Sur de la Florida

Diversos temas centran el camino al Congreso

Joe García (izq.) y Mario Diaz-Balart.
Joe García (izq.) y Mario Diaz-Balart.

Aunque de sólo 30 minutos de duración, el debate congresual de CBS4 entre los candidatos Mario Diaz-Balart and Joe García --transmitido el miércoles-- tocó una gran variedad de temas, que incluyeron el paquete de rescate federal, los seguros de salud y Cuba.

Lo que los candidatos no hicieron fue perder la calma. La discusión mantuvo un tono de cortesía, aunque ambos criticaron a su oponente.

El retador demócrata García dijo que el titular Diaz-Balart "ha conseguido muy poco'' durante sus seis años en el Congreso.

Diaz-Balart, por su parte, cuestionó si su oponente estaba respondiendo de lleno las preguntas del moderador.

"El habla muy bien, pero no propuso nada'', comentó Diaz-Balart mientras discutían sobre los recortes de impuestos y la economía.

El debate se llevó a cabo, y se grabó, en la noche del viernes pasado.

Como lo ha hecho en otras ocasiones, García criticó a Diaz-Balart por votar en contra del paquete de rescate federal recientemente aprobado.

"Uno tiene que hacer algo'', dijo García, explicando por qué él habría apoyado la ley de rescate. "Estamos enfrentando tiempos que asustan a cualquiera''.

Las marcadas críticas de García del historial de Diaz-Balart en cuanto a la economía no se detuvieron allí. García calificó a su rival de partidario incondicional de la "política económica fallida'' del presidente Bush.

"Mi oponente estaba firmemente de parte del Presidente'', indicó García. "Entonces, cuando la cosa se puso fea, puso tierra de por medio, se lavó las manos en el asunto, y se puso a hablar de lo que él hubiera hecho, no de lo que sí hizo''.

Diaz-Balart explicó sus dos votos en contra del rescate diciendo que la propuesta no asignaba responsabilidades ni ofrecía supervisión, sino que equivalía a un "cheque en blanco'' para Wall Street. La segunda versión del proyecto de ley, la que fue aprobada, incluía una mayor protección para los contribuyentes --lo suficiente para hacer que algunos legisladores cambiaran su posición de opositores a partidarios del mismo--, pero Diaz-Balart dijo que él quería cambios adicionales y que votó en contra cuando no se llevaron a cabo.

En cuanto a García, Diaz-Balart afirmó: "Aparentemente, su respuesta es: ‘Hey, esto es magnífico, tomemos el dinero de los contribuyentes y enviémoslo a Wall Street' ''.

Diaz-Balart manifestó también que él nunca ha tenido miedo de votar en contra de la posición del Presidente, y que lo ha hecho decenas de veces durante los últimos dos años.

En el tema de la salud, ambos candidatos se hicieron eco de los planes del candidato presidencial de su propio partido, los senadores Barack Obama y John McCain.

Como Obama, García aseguró que la meta debía ser la cobertura de un seguro médico para todos los estadounidenses.

Diaz-Balart, mientras tanto, indicó que los cuidados de salud debían hacerse más accesibles, pero no a través de un plan que pone la cobertura en manos de los "burócratas federales''.

En lugar de expandir el papel del gobierno en el asunto, Diaz-Balart señaló que prefería herramientas como créditos fiscales individuales y permitirles a las aseguradoras la competencia más allá de las fronteras estatales.

En cuanto a las restricciones de viajar a Cuba, Diaz-Balart reiteró su apoyo al límite actual de una vez cada tres años.

Diaz-Balart hizo notar que a los cubanos, una vez que llegan a Estados Unidos, se les abre un camino a la ciudadanía del que no disfrutan otros inmigrantes.

"Cada privilegio trae consigo una responsibilidad individual'', indicó Diaz-Balart. "Si uno es colombiano y recibe aquí asilo político, no puede ponerse a viajar a Colombia cada vez que quiera''.

García, en cambio, calificó las restricciones de "absurdas'' y "antiamericanas''. El contó la historia de un exilado cubano que tuvo que escoger entre visitar a su madre moribunda o poder asistir a su entierro después de su muerte.

"Eso no está bien, y no deberíamos hacerlo'', afirmó.

En otros asuntos de política exterior, García discrepó de la disposición de Obama a reunirse a nivel presidencial con líderes extranjeros como Raúl Castro, aunque defendió en parte la posición de Obama.

"Creo que lo que él dijo, y creo que él habla muy claro, es que, si eso promueve la democracia y el cambio en esos países, entonces él está dispuesto a hacerlo, y esos son pasos muy importantes'', dijo García, y añadió: "Mi política siempre ha sido que no deberíamos reunirnos con semejantes dictadores''.

Diaz-Balart comentó asimismo que no aprobaba semejantes reuniones, describiendo a Castro y al gobernante venezolano Hugo Chávez como "matones terroristas''.

mrvasquez@MiamiHerald.com

  Comentarios