Sur de la Florida

Academia en Hialeah prepara a futuros oficiales

EL SARGENTO del equipo SWAT, Ronald Duke, habla a los estudiantes. A la derecha, dos estudiantes 
pasan una sesión de entrenamiento
EL SARGENTO del equipo SWAT, Ronald Duke, habla a los estudiantes. A la derecha, dos estudiantes pasan una sesión de entrenamiento THE MIAMI HERALD

El timbre acababa de sonar cuando la secretaria de la escuela fue tomada como rehén fuera de la cafetería.

Minutos después, ocurrieron unas explosiones. Se trababa de un procedimiento de distracción, una explosión controlada para confundir a los delincuentes.

Segundos más tarde, media docena de policías del SWAT de Hialeah, que vestían uniformes de entrenamiento y chalecos protectores, irrumpieron y rescataron a una rehén. Dos decenas de adolescentes comenzaron a aplaudir.

Era una mañana como otra cualquiera en la Academia Educativa "Ciudad de Hialeah'', una nueva escuela charter que prepara a los estudiantes para que elijan carreras relacionadas con el trabajo de la policía y los bomberos.

Los conferencistas invitados ese día eran miembros del equipo SWAT del Departamento de Policía de Hialeah. Y su charla fue seguida por una situación simulada de toma de rehenes.

"Fue formidable'', dijo Luis Fernandez, de 14 años, que aún no había recuperado el aliento después de las explosiones controladas. "Creo que me gustaría participar en un equipo SWAT''.

La Academia Educativa es financiada con dinero de los contribuyentes, pero cuenta con su propia junta de dirección. La Ciudad participa en la gestión, en conjunto con los departamentos de policía y bomberos.

Este año la escuela tiene 98 estudiantes, todos ellos novatos. Los estudiantes del condado Miami-Dade pueden solicitar su ingreso, aunque se les da preferencia a los de Hialeah. Casi todos los que solicitaron matrícula fueron aceptados.

Además de su trabajo de servicio público, los estudiantes --con una composición igual de hembras y varones-- también deben recibir las clases que tradicionalmente se imparten en high school.

Pero incluso las clases típicas no lo son tanto. En Matemáticas, por ejemplo, los problemas abarcan escenas del crimen e investigaciones de incendios premeditados.

"No se trata de un High School básico'', dijo René de la Moneda, de 15 años, quien aspira a convertirse en un médico SWAT después del high school.

Una mañana reciente, el sargento Ronald Duke, de la Policía de Hialeah, les habló a los estudiantes. Llevaba su uniforme de camuflaje del equipo SWAT, con su arma de servicio en una cartuchera alrededor del muslo.

Describió sus tres semanas de escuela SWAT que él y sus colegas tuvieron que pasar para convertirse en miembros del equipo.

"Nos fortalecen física y mentalmente'', explicó.

"El entrenamiento es importante. Cuando uno sale a cumplir una misión no puede abandonarla. Hay que cumplirla a toda costa''.

Los adolescentes lo acribillaron a preguntas. "¿Utilizan helicópteros?", quiso saber uno de los estudiantes.

"¿Qué tipos de armas tienen?", preguntó otro.

La presentación bastó para convencer a Karina Tamburi, de 14 años, de que debía matricular una carrera relacionada con el cumplimiento de la ley.

Antes de ingresar en la Academia, Karina quería convertirse en cirujana.

"Pero el equipo SWAT es magnífico'', dijo y comentó que el equipo de Hialeah no tenía en sus filas a ninguna mujer.

En semanas recientes, los estudiantes observaron una demostración realizada por el equipo K-9 de la Policía de Hialeah. Un agente especializado en violencia doméstica se dirigió también a losestudiantes.

Un día cualquiera nada tiene de extraordinario contemplar a policías y bomberos dando clases y almorzando con los estudiantes.

El cuartel general de la policía y una escuela especializada en incendios y certificada por el estado se encuentran cerca.

Barbara Ricano, sargento de la policía de Hialeah, es una de las favoritas de los estudiantes.

Un jueves por la mañana, ella dirigió a un grupo de 27 adolescentes durante sus ejercicios matutinos. Las actividades incluían ejercicios con los brazos y numerosas planchas. Los jóvenes contaban al unísono cada uno de los ejercicios, lo que daba la impresión de que se trataba más bien de nuevos reclutas de la academia de policía que de estudiantes de High School.

Más tarde Ricano y sus estudiantes conversaron sobre las diferentes especialidades que existen en el Departamento de Policía.

"Esta no es una escuela típica'', comentó después de las clases.

En el futuro los estudiantes recibirán entrenamiento en primeros auxilios y resucitación cardiopulmonar. Los jóvenes también tendrán la oportunidad de ganar créditos de la Escuela de Justicia del Miam-Dade College y de la School of Fire and Environmental Sciences.

La idea no es completamente nueva.

En Miami-Dade, la Miami Norland Senior y la William H. Turner Technical Arts High ofrecen programas similares sobre servicios públicos y derecho penal. El distrito escolar también está desarrollando una escuela superior de ciencias forenses y seguridad del país.

Además, la West Broward High y la McFatter Techinical en Davie ofrecen programas para estudiantes que desean ingresar en los servicios de respuesta a emergencias.

Por otra parte, el sur de la Florida cuenta con decenas de academias con carreras temáticas, que se especializan en cualquier materia.

Los expertos en educación afirman que escuelas como la Academia Educativa constituyen un enfoque innovador en high school, lo que probablemente evite que los muchachos dejen la escuela.

Gene Bottoms, vicepresidente de Southern Regional Education Board, dijo que el modelo alienta a los muchachos a permanecer en la escuela porque satisface sus intereses, al tiempo que conecta las aulas con el mundo del trabajo.

"Las academias de carreras abren un espacio a los estudiantes'', dijo.

"Los relaciona con un grupo de maestros, y con una carrera. Es muy beneficioso para los estudiantes que no han sido capaces de encontrar un lugar para ellos en high school.

Carlos O. Alvarez, director de la Academia Educativa, también es un firme partidario del modelo de academia.

"La educación de hoy debe adaptarse a objetivos específicos'', dijo Alvarez. "Hace falta incorporar a los muchachos. Hace falta llegar a ellos y a sus intereses''.

Además de convertirse en policías y bomberos, los estudiantes de la Academia tendrán la oportunidad de explorar carreras como operadores del 911 y como técnicos especializados en medicina de emergencia.

"De cierta manera, estamos educando a nuestros policías'', opinó el jefe de la Policía de Hialeah Mark Overton, que forma parte del comité académico de la escuela. "Somos susmentores''.

  Comentarios