Sur de la Florida

Ileana Ros-Lehtinen se alza sobre los problemas de su partido

Ileana Ros-Lehtinen
Ileana Ros-Lehtinen MIAMI HERALD

Para comprender por qué Ileana Ros-Lehtinen es la favorita para mantener su escaño legislativo en una temporada electoral difícil para los republicanos, hay que que verla en un salón lleno de electores.

En una visita reciente a un asilo local de judíos, Ros-Lehtinen reiteró su compromiso con un proyecto de ley que beneficia a los sobrevivientes del Holocausto y entonces, cuando salía, agarró un pedazo de queso.

No hace falta plato, le dijo a varios partidarios, mientras envolvía el queso en una servilleta y anunciaba que se lo iba a "comer como un taco''.

Entonces se detuvo. "Eso no es culturalmente insensible, ¿no?", preguntó sonriendo. ‘‘¿Comérmelo como un taco?"

El momento fue ligero pero íntimo, una demostración de la capacidad de Ros-Lehtinen para establecer una relación personal con sus electores, sean judíos o hispanos, jóvenes o viejos.

Ros-Lehtinen, republicana por Pinecrest, tiene una ventaja saludable sobre su opositora demócrata, la empresaria Annette Taddeo. En momentos en que sus colegas republicanos del sur de la Florida libran fuertes batallas para mantener sus escaños, Ros-Lehtinen progresa.

Una encuesta del Centro Metropolitano de la Universidad Internacional de la Florida/Univision dada a conocer la semana pasada mostró a Ros-Lehtinen con una ventaja de 52 por ciento a 27 por ciento sobre Taddeo, con un 21 por ciento indeciso. Otras encuestas también la colocan bien a la delantera.

El encuestador Fernand Amandi, cuya firma realiza encuestas para los demócratas este año, reconoció la popularidad de Ros-Lehtinen como "una legisladora muy sentimental'', aunque advirtió que no se le debe considerar imbatible.

Factores como los problemas económicos, cambios demográficos en el distrito y una base demócrata motivada pudieran resultan en una sorpresa el día de las elecciones, dijo Amandi.

"Ella ha trabajado mucho con diferentes grupos de electores, con los diferentes grupos étnicos'', dijo Amandi, vicepresidente ejecutivo de Bendixen & Associates.

La semana pasada en la Secundaria Coral Gables, después que Ros-Lehtinen habló con varios adolescentes que piensan estudiar una carrera militar, posó por enésima vez para una foto con una alumna. Un asistente sostuvo el bolso de la joven.

"¡Danny!'', bromeó Ros-Lehtinen con el asistente. "¡Sácale el dinero y las tarjetas de crédito mientras yo la entretengo!''

Ros-Lehtinen ha convertido en una prioridad la solución de los problemas de sus electores. El representante estatal republicano René García, que hizo un internado con Ros-Lehtinen, dice que él ha copiado los servicios a los electores de ella, hasta los formularios que usa para anotar toda la información.'

"Ningún problema es demasiado pequeño para su despacho'', afirmó García. Si un anciano necesita ayuda para traducir una carta, "eso es importante y hay que hacerlo''.

La cuenta de campaña de Ros-Lehtinen ha llegado a casi $1.3 millones, según los reportes más recientes. Entre los principales donantes, según el Center for Responsive Politics, hay más de $10,000 de cada uno de los poderosos bufetes de abogados Akerman, Senterfitt & Eidson y Greenberg Traurig, el Hospital General de Westchester y Dp Real Estate Holdings, una empresa propiedad de Demetrio Pérez Jr., ex miembro de la Junta Escolar de Miami-Dade que fue expulsado del cargo en el 2001 tras una encausamiento federal de fraude en alquileres de 21 cargos.

Ros-Lehtinen, nacida en La Habana y quien llegó a Miami a los 8 años, creció en La Pequeña Habana y Westchester. Se graduó de la Secundaria Southwest Senior y en la universidad estudió Educación, con títulos de licenciatura y maestría en la Universidad Internacional de la Florida y un doctorado en la Universidad de Miami.

