Sur de la Florida

Emotivo adiós a joven asesinada por su compañera de clase

Dos estudiantes lloran durante el funeral de la joven Amanda Collette en Broward.
Dos estudiantes lloran durante el funeral de la joven Amanda Collette en Broward. AP

Cinco días después que la chocante noticia de su muerte devastara la secundaria Dillard en Fort Lauderdale, Amanda Collette fue enterrada el lunes tras un triste velorio que abarrotó la Iglesia Católica St. Clement en Wilton Manors.

Cientos de familiares y amigos, algunos con cintas blancas en la solapa, se despidieron por última vez de la jovencita de 15 años que según las autoridades fue asesinada a tiros por la espalda por su amiga Teah Wimberly a la puerta de un laboratorio de informática en la escuela.

La numerosa familia de Collette ocupó las primeras siete filas de bancos de St. Clement, donde participaba activamente en programas de educación religiosa.

Tanto el arzobispo John Favalora como el padre Peter Lambert hablaron durante la misa de una hora, a la que asistieron condiscípulos y compañeros de baile de Collette.

Durante su homilía de 15 minutos, Lambert exhortó a los reunidos para que la muerte de Collette les sirva para "convertirse en mejores seres humanos y acercarse a Dios. Es el mejor regalo que ofrecemos''.

Sin mencionarla Lambert aludió a Wimberly, acusada como adulta de asesinato en primer grado.

"Recen por ella'', dijo, "porque no comprendió las consecuencias de sus actos''.

Favalora, que vino desde Miami, agregó: "No puede haber una sanación completa sin la presencia de Dios. Todos tenemos bondad en el corazón''.

El servicio del lunes contrastó con la sentida conmemoración celebrada el domingo en Dillard, donde los estudiantes bailaron, cantaron y rezaron en memoria de su amiga.

El lunes también estuvo presente Jorge Gough, padre de Jaime Gough, que fue asesinado a cuchilladas en el 2004 en un baño de la secundaria Southwood en Miami-Dade. El asesino de Gough, Michael Hernández, fue sentenciado recientemente a cadena perpetua por más 30 años. Jorge Gough dijo a los periodistas que quería estar presente para apoyar a la familia de Collette.

Durante la comunión, la congregación cantó Amazing Grace, que resultó particularmente emotiva porque Grace era el segundo nombre de Collette.

La palabra gracia, dijo Lambert, tiene dos significados. Su definición secular es una apariencia agradable, algo apropiado considerando el amor de Collette por las artes. Sin embargo, también tiene un significado religioso.

"Significa un regalo de Dios, lo que Amanda fue sin duda para su familia'', dijo Lambert.

Después del servicio, el padre de Collette, Anthony Thompson, condujo a Joyce Collette, madre de la fallecida, a la procesión fúnebre.

El entierro fue en Sunset Memorial Gardens, Fort Lauderdale.

La iglesia, con capacidad para unas 1,200 personas, estaba llena de compañeros de aula, parientes y amigos. Antes del servicio, la congregación pasó junto al féretro para dar su adiós final a Collette. Algunos se tomaron fotos junto al ataúd abierto.

Entre los objetos colocados dentro del féretro blanco había unas zapatillas de ballet en reconocimiento de su amor por la danza.

"Nunca nos dimos cuenta de cuántas personas tocó hasta que vimos este sentido de unidad'', dijo Jessica Lister, de 17 años, que bailaba con Collette en Dillard. "Ella siempre estará en nuestros corazones''.

Este reportaje fue complementado con información de WFOR-CBS 4 y la redactora Diana Moskovitz, de The Miami Herald.

abeasley@MiamiHerald.com

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios