Sur de la Florida

Acuerdos políticos influyen en presupuesto del Condado

El comisionado de Miami-Dade, Javier de Souto, en una reunión del Condado.
El comisionado de Miami-Dade, Javier de Souto, en una reunión del Condado. Herald Staff

Ahora que los comisionados de Miami-Dade aceptaron el presupuesto del alcalde y el administrador, los contribuyentes podrán ver el resultado en blanco y negro en sus cuentas de impuestos.

Pero lo que probablemente no vean son los acuerdos políticos entre comisionados y administradores, que se tradujeron en un acuerdo final sobre el presupuesto.

El equilibrio del presupuesto redujo modestamente las cuentas de impuestos para la mayoría de los propietarios de viviendas debido a que se se duplicó la exención del homestead, al tiempo que aumentaron las tasas fiscales generales. También permitió que los políticos dijeran que redujeron los impuestos cuando en realidad aumentaron las tasas.

Los comisionados que aprobaron el equilibrio también salieron ganando al usar su influencia en materia de presupuesto para financiar proyectos en sus distritos.

Entre las partidas del presupuesto de $7,400 millones están: $300,000 para una feria ganadera en el distrito de Javier de Souto, comisionado del condado. El enclave nordeste de la comisionada Sally Heyman obtuvo por fin su barco de bomberos, a un costo de $675,000.

El condado asignó $250,000 para mantener a flote la Comisión de Deportes de Miami-Dade. Su copresidente: José "Pepe'' Díaz.

El presidente Bruno Barreiro participó en la decisión.

Cuando el documentalista Cork Friedman causó una tormenta al mostrar un video de comida podrida y cristales rotos que había visto mientras corría por la mañana en South Beach, Barreiro, cuyo distrito abarca la Playa, se molestó.

Ahora los vecinos tienen nueve puestos de trabajo a tiempo completo para limpiar la playa a un costo de $543,000.

El administrador del condado, George Burgess, consideró los acuerdos una pieza de un enorme rompecabezas presupuestario.

"Algunas de estas cosas son proyectos que proponen los comisionados. Otros ya los teníamos contemplados'', dijo.

El comisionado Carlos Giménez tuvo otra opinión: "Es un equivalente de asignación de fondos''.

Esta asignación de fondos también ocurre en Washington, pagos específicos negociados por los políticos para beneficiar a su distrito.

Hace unos años, después de varias de batallas contenciosas de presupuesto, Burgess comenzó a reunirse por separado con cada uno de los miembros de la junta para facilitar el proceso a medida que las reuniones para discutir el presupuesto eran cada vez más breves y el público tenía menos voz.

La falta de voz pública no fue del agrado de Richard Steinberg, vicealcalde de Miami Beach ex presidente de la Liga de las Ciudades de Miami-Dade.

Steinberg dijo que había solicitado reuniones con el condado que se celebrarían más de una semana antes de la reunión final sobre el presupuesto, y finalmente se la concedieron la mañana de la votación.

"El mayor problema es la transparencia'', dijo. "Al público hay que darle al menos la oportunidad de estudiar el presupuesto y hacer comentarios'', dijo.

Un vistazo a la batalla presupuestaria muestra que los comisionados estaban muy conscientes de que tenían un período muy corto para conseguir dinero para sus distritos mientras el presupuesto de discutía a toda velocidad en septiembre.

En una vista dos semanas antes de aprobarse el presupuesto, el comisionado Joe Martínez se dirigió directamente a Burgess cuando dijo que hablaría de sus preocupaciones.

"Si usted las acepta, apoyaré su presupuesto'', dijo Martínez. "En caso contrario, yo tampoco lo haré''.

A fin de cuentas, lo hizo.

De Souto defendió la feria ganadera aduciendo que crea puestos de trabajo. Sosa maniobró para obtener fondos para su Programa de Mejoramiento de la Calidad del Vecindario y alegó que a los vecinos les interesan más las cuestiones cercanas a sus viviendas.

