Sur de la Florida

De nada valieron las mentiras. El ‘Robin Hood’ que envió ayuda a Puerto Rico ahora está tras las rejas

Poco después de que el huracán María arrasara con Puerto Rico, un hombre llamado Emilio contactó a voluntarios en Miami que estaban recogiendo ayuda para la isla. Les dijo que era millonario y miembro de una acaudalada familia boricua. Ofreció pagar casi un millón de dólares por los almacenes para las donaciones y por los aviones para enviar la carga. Y lo hizo... pero con cheques falsos.

A pesar de tener un largo historial delictivo, Emilio Vázquez, quien se presentó como Emilio Serrallés y dijo que vivía en Coral Gables, engañó a empresarios y logró subirse a un vuelo privado de Miami a Aguadilla, Puerto Rico. Voló junto a famosos como la cantante Olga Tañón y la presentadora María Celeste Arrarás.

Pasaron semanas antes de que los voluntarios, famosos y empresarios descubrieran la estafa y las víctimas contactaran a las autoridades, en octubre.

El martes, agentes del Servicio Secreto de Estados Unidos arrestaron a Vázquez en Brooklyn, Nueva York. El hombre de 47 años ahora enfrenta cargos de fraude con transferencias bancarias. Comparecerá ante un juez este jueves y luego será transferido a Miami, donde el fiscal Joshua S. Rothstein llevará el caso.

El sospechoso ya tenía una orden de arresto en el condado Orange, en Florida, por incumplir las reglas de su libertad condicional por otro delito. Según registros públicos, Vázquez huyó de esa zona después de intentar comprar tres casas con cheques falsos, pagar su alquiler con cheques falsos y vaciar la cuenta bancaria de su padre, quien vive en un asilo.

El Nuevo Herald y Univisión 23 reportaron el caso de Vázquez en noviembre. En un comunicado, la familia Serralles, dueños del ron Don Q, negó tener vínculos con Vázquez y repudió sus acciones.

Según la denuncia penal, el 29 de septiembre Vázquez pagó con un cheque falso de $122,050 a Commercial Property Group por la renta de varios almacenes en Doral, donde llegaron toneladas de donaciones de la comunidad. El 12 de octubre entregó un cheque fraudulento de $564,036 a Miami Air International por cinco vuelos privados a varios aeropuertos de Puerto Rico.

Además, el Nuevo Herald entrevistó al propietario de la compañía de aviones de carga Global Aviation Link, quien dijo que Vázquez le pagó casi medio millón de dolares con cheques fraudulentos.

El plan perfecto

Vázquez se coló en los esfuerzos de ayuda el 22 de septiembre, pocos días después del paso del huracán por Puerto Rico. Ese día llamó al restaurante Isla del Encanto, en Kendall, donde se estaban recibiendo las donaciones, y ofreció rentar los aviones.

Esperanzados con la oferta, un grupo de voluntarios formó rápidamente el Puerto Rico Relief Committee. En menos de una semana Vázquez alquiló los almacenes y negoció los vuelos privados, que salieron entre el 8 y el 16 de octubre, según la denuncia penal.

Cuando los bancos avisaron a las compañías que los cheques eran falsos, ya era demasiado tarde. En medio de esa disputa, la mayor parte de la ayuda se quedó estancada en varios aeropuertos puertorriqueños. Se desconoce si, finalmente, alguna parte o todo se entregó a los damnificados.

Al ser confrontado por sus presuntas víctimas, Vázquez les indicó que contactaran a su abogado, Anthony Accetta. Pero ese abogado de Coral Gables dijo al Nuevo Herald que nunca llegaron a firmar un contrato.

“Intentó contratarme, pero le dije que habíamos descubierto su verdadero nombre y su historial delictivo. Se atrevió a decirme que se trataba de su hermano gemelo, que es la oveja negra de la familia”, contó Accetta en noviembre. “El hombre se sentó en mi oficina y todo lo que hizo fue mentir, mentir, mentir”.

Según la denuncia penal, cuando los bancos empezaron a rechazar los cheques y las empresas le reclamaron a Vázquez, éste insistió en que podía pagar y envió una foto de pantalla que mostraba los balances de sus supuestas cuentas de banco. En la de cheques tenía $3,062,881.75 y en la de ahorros $1,252,008.05.

Pero un asunto muy urgente lo mantenía retenido en Londres, según dijo en un correo electrónico enviado desde emilioserralles@gmail.com: “estoy lidiando con los arreglos finales del funeral de mi hija para traerla a casa”.

Vivian Vázquez, hermana del sospechoso estafador, dijo a las autoridades el año pasado que él no tiene hijas. “Emplea ese truco como una excusa”, dijo.

El reportero del Miami Herald Jay Weaver contribuyó con este informe.

Siga a Brenda Medina en Twitter: @BrendaMedinar y en Facebook: @BrendaMedinaJournalist

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios