Sur de la Florida

Admisión al college causa gran estrés a estudiantes de secundaria

LOS ESTUDIANTES de secundaria de último año Elena Korallis y Daniel Rodríguez están decididos a ir 
al college.
LOS ESTUDIANTES de secundaria de último año Elena Korallis y Daniel Rodríguez están decididos a ir al college. TMH

¿Qué estresa más a los estudiantes de secundaria? La pregunta tiene múltiples opciones de respuesta para las familias de los estudiantes de secundaria que encaran una ronda más de SATs y otras pruebas estandarizados:

¿Por qué se ha hecho tan estresante y consume tanto tiempo la solicitud de admisión a los colleges?

A. Es oferta y demanda: hay un número récord de estudiantes de último año de secundaria dirigiéndose al college, en un momento en que algunos colleges y universidades ponen límites o disminuyendo sus matrículas.

B. Es una cuestión de dinero: los planes de matrícula prepagada, así como las becas Bright Futures de la Florida que ofrecen matrícula gratis o a precio reducido a los mejores estudiantes, han creado una intensa competencia en algunas de las 11 universidades públicas del estado.

C. Es una cuestión cultural: padres demasiado involucrados en la vida de sus hijos los fuerzan a seguir sueños que no son necesariamente los de los jóvenes.

D. Todas las anteriores.

¡Oh, los días felices en que la gente se iba de la secundaria en el último año! En lugar de eso, es tiempo de apresurarse para la clase que se gradúa en el 2009: los estudiantes de último año tienen su última oportunidad de pasar los SATs por última vez a principios de noviembre al mismo tiempo que pulen sus composiciones de solicitud de entrada a college y llenan formularios de solicitud, sin dejar de cuidar sus calificaciones y manteniendo sus actividades extracurriculares para hacer más atractivos sus curriculum vitae.

Se espera que la locura del proceso de solicitud de entrada al college, que ha ido aumentando en los últimos años, llegue a su punto más alto este año, con un número récord de 3.3 millones de estudiantes graduándose de secundaria en la primavera. Por supuesto, los muchachos que quieren ir a college (y sus padres) todavía tienen muchas opciones --aunque es posible que tengan que ajustar sus espectativas.

"Hay oportunidades para muchos'', concluye la Asociación Nacional de Consejería de Admisión a College (NACAC) en su informe del Estado de la Admisión a College del 2008.

Para algunos muchachos, la presión para lograr buenas calificaciones en los exámenes estandarizados para el college comienza temprano. "La cantidad de dinero que se invierte en tutores privados para estudiantes de octavo y noveno grado es astronómica'', dijo Sandi Sirotowitz, una de los fundadores de Educational & Diagnostic Services en Plantation en 1978. "El estrés es increíble''.

Y potencialmente peligroso. Llegado el momento, algunos estudiantes dedican tanto tiempo, esfuerzo y preocupación al college que no dedican tiempo al último año de secundaria.

"Hay un par de personas que evito este año porque están demasiado obsesionados con el college y demasiado empeñados en entrar en una escuela famosa como Georgia Tech o MIT'', dijo Daniel Rodríguez, de 17 años, estudiante de último año en el programa Magneto de ingeniería de la Coral Park High School. Elena Korallis, estudiante de último año de la Academia MAST, de 18 años, tiene un amigo que dedicó casi todo su último año de secundaria a solicitar entrada en 29 colleges. "Se pasó todo el año fuera de la escuela'', dijo. "Fue una locura. Yo tengo amigos en primer año que ya están volviéndose locos pensando en cuando tengan que ir a college''.

Para Elena, el estrés del college es sobre todo financiero (ella tiene dos hermanos mayores que enfrentan décadas de pago de sus préstamos estudiantiles).

La editora del anuario escolar sueña con encontrar un pequeño college de tipo creativo fuera de la Florida, quizá en Vermont.

"Mi mamá dice que puedo ir al college que yo quiera --siempre y cuando consiga una beca que me lo pague todo'', dice ella riéndose.

Se espera que la entrada en las escuelas más importantes sea tan difícil como el año pasado, en que algunos colleges muy selectivos rechazaron a más del 90 por ciento de los solicitantes. Harvard dio un "no'' el año pasado a más de 1,000 graduados con calificaciones perfectas de 800 en el SAT de Mátemática; Princeton cerró sus puertas a miles de estudiantes que recibieron sólo notas de A en toda la secundaria.

La Universidad de la Florida, antiguamente considerada por muchos como una escuela "segura'' de último recurso, se ha hecho cada vez más selectiva, y rechazó el año pasado a un 12.8 por ciento de solicitantes con calificaciones de 1400 y más en los SATS de Matemática e Inglés, y a un 12.5 por ciento de solicitantes con notas promedio de 4.0 y más.

Pero, aunque la competencia ha aumentado en las escuelas más codiciadas, el índice de aceptación de los colleges se ha mantenido estable, a cerca de un 70 por ciento, según el informe de la NACAC. Esta estadística tal vez no consuele a los que sufren del síndrome de ‘‘Dartmouth o muerte'', como lo llama el consejero independiente de college de Miami David Altshuler.

Una de las mejores maneras de reducir el estrés es expandir tus perspectivas y tus opciones. Altshuler y Payne, consejero de CAP en la Coral Gables High School, ayudan a los estudiantes a concentrarse en colleges que tienen sentido para ellos, ya sean una escuela de artes liberales virtualmente desconocida o una universidad de ingeniería no tradicional.

  Comentarios