Sur de la Florida

Expectativa frente a primer debate por escaños al Congreso a pesar del formato

En momentos en que los sondeos sugieren contiendas electorales muy disputadas, los seis candidatos al Congreso por el sur de Florida estarán en el mismo lugar y a la misma hora: la primera vez en la caldeada campaña de este año.

A los seis se les harán preguntas en el foro congresional de la Cámara de Comercio de Miami, que pese al formato concebido --los participantes ya conocen las preguntas-- puede resultar significativo.

Un sondeo reciente para WSCV Telemundo 51 sugiere que los aspirantes demócratas Raúl Martínez y Joe García se encuentran a menos de 5 puntos de los titulares republicanos Lincoln Diaz-Balart y Mario Diaz-Balart en momentos que hay muchos electores indecisos. Ni los hermanos Diaz-Balart ni la titular Ileana Ileana Ros-Lehtinen lograron superar el 50 por ciento en la encuesta.

Y si la recepción de la Federación de Asociaciones de Propietarios de Viviendas de Kendall el lunes indica algo, el foro de mañana es esperanzador.

Todos menos Ros-Lehtinen asistieron a la reunión de West Kendall, donde hubo un fuerte debate entre Mario Diaz-Balart y el candidato Joe García, ex jefe del Partido Demócrata en Miami-Dade.

Diaz-Balart acusó a García de no vivir en el distrito que aspira a representar, argumento que García niega porque, pese a vivir en Miami Beach, dice que tiene un apartamento en el distrito. García contraatacó diciendo que Diaz-Balart abandonó los estudios en el college. Diaz-Balart dijo que eso es falso y expresó en una entrevista que había abandonado la Universidad del Sur de a Florida en Tampa para dedicarse a trabajar, y que nunca dijo que se había graduado.

Los partidarios de ambas campañas interrumpieron el encuentro durante varios minutos para aclamar a su candidato y abuchear al contrario.

Aunque los Diaz-Balart y Martínez y García acordaron realizar debates por televisión, Ros-Lehtinen no accedió al debate con la candidata Annettee Taddeo, quien criticó a la legisladora por negarse.

Taddeo señaló que mañana pudiera ser la única oportunidad de que ambas se enfrenten.

"Es algo difícil, toda una contienda en cuatro o cinco preguntas'', dijo. ‘‘Trataremos de convertirlo en algo más parecido a un debate''.

La controversia sobre el formato de la actividad fue la semana pasada, cuando el moderador original --Michael Putney, comentarista político de WPLG-ABC-- renunció a participar por considerar que el evento era una "farsa'' debido a que los seis candidatos conocerían de antemano las preguntas.

Putney había pensado hacer preguntas fuera del guión a los candidatos, pero explicó que Barry Johnson, presidente de la Cámara, le dijo que algunos candidatos le habían solicitado conocer las preguntas con anterioridad. Ninguno de los seis reconoció que hubiese pedido conocer las preguntas.

García envió el sábado una carta a Johnson --y a Mario Diaz-Balart-- pidiendo a los organizadores suprimir las preguntas y convertir el evento en un debate auténtico.

Carlos Curbelo --portavoz de Mario Diaz-Balart-- calificó la carta de "truco barato'' y anunció que Diaz-Balart "aceptaría cualquier formato de debate que los organizadores considerasen apropiado''.

Un vocero de la Cámara dijo ayer que se atenían al formato original y señaló que

sus miembros ya habían entregado las preguntas. "Estas son las preguntas cuyas respuestas nuestros miembros quieren escuchar'', dijo Lorraine Reigosa.

Nick Bogert, analista político de NBC Channel 6, sustituirá a Putney. Dijo que consideraba que el foro permitirá a los candidatos "cuestionarse entre sí hasta un punto en que las diferencias de sus posiciones resulten claras''.

NBC6 y Telemundo 51 planean transmitir el debate en vivo en sus páginas electrónicas, www.nbc6.net y www.telemundo51.com.

La AFL-CIO del sur de Florida tiene pensado objetar el evento porque los republicanos no participaron en un debate anterior del sindicato citando conflictos de horario.

Un punto de discordia podría ser el rescate de Wall Street por parte del Congreso la semana pasada, al que los Diaz-Balart se opusieron. Martínez también se opuso, mientras que García lo consi-deró imperfecto, pero lo apoyó.

Ros-Lehtinen rechazó la primera versión del conjunto de medidas, aunque poste-riormente votó por la segunda, por lo que Taddeo la acusó de oportunista. Taddeo expresó el lunes que se había opuesto a la medida.

Un sondeo de Mason-Di-xon de ayer sugiere que los electores también tienen opi-niones encontradas sobre el rescate: 48 por ciento lo apoyó y 38 por ciento se opuso. El 14 por ciento res-tante no tenía una opinión precisa.

Los redactores Lesley Clark y Luisa Yanez, de The Miami Herald, colaboraron en esta información.

cf,gtd,8,10,7pmazzei@MiamiHerald.com

  Comentarios