Sur de la Florida

Pasa enmienda en contra del matrimonio gay

La prohibición al matrimonio entre homosexuales, que ya es ilegal en la Florida, parece que se asentará oficialmente en la constitución estatal.

La Enmienda de Protección al Matrimonio en la Florida es uno de cuatro cambios constitucionales que parecía en camino de aprobarse con más de la mitad de los condados contados. Los otros son reducciones fiscales para conservación de tierra, beneficios fiscales a constructores de barcos y pescadores, así como propietarios que instalen contraventanas o paneles solares.

Una enmienda que habría permitido a los colegios comunitarios recaudar impuestos localmente y otra que habría eliminado una redacción arcaica de una ley estatal que prohíbe a los extranjeros tener propiedades en la Florida parecían no haber conseguido el 60 por ciento de los votos necesarios para su aprobación.

La enmienda de protección al matrimonio lo define como el lazo entre parejas heterosexuales e invalida cualquier otra unión que "se considere como matrimonio o su equivalente sustancial''.

Los opositores consideran que esa definición es una amenaza a las alianzas domésticas, reconocidas por algunos gobiernos locales en la Florida que aseguran acceso a seguro médico y derechos de vistas hospitalarias para parejas homosexuales y heterosexuales no casados.

"El plan maestro de nuestra oposición es la ingeniería social para asegurar que los homosexuales no tengan derechos'', dijo C.J. Ortuño, director ejecutivo de SAVE, el mayor grupo de derechos homosexuales de Miami-Dade.

Los partidarios de la enmienda alegan que el matrimonio homosexual alega que el matrimonio entre homosexuales resta valor al núcleo familiar y priva a los niños del privilegio de crecer una madre y padre tradicionales.

La medida estaba camino de aprobarse con 62 por ciento de los votos con sólo la mitad de los condados.

En el frente financiero, los electores mostraban un fuerte apoyo a las reducciones tributarias específicas.

Las marinas, los constructores de barcos y los pescadores comerciales parecían estar en camino de recibir un importante alivio fiscal gracias al éxito de la enmienda.

La medida exige a los amillaradores de impuestos del condado que evalúan esas propiedades sobre la base de uso, no de lo que pudiera valer la tierra si se convirtieran en condos frente al mar. La enmienda pudiera significar un corte de entre $70 millones y $80 millones en los ingresos del estado el próximo año, según un cálculo de la División de Investigaciones Demográficas y Económicas de la Legislatura estatal.

Más cerca, los propietarios de la Florida ahora pueden convertir su pedazo del sueño americano en un búnquer a prueba de huracanes, o proteger el ambiente con paneles solares y turbinas de viento, sin temor a que eso les signifique un aumento del impuesto a la propiedad.

  Comentarios