Sur de la Florida

Rick Sánchez estrena un novedoso proyecto en la cadena CNN

RICK SANCHEZ regresa. Ahora su nuevo programa en CNN, que se transmite de 3 a 4 p.m. los días de 
entresemana, podría ser la primera experiencia verdaderamente multimedia de la televisión. En la foto, aparece Sánchez cuando trabajaba para el canal 6 de Miami.
RICK SANCHEZ regresa. Ahora su nuevo programa en CNN, que se transmite de 3 a 4 p.m. los días de entresemana, podría ser la primera experiencia verdaderamente multimedia de la televisión. En la foto, aparece Sánchez cuando trabajaba para el canal 6 de Miami. Archivo

Uno no sabe si esto es realmente CNN, o si estamos atrapados dentro de una máquina de jugar pinball junto a Rick Sanchez. Rick dibuja diagramas del proyecto de rescate bancario con un telestrator, ¡como si fuera una jugada de football! ¡Y ahora tenemos un video de las damas de The View peleándose a causa de Sarah Palin! Espera, ¡un tren se estrelló en Los Angeles mientras el ingeniero enviaba mensajes de texto a sus amigos de internet! Y PunditGirl está en el servicio de mensajería de internet de Twitter, ¡exigiendo que el segundo al mando del Departamento del Tesoro explique cuántos bancos más van a quebrar!

Bienvenido a la hora más rápida de las noticias televisivas. Rick Sánchez, quien hace dos décadas fue el pionero del formato sensacionalista estilo "si hay sangre va a primera plana'' en WSVN que cundió por todo el país desde el sur de la Florida como una plaga, ha vuelto a las andadas.

Su nuevo programa de CNN, que se transmite de 3 a 4 p.m. los días entresemana, podría ser la primera experiencia verdaderamente multimedia de la televisión, mezclando videoclips, entrevistas en vivo y chats de internet en un vertiginoso bombardeo sensorial que podría ser el futuro de las noticias televisivas, o su muerte.

"Es rápido, es extremadamente rápido, es demasiado rápido para mi gusto'', opina Sam Roberts, ex productor de CBS News quien se retiró recientemente de su puesto de profesor de Periodismo de Radio y Televisión en la Universidad de Miami. "Pero la prensa televisiva tiene que evolucionar, y es posible que esta sea la dirección en que necesita moverse''.

Hay señales de que la teleaudiencia está de acuerdo. Desde su lanzamiento casi sin promoción hace un mes, la audiencia del programa de Sánchez ha aumentado en casi un 25 por ciento, a casi 900,000. Además, decenas de miles de sus televidentes se han inscrito para intercambiar mensajes y preguntas a través de los websites de redes sociales Twitter, Facebook y MySpace.

El programa está salpicado continuamente por una cascada de comentarios y preguntas de los televidentes a través de internet, junto a noticias, videos y escándalos.

"Rick ha desencadenado el poder de Twitter'', afirma Jon Klein, director de las operaciones de CNN en Estados Unidos, refiriéndose al website de redes sociales cuyos miembros se comunican instantáneamente por medio de mensajes de alrededor de 25 palabras y que figura prominentemente en el programa de Sánchez.

"La velocidad de la vida ha aumentado. Hemos ido del ciclo noticioso de las redes televisivas, que transmitía un noticiero una vez al día a las 6:30, al ciclo noticioso de la televisión por cable las 24 horas; luego al ciclo noticioso de internet, casi instantáneo, y de ahí al ciclo noticioso de los blogs, donde ni siquiera tiene que haber noticias.

"Ahora hemos llegado a Twitter, que es la vida segundo a segundo: agarro el teléfono, estoy en el teléfono, abro una Coca-Cola. Esa es la velocidad del programa de Rick''.

Practicamente todos los servicios noticiosos de televisión han tomado medidas para vincularse a su audiencia por medio de internet, permitiendo en particular a los llamados "ciudadanos periodistas'' -- prácticamente cualquiera con una cámara y una computadora-- que contribuyan con videos y noticias, aunque sea una práctica llena de peligros.

"Los noticieros tradicionaestán perdiendo televidentes'', dice Sánchez, de 50 años. "Y ellos no se estaban yendo a otro noticiero, estaban yéndose a internet.

"Usar los websites de redes sociales como parte del programa acorta la distancia entre el televidente y la transmisión. Ellos se sienten parte de la misma.

Klein, de la CNN, añade: "Esa fue siempre una habilidad de Rick, hacerte sentir que estaba hablando contigo. Ahora, gracias a la tecnología, él lo hace de verdad''.

Esto es literalmente cierto. Durante las pausas comerciales, Sánchez busca frenéticamente en los tableros de mensajes de internet, ya sea preguntas para su próximo invitado o información para apoyar la próxima noticia.

(‘‘Hey, ¿hay algo de gas natural en el norte de Georgia?") A menudo él proyecta en la pantalla sus hallazgos.

Los resultados pueden ser incómodos para sus invitados. La semana pasada, los televidentes de Sánchez enviaron un correo electrónico al subsecretario del Tesoro David McCormick interrogándolo sobre el rescate de los bancos --‘‘¡Lo que yo quiero saber es por qué no se hizo nada hace tiempo, cuando todo el mundo estaba advirtiendo que algo así iba a pasar!''-- que por momentos lo pusieron en apuros.

"De cierta manera, el programa es Larry King con esteroides'', dice Roberts. "¿Se acuerdan del antiguo programa de radio de King? ‘¡Hola, Wichita, estás en el aire!' La idea de usar la internet y todo su poder para permitir a los televidentes hablar directamente con la fuente es increíble''.

Este también podría ser el mayor peligro potencial para el programa de Sánchez, que, como las entrevistas radiales, deja de ser un medio noticioso para convertirse en un lugar para que los oyentes se desahoguen durante sus 15 segundos (o, en el caso de Twitter, 25 palabras o menos) de fama. Pero Sánchez asegura que esas preocupaciones son básicamente modos anticuados de pensar.

"Involucrar a la teleaudiencia en el programa no es necesariamente inclinarse ante su narcisismo'', afirma. "Es un reflejo de cómo los estadounidenses se hablan en nuestros días, y de cómo reciben su información. . ."

"A veces hay que sacar ventaja a las cosas. Si la tecnología de hoy da a la gente la oportunidad de sentirse conectados unos con otros, que es exactamente lo que hacen los webistes de redes sociales, entonces tenemos que aprovechar eso. Otras redes televisivas van a hacerlo también --yo espero que esto se vuelva una tendencia, exactamente como lo que hacíamos en WSVN se volvió una tendencia.

Excepto que, esta vez, yo podría estar un poco más orgulloso de ello''.

ggarvin@MiamiHerald.com

  Comentarios