Sur de la Florida

Estaciones independientes de gasolina ante difícil situación

La pulcra gasolinera de Ralph Sheffield ha estado abierta las 24 horas desde hace 13 años y ha mantenido encendidas sus luces incluso en las mañanas de Navidad.

Pero todo eso terminó la semana pasada tras pasar ocho días sin recibir gasolina, lo que lo forzó a cerrar temprano por las noches. A pesar de los multitudes que abarrotan la estación cuando tiene combustible, Sheffield estima que sus ventas de gasolina van a bajar alrededor de un 30 por ciento en este mes.

La escasez de combustible en el Sudeste está afectando a las estaciones independientes que se apoyan en las ventas de gasolina para atraer clientes que también compran meriendas, refrescos y otros artículos. "Hay pánico'', dijo Sheffield. "Y estamos muy frustrados''.

Por lo menos un analista declaró que la grandes compañías petroleras están abasteciendo a sus estaciones y eliminando a los detallistas independientes. Los expertos dicen que pudieran pasar semanas antes de que la región tenga un abastecimiento normal de gasolina.

Las grandes compañías petroleras poseen menos del 5 por ciento de las gasolineras. La mayoría es propiedad de pequeños detallistas.

La escasez ha puesto de manifiesto la difícil situación de esos detallistas, que afrontan precios más altos por sus suministros --cuando pueden recibirlos-- así como acusaciones ocasionales de manipular los precios.

Las gasolineras pagan decenas de miles de dólares por cada embarque antes de ver un solo centavo de ganancia. Con el tiempo, muchas sólo ganan unos centavos por cada galón de gasolina, un margen que puede desaparecer cuando se añaden las tarifas de las tarjetas de crédito.

En muchas gasolineras, es la venta de otros productos lo que deja dinero. La gasolina es algo que se expende para atraer compradores de otros artículos con mayores márgenes de ganancia, como el café o los sandwiches.

Pero ahora es más difícil vender refrescos o vinos. "Las colas de gasolina perjudican las ventas porque nadie tiene tiempo para entrar y comprar nada'', dijo Edward Holmes, dueño de Holmes Oil de Carolina del Norte, que administra 23 tiendas bajo las marcas Exxon y BP.

Políticos, dueños de gasolineras y analistas han advertido que la red de abastecimiento del país no está preparada para el tipo de pánico que ha afectado partes del Sudeste, donde la gente tiene que hacer largas colas.

  Comentarios