Sur de la Florida

La adopción realiza sueño a 28 niños en la Florida

Veintiocho menores, entre ellos varios hispanos, vieron cumplido el lunes su sueño de tener una familia durante una ceremonia de adopción realizada en un tribunal del centro de Florida.

Estos menores representan sólo una parte de los cerca de 130,000 niños que cada año esperan poner fin a una vida nómada marcada a veces con el abuso, abandono o negligencia de sus padres biológicos, y que son ubicados en hogares temporales, de acuerdo con cifras del Departamento de Niños y Familia de Estados Unidos.

En Florida, cerca de 3,000 niños cada año aguardan por un momento como el vivido el lunes en el Tribunal del Condado Osceola, en Kissimmee, por Jerome, de 5 años, Obed, de 3 y Brandon de 2, todos hermanos de origen puertorriqueño y quienes aumentaron a ocho el número de hijos del dominicano Alfredo Domínguez y su esposa, la puertorriqueña Diane Domínguez, ambos de 39 años.

Con una amplia sonrisa de padre orgulloso que acaba de ve el nacimiento de trillizos, Alfredo mira con ternura a su mujer Diane, quien rodeada de sus otros cinco hijos Cristal Santiago, 21, Christopher, 14 y los gemelos Alfredo Junior y Angelo, 16, y Bejamin, de 5, no puede esconder la felicidad que la maternidad le produce.

''Me siento feliz de haber adoptados los niños, ya que ellos vivían con nosotros desde hacía más de un año y a Obed (el más chico de los nuevos miembros de la familia) lo recibí en mis brazos cuando tenía cinco días de nacido'', dijo Diane al finalizar la ceremonia de adopción.

Para los Domínguez, padres temporales desde hace unos diez años, ver finalizado el proceso legal que les aumentó la familia no los asusta, pese a lo difícil de la situación económica actual.

''Me gano la vida matando cucarachas'', afirma con jocosidad Alfredo Domínguez, quien se dedica al control de insectos.

''No me preocupo de cómo nos irá económicamente a pesar de que la situación está dura, ya que somos cristianos y sabemos que si ponemos a Dios y sus cosas primero, nada nos faltará y así es como hasta ahora hemos estado viviendo'', afirma mientras se une a su mujer e hijos en un abrazo.

Para Wanda Torres, de 42 años, la fotografía en vivo de la familia Domínguez la enternece, pero no deja de sentir dolor al mismo tiempo. Como abuela biológica de los tres menores adoptados por la pareja, no puede dejar de sentir congoja y alegría al mismo tiempo.

''No es fácil, pero yo misma recomendé a Alfredo y Diane para que adopten a mis nietos. Es que ya no los podía tener'', añadió Torres, quien tiene problemas de salud y tuvo que hacerse cargo de los niños después que su nuera perdiera la custodia de los mismos.

Adoptar a un menor de edad es un proceso que cada vez más busca ser sencillo, después de la iniciativa del gobernador de Florida, Charlie Crist, "Explora la Adopción'', que busca encontrar hogares permanentes a los miles de niños que viven en hogares temporales bajo la tutela del gobierno.

De acuerdo con la iniciativa, adoptar a un niño o niña del sistema público es seguro, ya que antes de que los menores estén disponibles para adopción, el tribunal se ha encargado de terminar la patria potestad de sus padres biológicos, con lo cual no pueden en el futuro, como ocurre a veces en adopciones privadas, reclamar de regreso a los niños.

También es un proceso más económico, que en promedio cuesta $500 en comparación con una adopción privada que es de unos $30,000, de acuerdo con la misma fuente.

La mayoría de los niños adoptados del sistema de hogares temporales reciben un subsidio económico mensual, cobertura de seguro de salud hasta que cumplan los 18 años y además, becas garantizadas para estudiar en cualquier universidad o centro educativo superior en Florida.

La iniciativa "Explora la Adopción'', que empezó con un campaña pública en junio, busca concienciar las familia de Florida sobre la necesidad de que adopten más niños del sistema público y se enfoca en los menores que cuentan con más tiempo en lista de espera.

Muchos de esos niños son hispanos, de acuerdo con María Perry, representante de Servicios de Familia del Metro Orlando, una agencia que trabaja bajo contrato con el Departamento de Niños de Familia de Florida (DCF, en inglés) y que se encarga del cuidado de los menores en hogares temporales.

''En nuestra comunidad hispana tenemos una gran necesidad de que más familias se decidan a adoptar niños hispanos'', afirma Perry, de origen puertorriqueño.

De acuerdo con Perry, la necesidad de padres adoptivos es aún mayor entre niños de 8 a 17 años de edad, "los más difíciles de encontrarles un hogar'', ya que existe la tendencia a pensar, explica la experta, que estos ya tiene su mentalidad formada y sus costumbres.

''Pero no es así. Son muchachos que esperan con anhelo que una familia sincera, les de su amor y les abra su corazón y los acoja como un miembro más'', dijo. "Ellos han pasado por situaciones difíciles fuera de su control, por lo que la generosidad y el amor de unos padres permanentes es vital para ellos''

Las familias interesadas en adoptar un menor o a varios, deberán pasar un proceso de evaluación que incluye entrenamiento, estudio e inspección de sus viviendas y una revisión de su historial de vida y dura aproximadamente ocho meses. Para saber más visita http://adoptflorida.org.

  Comentarios