Heyman dijo que había ayudado a salvar cinco puestos de trabajo en el Departamento de Servicios para Animales del condado y que impidió reducciones en el Centro de Llamadas 311, que prestan servicios a todo el condado.

En cuanto a la embarcación de bomberos, "eso me decidió. Pero ese barco presta servicios a toda la costa y el Canal Intracostero'', dijo.

El presupuesto fue aprobado 12-1, con el voto negativo de Giménez.

Aunque es cierto que la cuenta de impuestos de la mayoría de los propietarios de viviendas será menor este año, también es el primer aumento en cinco años de la tasa general de impuestos no obligada por el estado.

El presupuesto operativo del condado aumentó en $30 millones, lo que permite a Burgess y Alvarez salvar a algunos programas populares, como el reformatorio para adolescentes indisciplinados y la Comisión de Etica del condado.

"Hicimos algunos ajustes quirúrgicos'', dijo Burgess.

El alcalde y el administrador aprovecharon una votación en junio que redujo los impuestos como forma de aumentar la tasa fiscal del condado lo suficiente para que los propietarios pudieran ahorrar algo, por poco que fuese.

"Queremos aliviar la carga impositiva'', dijo Burgess. "Y aprobamos los ahorros''.

El aumento en los impuestos del condado le costará al propietario de una casa tasada en $250,000 algo más de $53 en ahorros perdidos. Debido a que la exención del homestead se duplicó, ese propietario se ahorra entre $91 y $129 en comparación con el año pasado.

No obstante, los arrendatarios y dueños de propiedades comerciales probablemente vean un alza en su alquiler e impuestos, respectivamente, porque fueron eximidos de la votación de enero.

El condado pudo aumentar la tasa impositiva general --que todos pagan en Dade-- porque una supermayoría de los comisionados votó por por un aumento superior al máximo estatal, una cifra que fija el estado y que considera que no debe superarse.

Esto no era lo que algunos legisladores pensaban cuando el año pasado decidieron dejar que los votantes del condado decidieron si querían duplicar su exención del homestead para reducir su cuenta de impuestos. Casi el 70 por ciento de los electores lo aprobó.

"Se aprovecharon. Nuestra intención era ahorrarles dinero'', dijo el representante estatal Julio Robaina, republicano por South Miami.

Robaina habló con Burgess durante el proceso presupuestario para expresarle su indignación por el intento del condado de aprovecharse de la reducción de la tasa. Burgess dice que el condado y 26 de sus 35 municipalidades votaron por gran mayoría el aumento de las tasas por encima de lo que el estado denomina tasa máxima.

Giménez dijo: "Esto es un aumento directo del impuesto a estas propiedades. La gente votó para ahorrarse dinero, ¿y qué recibieron?

El presupuesto deposita sobre los habitantes de municipios con sus propios sistemas de bibliotecas y bomberos, como Hialeah, Miami, Miami Beach, Coral Gables y Key Biscayne.

Esto se debe a que esos municipios ahora pagan unos $8 millones en costos de comunicación de los bomberos del condado, el único que tiene su propio distrito fiscal. Por consiguiente, los vecinos de municipios con bomberos propios pagando servicios que rara vez usan.

El alcalde de Hialeah, Julio Robaina, abordó el cambio en los servicios de bomberos y el aumento a nivel del condado.

"Cuando el 70 por ciento de los electores lo aprueban, tenemos que respetar eso'', dijo Robaina, que no tiene parentesco con el representante estatal por South Miami.

Burgess alega por su parte que todos en la zona no incorporada de Dade y 30 de las 35 municipalidades del condado usan el distrito de bomberos del condado.

Pese a los $30 millones en ingresos adicionales que se esperan este año, el condado planea reducir su plantilla en casi 800 plazas. Sin embargo, la mayoría de estas plazas están vacantes.

Burgess dijo que si los comisionados no hubieran decidido aumentar la tasa del condado, la recogida de basura se habría reducido, las carreteras se habrían deteriorado y es posible que los parques públicos habrían tenido que cerrar más temprano.

"Se habrían reducido muchos servicios'', dijo el administrador.

  Comentarios