Sur de la Florida

Modesto Maidique anuncia retiro como presidente de FIU

El presidente de la Universidad Internacional de la Florida, Modesto A. Maidique, durante la rueda de prensa donde oficializó su renuncia.
El presidente de la Universidad Internacional de la Florida, Modesto A. Maidique, durante la rueda de prensa donde oficializó su renuncia.

Cuando los miembros de la clase del 2009 de la Universidad Internacional de la Florida (FIU) eran apenas unos bebitos, Modesto "Mitch'' Maidique se convirtió en presidente de una pequeña universidad del sur de la Florida que tenía reputación de ser una escuela de tránsito.

A medida que esos niños crecían, también lo hacía la FIU.

Durante los próximos 22 años, Maidique, que en la actualidad tiene 68 años, recaudó dinero, fundó programas y llevó a la escuela a una altura inimaginable.

Una vez sus sueños realizados, ayer Maidique anunció que renunciaría a su cargo como presidente de la FIU después que la Junta de Fideicomisarios de la escuela encuentre un sucesor.

"Cada objetivo que me propuse ha sido alcanzado'', indicó. Pero "no estoy apurado, no pienso ir a ninguna parte''.

Cuando Maidique deje la presidencia, continuará como director académico del Centro de Liderazgo y profesor de Administración de la escuela.

Entre los sueños de Maidique cuando se convirtió en el cuarto presidente de FIU estaban: obtener casi $100 millones en donaciones para realizar investigaciones, asegurar otras donaciones de $100 millones, ser testigo de la graduación como doctor de 100 estudiantes, fundar una Facultad de Leyes, una Escuela de Arquitectura, transformar la escuela en una importante institución de investigaciones, crear un equipo de fútbol de primer orden, y aumentar la matrícula.

Todos estos sueños se convirtieron en realidad.

"El sueño original --lo tengo escrito en la parte de atrás de un sobre de Eastern Airlines, lo que indica lo viejo que es-- era lograr todas estas cosas'', aseguró Maidique. El sueño y los nuevos sueños se han obtenido. Todas las piezas para construir una universidad de clase mundial están presentes en la FIU''.

La fe de Maidique en la universidad, su ambición y energía inagotable son la mejor prueba de haber transformado la escuela de un centro de tránsito en una poderosa institución de investigaciones que en la actualidad tiene una matrícula de 38,000 estudiantes.

"Cuando uno analiza cómo eran el lugar y el momento; cuando uno piensa en los recursos que había en los primeros tiempos, se da cuenta de que únicamente con una gran ambición se pudo haber logrado todo esto'', declaró ayer el proboste de FIU, Ronald Berkman. "Me parece que la FIU es una de las más formidables historias universitarias de Estados Unidos''.

El presidente de la universidad también tiene los pies en la tierra, declaró Arthur "A.J." Meyer, presidente de los estudiantes.

Meyer recordó cómo Maidique asistió a fiestas en los recintos este año para ver a la estudiante Syesha Mercado competir como finalista en el programa American Idol.

"Estas son cosas que la mayoría de los presidentes de universidades no hacen, pero nuestro presidente sí'', indicó Meyer.

Cuando se le ofreció el empleo a Maidique en 1986, era un ex profesor de Stanford y acaudalado empresario que no tenía ninguna experiencia en la administración universitaria.

Su madre no quería que él aceptara el cargo. Ella había visto cómo la carrera política del padre de Maidique había terminado por dañarlo. El padre de Maidique, que fungió como senador en Cuba, fue asesinado cuando salía de su oficina. Su hijo tenía entonces 11 meses de nacido.

Pero si su madre estuviera viva en la actualidad, estaría orgullosa de él, dijo Maidique.

De lo que más de enorgullece es de haber creado la Escuela de Leyes de la universidad --algo que lleva 16 años planeándose-- , y la Facultad de Medicina, que ya ha recibido 2,000 solicitudes y no será inaugurada hasta agosto del próximo año.

