Sur de la Florida

‘Buitres' sobrevuelan el mercado de bienes raíces

Durante aproximadamente un año, los llamados fondos buitre han sobrevolado el asediado mercado de bienes raíces, esperando que haya suficientes cadáveres que fuercen elevados descuentos en los grandes bloques de apartamentos sin vender. Algunos creen que el desplome de Wall Street la semana pasada podría anunciar la llegada de ese momento.

Unos 100 fondos de inversión andan en busca de gangas de bienes raíces en el sur de la Florida, esperando adquirir propiedades a muy bajos precios durante la crisis. Su objetivo son los edificios de apartamentos en los que los contratistas y las entidades de préstamos no pueden vender suficientes unidades para pagar los préstamos de construcción.

"Los limpiafondos esperan la oportunidad'', dice Víctor López , ex ejecutivo de urbanización de Hyatt que ahora gestiona ventas comerciales. "Hay muchos por ahí que están diciendo: ‘Este es el momento' ''.

Si López tiene razón, sería una de la señales más claras de que el agobiado mercado de bienes raíces de la Florida ha tocado fondo, lo que acercaría más la región a una recuperación. La opinión es que cuando los inversionistas buitre compran, ya los demás pueden hacerlo con seguridad. Los buitres negocian con efectivo sobre la mesa, pero exigen que los contratistas y los bancos acepten un precio con descuento, normalmente entre 40 y 50 centavos por dólar.

A pesar de toda la atención que esos fondos reciben en los medios y entre la gente de bienes raíces, hasta ahora sólo se han concretado un par de operaciones, según fuentes del sector.

"No pasa un día en que no reciba una llamada de algún inversionista potencial'', dice Ramiro Ortiz, presidente de BankUnited Financial, de Coral Gables. "Pero ofrecen 50 centavos por dólar. Estoy lo suficientemente claro para saber que eso no me conviene'', agrega.

Michael Cannon, analista de bienes raíces, considera que los fondos interesados exageran la crisis que enfrentan los contratistas y los bancos. Agrega que por el momento se está vendiendo una cantidad suficiente de apartamentos que permite a los contratistas pagar los préstamos de construcción y otros.

"No hay pánico'', dice Cannon.

Pero después de la peor semana del sistema financiero de Estados Unidos desde la Gran Depresión, los administradores de fondos creen que tienen más poder para negociar.

"Dos grandes fondos de cobertura me llamaron ayer. Están llegando en olas a Miami'', afirma Gregory Rumpel, agente hotelero de Jones Lang LaSalle, un día

después que Lehman Brothers se acogiera a la protección de las leyes de bancarrota. ‘‘Están pensando que es el golpe que necesitaban para asustar a la gente''.

Un alto ejecutivo de préstamos de un banco del sur de la Florida que prefirió mantenerse en el anonimato dijo que su banco ha rechazado ofertas de los fondos buitre, pero pronostica que la resis

tencia no va a durar mucho más. "Las condiciones del mercado no parecen estar mejorando. En determinado momento hay que rendirse'', afirmó el ejecutivo. "Esos buitres comienzan a parecer atractivos''.

Algunos creen que las lúgubres noticias de Wall Street serán un despertar para los fondos buitre y los hará decidir que la debacle ha alcanzado su clímax y es hora de negociar.

"Cuando uno habla con la mayoría de los llamados inversionistas buitre, todos dicen que quieren comprar cuando haya corrido la sangre'', señala dice Peter Zalewski, socio de Condo Vultures, que gestiona la compraventa de condominios con problemas. "Esa es la señal que buscan''.

Cualquier cambio no se va a notar hasta dentro de unos meses, en lo que las complicadas gestiones de vender y comprar docenas de condominios se concretan.

"Estamos activos en este mercado desde hace casi dos años'', sostiene Matthew Martínez, cuya firma de Coral Gables, Pangea Select, ayuda a los fondos buitre a buscar propiedades en el sur de la Florida. "Hemos hecho 32 ofertas y ahora es que vamos a cerrar el contrato de la primera'', apunta.

La fluctuación de la moneda también añade un sentido de urgencia a los fondos que tienen inversiones procedentes de otros países. "Israel tiene mucho invertido aquí'', apunta Adam Greenberg, director administrativo de BayBridge Real Estate Group.

Peter Wells quiere invertir unos $600 millones de inversionistas y dinero prestado en bienes raíces en el área de Miami, pero no ha encontrado ningún vendedor motivado. Es socio de Condo Capital Solutions, un fondo de Denver que anda en busca de negocios en grande en la Florida y Arizona.

  Comentarios