Sur de la Florida

La crisis económica golpea duro a los indocumentados

EL NUMERO de inmigrantes indocumentados en el país ha disminuido en el último año debido a las 
redadas del gobierno federal y a la crisis económica que afecta al país.
EL NUMERO de inmigrantes indocumentados en el país ha disminuido en el último año debido a las redadas del gobierno federal y a la crisis económica que afecta al país. AP

Henry es uno de miles de indocumentados que está desesperado porque no encuentra trabajo debido a la crisis económica que sacude al país lo que, sumado al abuso de algunos empleadores y las redadas de inmigración, lo ha llevado a tomar la decisión de irse de Estados Unidos.

"Me da mucha tristeza, pero la única salida que tengo es regresar a mi país y lo haré el próximo mes. Ya compré el pasaje'', dijo el hombre de origen hondureño, que trabajó como electricista desde que llegó hace tres años.

"Antes no podía con tanto trabajo. Me llamaban los fines de semana y ahora apenas hago unas horas a la semana. El trabajo se acabó y es mejor regresar'', dijo Henry en tono desolado.

En su país le esperan una novia para casarse y un trabajo en una compañía privada, donde al parecer le pagarán bien.

Aquí debe pagar renta y enviar dinero a sus familiares. Y entre las incomodidades que tiene, está el no poder manejar un vehículo y depender de un familiar para trasladarse ya que no puede obtener una licencia.

"Es muy frustrante. Me siento muy mal'', dijo Henry, quien entró por la frontera con México y no tiene la menor esperanza de ajustar su estatus legal.

Según un estudio publicado recientemente por el Pew Hispanic Center (PHC), la recesión económica ha afectado principalmente a los indocumentados.

El ingreso anual medio en los hogares de inmigrantes que no son ciudadanos estadounidenses ha bajado un 7.3 por ciento del 2006 al 2007. En contraste, el ingreso ha subido 1.3 por ciento en los hogares de los ciudadanos en el mismo período.

Esta es una de las conclusiones de la investigación que se concentra en los 8.2 millones de hogares de inmigrantes no ciudadanos, de los cuales el 45 por ciento son indocumentados.

El PHC determinó que las características del grupo cuyo ingreso ha bajado más son: los inmigrantes hispanos, particularmente de México, América Latina y el Caribe, que han llegado recientemente, que en su mayoría son hombres solos o casados pero que no están con sus esposas y que no tienen un diploma de secundaria.

Estas personas ocupan empleos en la construcción, producción o en el área de servicios y por lo general están indocumentados, señala el estudio, que también menciona una disminución de esta población en el último año.

"Sin duda algunos inmigrantes sin documentos están saliendo del país debido a la crisis económica. Cuando no se encuentra trabajo, es muy difícil mantenerse aquí'', dijo Paco Fabián, portavoz de America's Voice, una organización proinmigrante con sede en Washington.

Indicó que "aunque el número de [indocumentados] se está reduciendo, el PHC estima que alrededor de medio millón sigue llegando cada año... la solución sigue siendo una Reforma Migratoria Integral''.

Para otras instituciones que abogan por los inmigrantes, el declive no los ha sorprendido.

"El descenso de la población indocumentada no es síntoma de que las redadas están desalentando su cruce a Estados Unidos. Sabemos por estudios, que el flujo aumenta o disminuye dependiendo de la economía, y los indocumentados se ven fuertemente desmotivados cuando industrias que antes les ofrecían trabajo, como la construcción y el sector de servicios, están en recesión'', dijo Katherine Vargas, portavoz del National Immigration Forum, también en Washington.

En otros casos ha habido abuso de los empleadores.

"La companía de construcción que me subcontrató me quedó debiendo $4,000'', dijo Cristóbal, un indocumentado que confesó que él y muchos de sus amigos tienen una especie de "psicosis'' de que no les van a pagar, cuando consiguen un nuevo trabajo.

"Hay falta de honestidad y racismo de muchos americanos hacia nosotros los hispanos indocumentados'', dijo el hombre que instala mármol en construcciones de lujo.

"Me prometieron un pago doble y me tuvieron toda la noche trabajando y al final, ni yo ni los hombres que estaban conmigo, recibimos nada'', agregó.

kerodriguez@elnuevoherald.com

  Comentarios