Maidique llevó la FIU más allá del Condado Miami-Dade: en el 2006, la Escuela de Hospitalidad y Turismo de FIU fue inaugurada en China.

Cuando Maidique llegó a la FIU, pensó estar al frente de la universidad durante unos cinco años. Pero su ejercicio es el segundo más largo de cualquier presidente de universidad pública de investigación en Estados Unidos.

A él se le acercaron otras 29 instituciones para que las dirigiera. Las rechazó todas.

Si Maidique fue el "hada madrina'' de la FIU, el reloj todavía debe sonar a medianoche.

La maldición abarcó a toda la región del sur de la Florida, indicó Frank Nero, presidente y director de The Beacon Council, el grupo de desarrollo económico que recluta negocios en la zona. "Su desarrollo de una fuerza de trabajo capacitada y entrenada es la contribución real'', dijo Nero.

Pese a los éxitos de la universidad, el año escolar en curso sufrió problemas presupuestarios debido a los recortes a la educación superior.

Como resultado de ello la FIU tuvo que recortar algunos de sus programas, entre ellos los estudios de partería, ingeniería industrial y etnobiología.

"Nos encontramos en la cumbre, en el pico de nuestros logros, y la corona está siendo minada'', dijo Maidique. "Confío en que la legislatura del estado y el gobernador comprendan que necesitamos su apoyo para superar la situación''

Hubo momentos en la hisitoria de la FIU en que las metas de Maidique para la universidad superaban el ingreso de estudiantes, cuando sus decisiones fueron impopulares o cuando fue objeto de críticas.

Poco después de tomar posesión, cambió el nombre al símbolo de la universidad de Sunblazers a Golden Panther sin consultar a nadie.

A comienzos de esta década, la facultad de la FIU careció de contrato durante tres años.

En el 2006, una revisión del Miami Herald de sus gastos mostró que Maidique en ocasiones viajaba en primera clase mientras se ocupaba de los asuntos de la universidad, que tomaba limusinas en lugar de taxis y se hospedaba en hoteles de $516 por noche. Después de una auditoría, reembolsó unos $3,000 a la universidad, al tiempo que admitía que la línea divisoria entre los gastos personales y los relacionados con la universidad podrían ser borrosos.

También ese año, un profesor de educación de la FIU y un consejero de esa centro de estudios fueron acusados de ser espías cubanos Carlos y Elsa Alvarez, amigos de mucho tiempo de Maidique.

Este se presentó en la vista sobre el otorgamiento de fianzas, actitud que en un principio fue criticada, aunque posteriormente sus colegas y la facultad lo alabaron. El caso condujo a que se aprobara una ley que prohibe que los colleges y las universidades estatales promuevan o patrocinen viajes a Cuba, aunque se trate de investigaciones legítimas. A comienzos de este año, y a pesar del presupuesto reducido, la FIU otorgó a Marco Rubio, ex vocero de la Cámara del estado, un trabajo a tiempo parcial de $69,000 anuales. Maidique afirmó que el trabajo de Rubio de impartir clases de ciencias políticas elevaría el restigio de la universidad.

Maidique recibe un salario de $500,000 y puede recibir bonos de $50,000 por su desempeño. Su contrato, que expira en junio, establece que después de que deje la presidencia percibirá la misma cantidad como miembro de la facultad de la universidad.

Maidique cree que la búsqueda de su sucesor podría durar entre nueve meses y un año y medio.

Dijo saber que no se tratará de una tarea fácil.

"Van a esperar por una versión más inteligente y más joven que yo.

Al dejar su cargo, dijo que ello le daría más tiempo para dedicar a su esposa Nancy y a sus hijos mayores.

Cuando el viernes anunció sus planes -al final de una reunión de la junta de administradores donde le dieron una evaluación muy alta-, Maidique recibió una ovación de 30 segundos de la junta.

"Hemos andado un largo camino'', dijo el administrador Albert Dotson.

"Hemos contado con el mejor líder, el mejor visionario que he visto en mi vida, por lo que quiero agradecérselo, señor presidente''.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios