Sur de la Florida

Duros ataques de candidatos al Congreso

LINCOLN DIAZ-BALART y su contrincante demócrata Raúl Martínez durante el debate del jueves en la 
noche en el Miami-Dade College.
LINCOLN DIAZ-BALART y su contrincante demócrata Raúl Martínez durante el debate del jueves en la noche en el Miami-Dade College. THE MIAMI HERALD

Considerada como una contienda que podría poner a prueba la popularidad de la política estadounidense hacia Cuba entre los cubanoamericanos, el enfrentamiento entre el Lincoln Diaz-Balart y Raúl Martínez se ha convertido, en cambio, en un áspero intercambio de acusaciones de corrupción.

En esencia, la pregunta que ambos candidatos les están haciendo a los electores, en medio de una avalancha de anuncios negativos, es simplemente: ¿Quién es más sucio?

Los últimos golpes: un volante republicano que acusa a los hijos adultos del demócrata Martínez de aprovechar su influencia como alcalde de Hialeah para conseguir empleos, y un anuncio de Martínez acusando a Diaz-Balart de aceptar "una maleta'' de dinero de un político de Puerto Rico "encausado en un escándalo''.

"Es, fácilmente, una de las contiendas más agrias del país'', dijo David Wasserman, analista político que sigue las contiendas de la Cámara de Representantes para el Cook Political Report, un organismo no partidista.

Los observadores habían pronosticado un duro enfrentamiento entre el antiguo alcalde y el congresista, así como una especie de referendo sobre si los electores cubanoamericanos más jóvenes estaban más interesados en los problemas nacionales que en Cuba.

Por supuesto, ambos candidatos han puesto anuncios positivos destacando sus credenciales, y han discutido sobre las visitas familiares y las remesas a Cuba.

Diaz-Balart quiere mantener las actuales restricciones mientras Martínez quiere relajarlas.

Pero cualquier posibilidad de que la contienda se atuviera a los problemas se evaporó con el primer annuncio de campaña de Diaz-Balart, que terminó con un ataque contra Martínez, que fue declarado culpable de cargos de corrupción derivados de su gestión como alcalde.

La declaración de culpabilidad fue desechada tras una apelación. La fiscalía desistió después de dos juicios que terminaron anulados.

La campaña de Diaz-Balart defiende los anuncios como pertinentes a un tema de campaña crítico: la integridad.

"Pueden decir que nosotros empezamos pero todo lo que hemos dicho es cierto, no hemos fabricado ninguna mentira en nuestros anuncios'', dijo Carlos Curbelo, un portavoz de Diaz-Balart. "La integridad es un tema fundamental en cualquier campaña. La integridad es fundamental para el servicio público''.

En el último debate, el jueves por la noche, Diaz-Balart dijo: "Nunca he puesto a nuestra comunidad en una situación embarazosa con un escándalo de corrupción y creo que es algo muy importante que hay que tener en cuenta''.

Al concentrarse casi íntegramente en la "problemática historia'' de su opositor, como la calificó un moderador, Diaz-Balart estaba tratando de socavar la candidatura de Martínez.

A su vez, Martínez ha afirmado que Diaz-Balart tambien tiene problemas.

Los anuncios de Martínez se refieren a los $30,000 en multas que Diaz-Balart tuvo que pagar a la Comisión Federal Electoral por violaciones de sus finanzas de campaña.

Y un nuevo anuncio trata de vincular a Diaz-Balart con una supuesta "maleta'' de contribuciones de campaña, usando una entrevista con un senador puertorriqueño encausado que dijo haber viajado a Miami para entregarle al congresista una cantidad de dinero no especificada de parte de una destacada familia puertorriqueña.

No fue el senador, sin embargo, sino los entrevistadores de la radio y la TV, los que mencionaron una supuesta maleta con $50,000. Diaz-Balart ha dicho haber recibido dos contribuciones de campaña de $200 de la

familia, ambas registradas en su informe de la campaña del 2006.

"Ahora está poniendo anuncios para difamarme'', dijo Diaz-Balart a los reporteros tras el debate en Miami-Dade College. "Está diciendo que yo acepté una maleta de dinero cuando sabe que no se ha hecho esa alegación. Eso es intolerable. Es difamación''.

La campaña de Martínez dice que es Diaz-Balart el que ha cruzado la línea con un correo pagado por el Comité Nacional Republicano del Congreso (NRCC). El correo, compañero de un anuncio de TV del NRCC está titulado "Rueda de Corrupción'' y sugiere que el hijo y la hija de Martínez consiguieron trabajos a través de sus conexiones políticas.

"Nunca pensé que fuera a caer tan bajo'', dijo Jeff García, un portavoz de Martínez. ‘‘Esto es inaceptable''.

"Las familias deberían ser sagradas'', dijo Martínez durante el debate. "Deberíamos estar discutiendo los problemas''.

Curbelo, el portavoz de Diaz-Balart, dijo que la campaña no sabía del correo. De acuerdo con la ley, el NRCC tiene que operar de una forma fundamentalmente independiente de la campaña. Y dijo que la campaña del congresista no aprueba la discusión sobre los familiares de su rival.

cf,gtd,8,8,7lclark@MiamiHerald.com

  Comentarios