Sur de la Florida

Continúa la próxima semana el juicio en caso del Valijagate

Un jurado que debe dar su veredicto en el llamado "juicio de la maleta'' en Miami, derivado del escándalo por un supuesto aporte de fondos del gobierno de Venezuela para la última campaña presidencial en Argentina, no logró un acuerdo y continuará deliberando la semana próxima.

El jurado, que empezó a deliberar ya después de un juicio de ocho semanas, está considerando si Franklin Durán, de 41 años, y otros estaban actuando bajo su propia iniciativa o como agentes del gobierno del presidente Hugo Chávez cuando vinieron a Estados Unidos, supuestamente para ayudar en el encubrimiento.

Los jurados deliberaron unas horas ayer, y cesaron para el fin de semana. Se supone que regresen el lunes.

El juicio derivó del escándalo por el hallazgo de fondos supuestamente electorales en una maleta con $800,000 dólares incautada por la Aduana de Buenos Aires tras el arribo de un avión proveniente de Caracas en agosto de 2007.

El fiscal Thomas Mulvihill dijo que la evidencia muestra claramente que Durán accedió a ayudar al servicio de inteligencia de Venezuela, conocido como la DISIP (Dirección de Servicios de Inteligencia y Prevención) a ocultar la verdad sobre el maletín de dinero: Que era una donación política secreta de dinero de petróleo del gobierno de Chávez para la campaña de la presidenta actual de Argentina, Cristina Fernández.

‘‘Ni la destinataria ni el donante querían que eso se hiciera público'', manifestó Mulvihill.

Carlos Kauffmann, un asociado de negocios de Durán, declaró que altos oficiales de la DISIP le pidieron que viniera a EEUU para persuadir a un viejo amigo y socio de Durán que ayudara a encubrir el escándalo.

Existe testimonio que indica que el objetivo de Venezuela era que Antonini reclamara los $800,000 como suyos y contratara un abogado en Argentina para lidiar con los problemas legales que tiene en ese país. También se suponía que Antonini recibiera $2 millones como pago por su silencio y documentos falsos que respaldaran el hecho de que el dinero era suyo.

Kauffmann se declaró culpable de confabulación este año y espera sentencia, además del abogado venezolano Moisés Maionica y un uruguayo que sirvió de chofer. Un quinto individuo, descrito por la fiscalía como agente de la DISIP, anda en libertad.

Durán enfrenta la posibilidad de hasta 15 años si queda convicto de confabulación y de actuar ilegalmente como agente extranjero.

Ed Shohat, el abogado suyo, quien pronunció un argumento de cierre de cuatro horas y media en dos partes, sostuvo que Durán no era agente venezolano sino que vino a EEUU a ayudar a Antonini y a proteger sus propios intereses lucrativos de las posibles consecuencias del escándalo.

La justicia estadounidense acusa al empresario venezolano Franklin Durán de ser un agente encubierto de Venezuela en Miami y de conspirar con otros supuestos agentes y funcionarios de ese país para ocultar el origen del dinero.

Durán fue detenido en Miami con otros dos ciudadanos de su país y un uruguayo, acusados de trabajar para el gobierno de Chávez y de forzar al portador de la valija, el empresario estadounidense-venezolano Guido Antonini Wilson --que reside en Miami--, para que callara lo que sabía sobre el envío de la controvertida maleta.

No obstante, Kauffmann dijo que él y Durán querían ayudar a la DISIP a mejorar el flujo de transacciones corruptas con el gobierno de Chávez, que los habían convertido a ambos en millonarios. Durán aparentemente concuerda en una grabación hecha por el FBI de una llamada entre él y Kauffmann.

"¡Lograremos esto juntos, tú y yo, Carlos! ¡Juntos! Somos un equipo!'', dice Durán, y añade que ambos "disfrutarán de los honores'' que les daría el gobierno de Chávez si tenían éxito.

Chávez y Fernández han dicho repetidas veces que el juicio tiene una motivación política, lo cual EEUU niega.

Este artículo contiene información redactada por Curt Anderson, de Associated Press.

  Comentarios