Después de comenzar como asistente de maestra en las escuelas públicas de Miami-Dade, Ros-Lehtinen inauguró la escuela privada Eastern Academy en Hialeah en 1978, donde fue maestra y directora durante ocho años. Escuchar sobre los problemas económicos de los padres de sus alumnos, dice Ros-Lehtinen, la llevó a postularse a un cargo público.

Ileana la educadora se convirtió en Ileana la política en 1982, cuando fue elegida a la Cámara de Representantes de la Florida. Se casó con otro político de Tallahassee, el entonces representante estatal Dexter Lehtinen después del período de sesiones de 1984. Lehtinen, demócrata en esa épica, pronto cambió su afiliación a republicano.

El anuncio en 1985 que Ros-Lehtinen estaba embarazada hizo titulares en The Miami Herald.

Pero no todos estaban encantados con los legisladores recién casados. Cuando Ros-Lehtinen y su esposo ganaron escaños en el Senado estatal, sus opositores políticos dijeron que la campaña combinada de la pareja era una ventaja injusta. Dexter Lehtinen se convirtió posteriormente en fiscal federal y más tarde en abogado privado con clientes como la tribu miccosukee de la Florida.

Ros-Lehtinen tenía la mira puesta en el Congreso federal. Su elección en 1989 fue la primera vez que una hispana llegaba a tal cargo.

Comenzó a influir sobre la política estadounidense sobre Cuba. En la Legislatura solidificó su reputación de anticomunista, presionando a favor de resoluciones contra Castro y hablando a nivel nacional contra descongelar las relaciones entre La Habana y Washington.

Hoy, Ros--Lehtinen es la republicana de más rango en la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara y se ha convertido en experta en países de todo el mundo, no sólo Cuba.

En materia de política sobre Cuba, Ros-Lehtinen apoya la continuación de las fuertes restricciones de viaje, aunque algunos en la comunidad cubanoamericana las han criticado por separar a las familias. La contrincante de Ros-Lehtinen, Taddeo, ha dicho que se deben aliviar las restricciones de viaje. Ambas apoyan la continuación del embargo.

Aunque estrechamente identificada con la política hacia Cuba, Ros-Lehtinen dice que su historia en el Congreso es mucho más amplia, ha asegurado fondos federales para dragar el río Miami y restaurar las arenas de Miami Beach. Sus prioridades, si la reeligen, incluirán la reanimación de la economía, presionar para la creación de un fondo nacional para catástrofes y mejorar los programas de asistencia financiera para los universitarios.

Su historial de votación en temas nacionales refleja la calificación de "republicana moderada''que le da govtrack.us, una página electrónica que le sigue la pista a cómo votan los legisladores.

Ros-Lehtinen se ha opuesto a su propio partido con su postura proinmigrante, su apoyo a elevar el salario mínimo y su compromiso con la protección de los derechos de los homosexuales.

"Ella nos apoya mucho y esta con nosotros'', dijo Rachel Balick, de Human Rights Campaign, un grupo de defensa de los homosexuales con sede en Washington.

Hay otros temas en que la posición de Ros-Lehtinen es más cercana a la de su partido. Votó contra las investigaciones con células madre y contra la intervención del gobierno en el caso de Terri Schiavo, un debate nacional sobre el derecho a morir de una mujer de Pinellas Park con graves lesiones cerebrales. En el 2002 Ros-Lehtinen se unió a la mayoría de los representantes republicanos al autorizar al presidente Bush a invadir Irak.

Al preguntársele si la decisión de invadir Irak fue un error --una opinión mayoritaria entre los estadounidenses según las encuestas de opinión-- contestó: "Podemos mirar atrás y reescribir la historia. Yo prefiero mirar hacia adelante''.

Ros-Lehtinen ofreció una respuesta similar cuando se le pidió que evaluara en general al gobierno de Bush.

"El nuevo gobierno será muy diferente del actual, lo mismo si es republicano que demócrata'', afirmó. "Me siento optimista de que la de que la gente votará por mí y pueda quedarme en Washington sobre la base de mi historial de servicio''.

mrvasquez@MiamiHerald.com

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios