Sur de la Florida

Seis aspirantes al Congreso chocan en caldeada batalla

LOS PARTICIPANTES en el foro de ayer: Mario Diaz-Balart y Joe García; Ileana Ros-Lehtinen y Annette Taddeo, y Lincoln Diaz-Balart y Raúl Martínez, posan después del debate en el Jungle Island, en Watson Island.
LOS PARTICIPANTES en el foro de ayer: Mario Diaz-Balart y Joe García; Ileana Ros-Lehtinen y Annette Taddeo, y Lincoln Diaz-Balart y Raúl Martínez, posan después del debate en el Jungle Island, en Watson Island. EL NUEVO HERALD

La elección congresional más candente del sur de la Florida en tiempos recientes --con tres titulares republicanos enfrentados a candidatos demócratas dinámicos y con buen apoyo financiero-- ha generado dramas.

Ha habido insultos, caldeados desacuerdos en asuntos nacionales y extranjeros y anuncios políticos en fuerte competencia en radio y televisión.

Lo que no había ocurrido, hasta el miércoles, fue una comparecencia pública conjunta de los seis candidatos. El foro de candidatos en la Cámara de Comercio del Gran Miami, donde el moderador tuvo que batallar para mantener a los candidatos a raya, fijó el escenario para las elecciones del 4 de noviembre en los distritos 18, 21 y 25.

En el más caldeado de los debates, el titular republicano Lincoln Diaz-Balart advirtió el miércoles que elegir a su contrincante --Raúl Martínez, ex alcalde de Hialeah-- haría volver al sur de la Florida a una era en que la comunidad era vista como una Casablanca sin ley.

Pero Martínez ripostó que el tiempo que Diaz-Balart ha pasado en el Congreso no ha traído ningún beneficio al sur de la Florida, acusándolo además de echar a correr "mentiras'' sobre el historial de Martínez y de no aceptar responsabilidad por sus propios errores.

Martínez se postula contra Diaz-Balart por el Distrito 21, que abarca desde el sur de Broward hasta el sur de Miami-Dade.

En el foro de los candidatos el miércoles, Diaz-Balart y Martínez expresaron a los presentes que los separan diferencias agudas. Martínez sugirió que él es el único que tiene la llave para un futuro brillante, mientras que Diaz-Balart indicó que sólo él puede asegurar una representación efectiva y hacer que en Washington se "respete'' a la comunidad del sur de la Florida.

Elegir a Martínez, dijo Diaz-Balart, haría regresar al sur de la Florida a una era en que la reputación internacional de la comunidad estuvo manchada.

"Hemos avanzado mucho en esta comunidad cuando pensamos en la imagen de cuando Miami, el Gran Miami, era conocido, o se consideraba en el mundo como una especie de Rick's Cafe en [la película] Casablanca'', dijo Diaz-Balart, aludiendo indirectamente al pasado controversial de Martínez.

Martínez fue hallado culpable en 1991 en un caso de pandillerismo y corrupción, pero la condena se canceló en la apelación y en juicios posteriores el jurado no pudo llegar a un veredicto. Entonces el gobierno abandonó el caso.

Martínez expresó a la audiencia que no se puede confiar en que Diaz-Balart siga representando al distrito porque no hizo nada por prevenir los problemas que abruman al país, desde la guerra en Irak hasta los problemas económicos.

"El gobierno debe ocuparse de los problemas de la gente'', dijo Martínez, agregando que Diaz-Balart y los otros titulares republicanos no están dispuestos a asumir la responsabilidad por la crisis.

A ninguno de los candidatos se le preguntó sobre Cuba, pero Martínez concluyó con una solicitud para levantar las restricciones a los viajes que limitan las veces que los exiliados pueden viajar a la isla.

Diaz-Balart se opone a levantar esas restricciones.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios