Sur de la Florida

Joe García: interés en la política desde temprana edad

Joe García (izq.) y Mario Diaz-Balart.
Joe García (izq.) y Mario Diaz-Balart.

Han pasado 27 años, pero la maestra del Colegio Jesuita de Belén Pat Collins todavía recuerda a un Joe García de 17 años lleno de preguntas y respuestas en su clase de onceno grado.

Collins recuerda con afecto a García, con su cabellos rizados, su voz ronca y su mano siempre alzada, un estudiante que tomaba la clase de Collins más en serio que la mayoría de los demás.

"A Joe le apasionaba hacer preguntas afiladas y retar ideas establecidas'', rememoró Collins durante un reciente mitin político a favor de su ex estudiante. Ahora, el hijo de refugiados cubanos nacido en Miami quiere llevar esa misma actitud a Washington como representante del distrito congresional 25. Pero primero tiene que derrocar al titular republicano Mario Diaz-Balart.

En una de las elecciones más competitivas del sur de la Florida en este otoño, García representa el mayor reto que ha enfrentado Diaz-Balart en sus 20 años de carrera política. Una encuesta reciente de WSCV-Telemundo 51 muestra a los dos virtualmente empatados.

Este es el segundo intento de García de postularse por un cargo gubernamental. En 1993, a los 29 años, llegó a competir por un puesto recién creado en la Comisión de Miami-Dade.

La elección fue reñida y también polémica, y el líder de la entonces poderosa Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA), Jorge Mas Canosa, contribuyó con miles de dólares a varias elecciones, incluida la de García, quien acabó perdiendo por 267 votos ante Miguel Díaz de la Portilla.

García, que ahora tiene 45 años, enfrenta una elección igualmente reñida contra su último oponente. Un gran obstáculo: la familia Diaz-Balart es lo más parecido a una dinastía política en la comunidad de exiliados de Miami.

Pero García posee un currículum político variado, así como muchas relaciones. Sirvió como presidente del Partido Demócrata de Miami-Dade, fue el primer presidente hispano de la Comisión de Servicios Públicos de la Florida (PSC) y director ejecutivo de la FNCA.

Asimismo, es un demócrata en una comunidad donde los políticos cubanoamericanos son por lo general republicanos y las relaciones de Cuba y Estados Unidos influyen mucho en la selección de un candidato.

No obstante, García rara vez menciona a Cuba en sus comparecencias públicas. "Yo estoy postulándome por el distrito congresional 25 del sur de la Florida, donde la gente está preocupada por sus trabajos, la economía y los impuestos'', dijo García.

Pero Cuba causó en abril un revuelo en la campaña política de García, cuando el representante Charles Rangel, demócrata por Nueva York, quien se ha mostrado partidario elocuente de reanudar relaciones diplomáticas con Cuba, fue un "invitado especial'' en una actividad de recaudación de fondos para García.

García, sin inmutarse por las críticas de otras facciones anticastristas, mantuvo a Rangel en la lista de invitados, diciendo que él quería cultivar relaciones con miembros del Congreso con cualquier posición en el asunto.

Lázaro Izada entró como voluntario a la campaña de García por la misma razón: "Yo soy un cubanoamericano de 42 años. A mí me importa Cuba, pero hay otros asuntos que son más importantes para mí''.

La campaña de García, que ha contado con abundante financiamiento (ya en agosto había recolectado más de $1 millón, según los reportes más recientes de la misma), retrata a su oponente como a un hombre que sólo se ocupa de Cuba, un político de Washington que estaba dormido en los laureles cuando sonaron las primeras alarmas sobre la burbuja del mercado de la vivienda en el sur de la Florida.

"¿Quién no vio venir eso?," dijo García. "Para eso no hacía falta un título universitario'', añadió, con una pulla a su oponente, que no terminó la universidad.

La campaña de Diaz-Balart, citando un memorándum interno de Enron del 2001, ha tratado de endilgar a García el sobrenombre de "Enron Joe'' en anuncios que sugieren que García buscó los favores de Ken Lay, el director ejecutivo del gigante energético, para que lo ayudara a conseguir un puesto en el gobierno de Bush.

García dijo que Lay se puso en contacto con él en el 2001 acerca de un posible puesto en la Comisión Federal de Regulación Energética, pero que nunca llegaron a acuerdo alguno. Enron quebró a fines de ese año.

Ambos candidatos se enfrentaron recientemente en la Federación de Asociaciones de Propietarios de Kendall, y Diaz-Balart se burló de García por no vivir en el distrito.

García, airado, devolvió el disparo diciendo que Diaz-Balart no terminó la Universidad del Sur de la Florida. Ambas acusaciones son ciertas. García dice que tiene un apartamento en Kendall y se mudará al mismo si sale elegido.

"Yo no estoy compitiendo con él porque yo crea que él sea un malvado'', dijo García. "Yo creo que puedo hacerlo mejor''.

El ex gobernador de la Florida, el demócrata Bob Graham, se refiere entusiásticamente a García como "el próximo Dante Fascell'', refiriéndose al fallecido congresista del sur de la Florida que pasó décadas en el cargo.

"Muchos políticos pierden el contacto con la gente que representan; ellos se van a Washington y se olvidan de todo. Joe va a servir a las personas a las que sea elegido para servir'', afirmó Graham.

García es el mayor de los tres hijos de Carmen y José García, que eran novios casi desde la infancia y fueron separados brevemente por la llegada al poder de Fidel Castro. José Sr. --el nombre de pila del candidato es también José-- vino a Miami en 1961, Carmen llegó poco después, y se instalaron en La Pequeña Habana. José Sr. comenzó lavando automóviles, para luego iniciar una carrera en el banco.

La madre de García afirma que su hijo se ha estado entrenando para este trabajo toda su vida.

"Cuando tenía 10 años, todos los niños estaban afuera jugando y Joe se quedaba frente al televisor para ver las noticias y saber qué estaba pasando en el mundo'', contó Carmen García, peluquera retirada que tuvo su propio salón de belleza, My Fair Lady Hair Salon, en Coral Gables en la década de 1970. Todavía le corta el cabello a su hijo.

García asistió a Miami Dade College y luego a UM, donde fue elegido presidente del Cuerpo Estudiantil en 1986. Estudió Leyes en UM, donde conoció a su esposa Aileen, ahora consejera general de UM. La pareja tiene una hija de 10 años llamada Gabriela.

En 1988, como estudiante de Leyes, García fue elegido para encabezar el Proyecto Exodo de la Fundación Nacional Cubano Americana, un programa de reasentamiento de refugiados que traía a Estados Unidos a exiliados cubanos varados en terceros países.

García permaneció en la fundación durante la década siguiente. "Mas Canosa es el hombre que me brindó la primera oportunidad en esta arena'', dijo.

En 1994 se abrió un puesto en la PSC y García presentó una solicitud para entrar en la junta que regula las compañías de servicios públicos y fija los precios de la electricidad y el teléfono.

García cuenta a menudo la historia de su entrevista con el difunto gobernador de la Florida, Lawton Chiles: "Yo estaba tan nervioso, que me presenté a mi entrevista con una semana de anticipación''.

Chiles lo recibió de todas maneras, y le hizo una pregunta que impresionó a García.

"El me miró a los ojos y preguntó: ‘Joe, ¿puedes votar con tu conciencia?' Yo quedé abrumado con la pregunta. Era la pregunta perfecta'', dijo García.

El respondió: "Sí, gobernador, yo creo que puedo''.

Ya en 1999, García estaba al frente de la comisión.

Regresó a la FNCA en el 2000 como director ejecutivo, y llevó a la organización a una nueva dirección en cuanto promover cambios políticos dentro de Cuba, causando una división dentro del grupo. Los miembros más antiguos abandonaron la fundación como protesta.

García dejó la fundación en el 2004, pero MasTec Inc., la compañía fundada por Mas Canosa, ha contribuído casi $20,000 a la campaña de García, la mayor contribución a la misma por parte de una entidad, según el Centro de Responsabilidad Política.

En el 2006, García se hizo presidente del Partido Demócrata de Miami-Dade. Habiendo sido independiente hasta el 2001, García afirmó haberse sumado a los demócratas poco después de la elección de George W. Bush.

Ahora, él quiere representar el distrito congresional que abarca desde Miami-Dade hasta los condados Monroe y Collier. Esto incluye Palmetto Bay, Cutler Bay, Kendall, Florida City, Homestead, Hialeah Gardens, Miami Lakes y Doral.

Y los planes de García son de lograr un impacto rápido en el mismo.

"Si soy elegido, durante mi primer término, tendremos servicios de salud asequibles para todos los estadounidenses. Yo trabajaré para mantener en sus hogares a los propietarios con problemas financieros, y representaré a todas las personas del distrito, no solamente a una sección''.

lyanez@MiamiHerald.com

  Comentarios