, pero el monto verdadero no alcanzaba los $600,000.

La mención de la venta de equipos de seguridad a Bolivia (no se especificó el tipo de equipos vendidos) surgió cuando Shohat intentaba demostrar que una reunión clave que sostuvieron Durán y Maionica con el general Rangel Silva, en la sede de la Disip en Caracas, no tuvo como objeto discutir exclusivamente la forma de encubrir el origen de los $800,000 decomisados a Antonini, sino para tratar varios asuntos, entre ellos la negociación con Bolivia.

Maionica respondió que las negociaciones para vender equipo al gobierno de Evo Morales, se dieron al día siguiente del encuentro en la Disip, y que en esa reunión estuvo presente el embajador de Venezuela en Bolivia, Julio Montes, un diplomático que anteriormente fue embajador en La Habana.

Maionica no supo decir si los documentos para justificar el origen del dinero del maletín, que el general Rangel Silva había aceptado suministrar, eran reales o falsos. Sin embargo, el abogado venezolano aclaró que "lo que sé es que era falso lo que se pretendía justificar con esos documentos''.

Shotat presentó dos facturas emitidas por la firma Venuz Inc, con sede en Key Biscayne y propiedad de Antonini, con la venta de una flotilla de seis vehículos Toyota para la Copa América por $212,209.33, incluyendo el pago de 5 por ciento de ‘‘comisión'', así como de "equipos de seguridad'' por un monto de $585,000, aunque sin detallar qué tipo de equipos fueron vendidos.

Una segunda factura mostró una operación de venta de chaquetas de seguridad por un monto de $17,500, también para la Copa América, que tenía la cifra de $585,000 manuscrita en la parte inferior de la factura. Ante una pregunta de Shohat, Maionica dijo desconocer si había intención de presentar la factura de las chaquetas de seguridad con un sobreprecio.

Ambas facturas iban a ser usadas presuntamente para justificar el origen de los $800,000, modificando los montos reales por montos falsos.

Aparentemente con el fin de tranquilizar a Antonini durante la conversación en el restaurante de Fort Lauderdale, Durán le dijo que el presidente Chávez "va a sacar a todo el mundo que tenga que ver'' con el asunto por lo "que ya no importa que hables de Rafael (Ramírez, presidente de PDVSA) o de fulano, porque ya Rafael no va a estar en el cargo''.

También afirmó que "ya Cristina (Fernández de Kirchner, presidenta argentina) ganó en Argentina, ya no, ya no va a perderla'', refiriéndose a las elecciones presidenciales.

La presentación del jefe de la DEA en Caracas, Thomas Adler, podría producirse el martes próximo cuando continúe el juicio, si la juez Joan Lenard decide que la presentación de Adler como testigo no es "colateral'' al caso, como dijo el abogado Shohat al objetar al testigo de la fiscalía argumentando que su testimonio es irrelevante en el caso.

Sin embargo, el fiscal asistente John Shipley sostuvo que la presentación de Adler es relevante porque Durán menciona en una conversación con Antonini que se reunió con el jefe de la DEA, en un supuesto intento para tratar de calmar a Antonini y convencerlo de aceptar un acuerdo para ocultar el origen del dinero del maletín.

ocasto@herald.com

  Comentarios